29 de julio de 2021 | Actualizado 11:45

Geever se presenta como actor neutro para ordenar la última milla en Barcelona

Los parkings actuarán como microhubs para acercar el producto al consumidor y realizar posteriormente el reparto final
M.V. / Geever

El operador de última milla Geever ha presentado un nuevo modelo de distribución urbana de mercancías (DUM) para optimizar el reparto de los pedidos del ecommerce. La compañía, busca actuar como un actor neutro al servicio de otros operadores, en un sistema en el que los parkings de las ciudades jugarán un papel protagonista y ejercerán de microhubs. Mediante una primera prueba piloto en Barcelona, la estructura se basa en clasificar los pedidos con sorters en naves cercanas a las ciudades, para transportar la mercancía por la noche, de forma silenciosa y sostenible, a los aparcamientos de Saba, Bamsa y BMS. Así, a la mañana siguiente, se realiza la entrega al cliente final con vehículos sostenibles.

“Normalmente, los proyectos de distribución están pensados como un solo proceso, desde la carga en una nave fuera de la ciudad hasta la entrega al cliente final”, ha explicado el consejero delegado de Geever, Pere Roca. “Nosotros lo fragmentamos en dos partes: acercar el producto al consumidor y hacer el reparto”. La estrategia evita que cada distribuidor deba realizar sus movimientos de forma individualizada, ganando en economía de escala y eficiencia en las operativas. “El objetivo no es sustituir a los operadores, sino filtrar la actividad que podemos hacer”, ha puntualizado Roca. “Nos tienen que ver como un proyecto complementario que ha de especializar mucho más su proceso”.

Según los cálculos de Geever, el modelo actual de distribución al cliente final permite el transporte de 100 repartos en cada furgoneta, con 120 paradas en la vía pública y 150 kilómetros de recorrido medio. En Barcelona, la cifra equivale a 63.000 entregas diarias en 630 furgonetas y 75.600 paradas, con vehículos que recorren 94.500 kilómetros en horario laboral. En contraposición, el modelo de proximidad de Geever permite la optimización del espacio de las furgonetas con 210 paquetes en cada una, que realizan una o dos paradas por la noche hasta el parking y recorren unos 30 kilómetros. Para la distribución al cliente final, se requieren 75 furgonetas para 63.000 entregas, con 9.000 kilómetros recorridos por la noche y 700 repartidores de Geever. Además, también se habilita la opción de recogida en taquillas (lockers) y la participación del comercio tradicional.

BARCELONA COMO MODELO PARA REPLICAR EL PROYECTO
Algunos de los clientes actuales de Geever pasan por retailers como Mango; la distribuidora de la marca Nespresso, Daba; el gigante editorial Penguin Random House; Caixabank; u operadores que trabajan con Amazon, Zalando y Zara. “Utilizamos aparcamientos como infraestructuras que actúan de microhub de distribución y pretendemos que los distribuidores que lleguen a los domicilios sean personas que conocen el barrio”, ha destacado el presidente de Saba y de Geever, Salvador Alemany. “El elemento de aparcamientos para la red de microdistribución es esencial para evitar toda la incidencia de furgonetas paradas en vías de circulación”. 

Tal como ha detallado el presidente de Saba, “comenzaremos con una prueba piloto fuerte en la ciudad de Barcelona, pero no ignoramos que en Saba tenemos aparcamientos en 182 ciudades y nueve países de Europa y América Latina”. Barcelona se configurará, así, como un modelo a replicar a otras ubicaciones como Madrid, el Área Metropolitana de Barcelona o Catalunya, en zonas con altos volúmenes y necesidades similares. La ampliación de capital inicial que Geever ha realizado ha sido de 1,3 millones de euros, pero “para el desarrollo inmediato de nuevos vehículos o cualquier proceso de escalar el procedimiento a otras ciudades ya se prevén nuevas aportaciones a medida que se vayan desarrollando”, ha añadido Alemany.

Passador

VENTAJAS DEL MODELO GEEVER

“Hay toda una ciudad llena de recursos e infraestructuras y las debemos saber aprovechar mejor, respetando el descanso de las personas y los negocios”, ha añadido Roca. “Tenemos que ofrecer una alternativa diferente, el modelo actual no es viable y no tiene salida sin penalidades y repercusiones externas”. Además, desde Geever han recalcado que el equipo humano contratado está regido por un convenio colectivo del mundo de la mensajería. “Queremos dar en este campo una seguridad jurídica y social a las personas que trabajan con nosotros”, ha explicado el consejero delegado. “También estamos en contacto con fundaciones para sumar personas en peligro de exclusión”.

Sin embargo, Geever no prevé en estos momentos incluir el ámbito de la alimentación refrigerada a su distribución, debido a los condicionantes de temperatura. “Queremos abrirnos a todo tipo de productos, pero empezaremos con producto seco”, ha expresado Roca. “Buscamos dar soluciones de proximidad a las necesidades de los usuarios y nos adaptaremos a los requisitos que haya”. Por ejemplo, más allá del modelo estándar presentado, también se concibe la entrada futura a la ciudad en horario laboral para permitir entregas inferiores a un día.

SABA SE PRESENTA COMO ACCIONISTA MAYORITARIO DE GEEVER
La empresa de gestión de parkings Saba ha adquirido el 51% del accionariado de Geever, según el acuerdo que recientemente cerró con Districenter, del Holding M. Condeminas. Por su parte, la compañía logística retendrá el 41% y Pere Roca, el 8% restante. En cuanto a sus cifras de 2020, el operador de última milla realizó un total de 151.222 repartos y alcanzó un volumen de negocio cercano a los 490.000 euros. Con el nuevo modelo presentado, Geever aspira a doblar en el presente ejercicio la cifra inicial, así como reforzará en un futuro su personal, naves, sorters y vehículos sostenibles.