30 de julio de 2021 | Actualizado 11:45

El puerto de Barcelona combina ayudas e inversiones para acelerar la recuperación

Invertirá 178 millones de euros entre este año y el próximo, además de destinar 43 millones a apoyar a la comunidad portuaria
De izquierda a derecha: Damià Calvet y José Alberto Carbonell | Autoridad Portuaria de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ya se ha reunido con Puertos del Estado para presentar su plan de empresa, documento que concreta cifras respecto al plan de recuperación del recinto y la previsión de sus inversiones para 2022. “El puerto de Barcelona es uno de los grandes motores económicos de Catalunya y está liderando la recuperación de los tráficos portuarios, por encima del resto de grandes recintos”, ha manifestado el presidente de la autoridad portuaria catalana, Damià Calvet. Con todas las medidas que se han puesto en marcha y las que se implantarán, “queremos seguir estimulando la economía y generando más puestos de trabajo”.

En el ámbito inversor, se contemplan hasta 99 millones de euros, en comparación con los 79 millones de euros previstos para el cierre de este ejercicio. “Hay una parte significativa relacionada con muelles y obras de atraque, se están redactando un seguido de proyectos”, ha manifestado el director general del puerto catalán, José Alberto Carbonell. Entre otros, destacan las inversiones en el contradique norte, donde se ubicaba ICL Iberia antes de su traslado. Se prevé que allí se construya un nuevo atraque, que se incorporará a la terminal de Grimaldi en el muelle Costa. El director general de la autoridad portuaria también ha citado la finalización del muelle Adossat con la fase cuatro, cuya ejecución se prevé para 2022, y otros tres atraques previstos en el proyecto constructivo.

“Estamos liderando la recuperación económica y queremos seguir estimulándola”
Damià Calvet Presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona

También en el ámbito de proyectos futuros, el puerto catalán ha abierto la puerta a destinar a carga rodada el espacio de 23 hectáreas previsto inicialmente para el tráfico de vehículos en exclusiva. El director general de la autoridad portuaria ha reconocido que este espacio en el muelle Príncep d’Espanya “no tiene que ser exclusivamente de vehículos, sino en términos globales de carga rodada”. Por ello, la autoridad portuaria ha realizado ya una ronda de contactos explicando el proyecto a las diferentes empresas que en los últimos años se han interesado por él.

43 millones de euros

Las ayudas para la recuperación de los clientes del puerto sumarán 43 millones de euros entre este año y 2022

En cuanto a ayudas económicas para la recuperación de la comunidad portuaria, la entidad prevé destinar un total de 43 millones de euros entre este ejercicio y el próximo. En concreto, el puerto prevé para este año un paquete de 23,3 millones de euros, en acciones como la reducción del coeficiente de las tasas para los buques de mercancía y pasaje, bonificaciones singulares a las terminales de contenedores, tasas de bonificación a los tráficos insulares como servicios esenciales y bonificaciones comerciales. Por su parte, para 2022, se estima un impacto de las ayudas de 19,7 millones de euros. En este sentido, el plan económico de choque en 2020 contempló una liberación de la liquidez de 84 millones de euros, con una rebaja de las tasas de 7,5 millones de euros.

Cabe destacar que la autoridad portuaria ha alcanzado en el primer semestre del año una cifra de negocio de 73,2 millones de euros, el 7% más que en 2020, pero el 15% inferior a las cifras prepandémicas de 2019. En cuanto a resultados de explotación se refiere, ha registrado 13 millones de euros, con un incremento del 147%, aunque el 31% inferior a la del primer semestre de 2019. Finalmente, el resultado del ejercicio ha sido de 15,2 millones de euros, el 169% más que en 2020 y el 26% menos que en 2019.

RÉCORD DE CONTENEDORES Y DE TRANSPORTE FERROPORTUARIO
El tráfico de mercancías en el puerto de Barcelona no ha conseguido recuperar en el primer semestre del año cifras prepandémicas, pese al buen desempeño de segmentos como el de los contenedores o los graneles sólidos. Con 32,7 millones de toneladas, se trata de unas cifras el 49% inferiores a hace dos años, aunque supone un aumento del 16,8% en términos interanuales. En concreto, destaca la caída de graneles líquidos en el periodo, motivado por el descenso del 51% en las importaciones de gas natural y del 56% en las de gasolina. “Solo estas dos mercancías ya justificarían con suficiencia esta diferencia”, ha asegurado José Alberto Carbonell.

En el ámbito del gas natural, los resultados se justifican por la recuperación de su entrada por vía gasoducto, que va en detrimento del transporte marítimo. Asimismo, Damià Calvet ha constatado que “ha habido un efecto provocado por los cambios en el mercado regulador”, pues las plantas de regasificación de los puertos de interés general ahora funcionan como un tanque único virtual y, al estandarizarse los precios, el recinto catalán ha perdido competitividad en este ámbito. Asimismo, el aumento de precios de explotación de los buques favorece la entrada del gas a través de otros enclaves portuarios peninsulares. En cuanto a los tráficos de gasolina, el descenso del precio del petróleo en 2020 aumentó su almacenaje. Al otro lado de la balanza, los graneles sólidos se han visto impulsados por las exportaciones de sal común desde la nueva terminal de ICL, que han multiplicado este tráfico por seis.

En cuanto al movimiento de contenedores se refiere, Barcelona ha batido en el primer semestre de 2021 su récord histórico, una tendencia que ya se empezó a observar a principios de año. Se trata de la suma de los contenedores vacíos, de tránsito, de importación y exportación. En concreto, las exportaciones han experimentado un incremento récord del 19% respecto a 2020 y del 16% respecto al 2019. En el caso de las importaciones, la subida respecto a 2020 ha sido del 16%, pero no llega a superar los datos de 2019, con un 2% de disminución.

Por su parte, el director general de la autoridad portuaria ha detallado que, mientras las exportaciones se beneficiaron en la primera mitad del año pasado del envío de carne porcina hacia Asia como principal vector, el primer semestre de 2021 ha fundamentado su volumen y crecimiento en tráficos más diversos, tanto por la tipología de producto como de destinos. “Aunque el incremento en China es de prácticamente el 30% respecto al año pasado, se han recuperado mercados que hacía unos años eran potentes, pero que por cuestiones arancelarias habían perdido su protagonismo”, ha manifestado Carbonell, en referencia a México (+31,2%) y Estados Unidos (+28,7%), este último con productos como el aceite de oliva o el vino.

Desde el puerto también han recalcado su “positivo desarrollo” en el ámbito del tráfico ferroviario de contenedores, que hasta junio ha representado una cuota del 16,1%, con 161.735 contenedores. Se trata de un aumento del 45,5% respecto a las 111.132 contenedores de 2020, cuando la cuota se situó en el 13,1%. “Hemos puesto muchos esfuerzos tanto comerciales como económicos”, ha recordado el director general. “Aunque todavía nos queda mucho por recorrer, comenzamos a ver los frutos de esta política”.

No obstante, el segmento más afectado por la crisis sanitaria y la pandemia ha sido, sin ninguna duda, el del pasaje. El 13 de marzo de 2020 se cerró el tráfico de pasajeros y, en el caso de los cruceros, la prohibición se levantó el pasado siete de junio, de forma que el ‘MSC Grandiosa’ llegó al puerto de Barcelona el pasado 26 de junio. En el caso de los ferries, la actividad se pudo reemprender a finales de junio de 2020, pero la situación de pandemia aún provoca a día de hoy que el movimiento de pasajeros sea muy limitado. Para el cierre del año, la autoridad portuaria estima que los cruceros realicen entre 75 y 100 escalas en sus instalaciones.

APROBACIÓN DE UN NUEVO DEPOT DE CONTENEDORES
Asimismo, en el consejo de administración del puerto de Barcelona celebrado esta mañana, se ha aprobado una nueva concesión de cinco años a Transportes Portuarios para el desarrollo de un depósito de gestión y almacenaje de contenedores marítimos vacíos. Los promotores acometerán una inversión de 1,69 millones de euros que conllevará una demolición y crear una campa, con una superficie de la parcela de 28.617 metros cuadrados, situados en las antiguas instalaciones del depósito de contenedores Damex.