23 de septiembre de 2021 | Actualizado 13:09

Deliveroo estudia su marcha de España pocos días antes de la entrada en vigor de la Ley Rider

La compañía justifica su decisión por la inviabilidad del proyecto y anuncia una consulta a empleados antes de detener los servicios
Deliveroo

La plataforma digital de reparto Deliveroo ha anunciado hoy su intención de dejar de operar en España. En un comunicado, la compañía ha asegurado que se dispone a realizar una consulta entre sus empleados el próximo mes de septiembre sobre el cese de sus actividades en nuestro país. Sin embargo, la empresa supedita la salida definitiva de España al resultado de dicho proceso consultivo. Esta decisión se produce pocos días antes de que entre en vigor la Ley Rider el próximo 12 de agosto, cuya norma básica dicta que los repartidores deberán pasar a ser asalariados de la empresa.

Deliveroo asegura que la decisión no está tomada aún y que, mientras, el servicio operará con normalidad

Según los datos que maneja Deliveroo respecto al primer semestre de 2021, España ha supuesto el 2% de los ingresos totales y la empresa encuentra competencia en otras startups de servicio similar. “La compañía ha llegado a la conclusión de que alcanzar y mantener una posición de mercado de primer nivel en España requeriría un nivel de inversión muy elevado con un rendimiento potencial muy incierto a largo plazo que podría afectar a la viabilidad económica del mercado para la empresa”, explica Deliveroo, asegurando que los empleados dispondrán de compensación y de apoyo, sin detallar de qué tipo. Actualmente, según declaran fuentes de Deliveroo, la empresa cuenta con 3.000 ‘riders’ en España y 100 empleados. A todos ellos afectaría directamente el cese de actividad.

Sin mencionar la Ley Rider de forma directa, también ha hecho circular un comunicado entre los mensajeros en el que asegura que “no ha sido una decisión fácil ni se ha tomado a la ligera” y en el que agradece los servicios prestados por los trabajadores. Deliveroo asegura que “donde no podamos cumplir con nuestra responsabilidad en los niveles que merecéis, no desarrollaremos nuestra actividad”. Cabe recordar que la firma apeló una sentencia de un juzgado madrileño que reconocía la relación laboral de los ‘riders’ con la empresa. Por otro lado, los consumidores habituales de Deliveroo también han recibido una comunicación en la que la startup reitera que “la decisión final no está tomada” y que el procedimiento de consulta puede durar “unos meses” en los que el servicio seguirá operando con normalidad.

LA ADAPTACIÓN DE OTRAS STARTUPS A LA LEY RIDER
Aunque el comunicado de Deliveroo no cita expresamente la Ley Rider como el principal motivo del cierre de su negocio en España, la aplicación de la moratoria dentro de 12 días coincide en tiempo y forma con la decisión de la empresa británica. Esta ley ha llevado a muchas startups que emplean autónomos a dar de alta a sus trabajadores como empleados por cuenta ajena para que pasaran a ser asalariados. Desde su aprobación el pasado mes de mayo, diversas empresas comenzaron a estudiar cómo adaptarse a la ley.

Esta misma semana, Glovo daba a conocer su estrategia. Según fuentes de la firma, contratarán a 2.000 de sus ‘riders’ antes de que acabe 2021 “con horarios y retribuciones fijas y rutas concretas para aquellos servicios que, por su naturaleza, son viables tecnológica y operativamente”. Las mismas fuentes aseguran que esta primera fase es transitoria y que seguirán completando y ampliando en los próximos meses. Este modelo, según defiende la empresa, permitirá simultanear otras aplicaciones y actividades “con flexibilidad y autonomía” en cumplimiento con la normativa del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y del Tribunal Supremo, que consideró falsos autónomos a sus repartidores en septiembre de 2020.