26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11

La carga aérea mejora su atractivo por los precios desbocados del modo marítimo

Mientras enviar la mercancía en avión era 12 veces más caro que en barco en mayo de 2019, ahora se ha reducido a la mitad
Iberia

Las condiciones económicas y las dinámicas de supply chain favorables continúan beneficiando a la carga aérea. El comercio global ha aumentado el 0,5% en abril y la competitividad de costes del modo aéreo respecto al marítimo ha mejorado: mientras enviar la mercancía en avión era 12 veces más caro de media que en barco en mayo de 2019, ahora es seis veces más costoso. Los últimos datos de IATA también muestran que la demanda de carga aérea en los mercados internacionales se ha mantenido en mayo por encima de los niveles de 2019, con un aumento del 9,4% “impulsado por un crecimiento económico y fabricación fuertes”, tal como ha señalado el consejero delegado de IATA, Willie Walsh.

No obstante, el ritmo se ha ralentizado respecto al pasado mes de abril, cuando el sector experimentó un incremento de la demanda del 11,3%. Cabe destacar que las aerolíneas norteamericanas han sido responsables de cerca de la mitad de la tasa de crecimiento en mayo (4,6%), aunque las compañías aéreas del resto de regiones también han cerrado en positivo a excepción de América Latina. Por su parte, la capacidad de carga se ha mantenido el 9,7% inferior en comparación con mayo de 2019, por la aún presente escasez de vuelos comerciales.

+9,4%

La demanda de carga aérea ha sido en mayo el 9,4% superior que el mismo mes de 2019

“A la vez que las economías se desbloquean, podemos esperar un cambio en el consumo de bienes a servicios”, ha valorado Walsh. “Esto podría ralentizar el crecimiento de la carga en general, pero la competitividad mejorada respecto al shipping debería continuar volviendo a la carga aérea un punto positivo para las aerolíneas, a la vez que la demanda de pasajeros lucha con cierres de fronteras continuados y restricciones de viaje”.

En concreto, América del Norte ha visto aumentar sus volúmenes el 25,5% en el periodo, una cifra similar a la de abril. En el caso de Asia y El Pacífico, la ralentización del crecimiento en algunas rutas comerciales dentro del continente ha influido en sus resultados. No obstante, continúa siendo la región con el mayor factor de carga internacional, del 75,2%. Asimismo, también se ha moderado el ritmo de crecimiento de sus líneas con África o Europa. De hecho, en este último continente, la recuperación también se ha visto afectado por la desaceleración en el crecimiento de las rutas intraeuropeas. Por su parte, en Oriente Medio destaca la mejora de la capacidad de carga respecto a abril, pues en mayo se sitúa solo el 6,1% por debajo que hace dos años. En referencia a América Latina, ha vuelto a ser la región que ha registrado peores resultados, pero ha mejorado sus cifras el 18,3% en términos intermensuales; así como su capacidad de carga el 27,4% respecto a abril.