26 de septiembre de 2021 | Actualizado 8:20

Tarragona instala un bolardo enterrado para mejorar el atraque en el muelle de Cantabria

El proyecto desarrollado por los técnicos de infraestructuras del puerto catalán permite que sea invisible cuando no es necesario su uso
Bolardo instalado en el muelle de Cantabria | Autoridad Portuaria de Tarragona

La Autoridad Portuaria de Tarragona ha instalado un bolardo enterrado para mejorar el atraque de buques en el muelle de Cantabria. “Esta novedad”, ha indicado la institución, “responde a la necesidad de mejorar el amarre con un nuevo sistema en la zona de la rampa Ro-Ro que utilizan los fast ferry que conectan semanalmente el puerto de Tarragona con Turquía, pero también podrá ser utilizado por los car carriers que lo requieran”. Este bolardo permite amarrar los cabos a través de popa para mejorar el atraque seguro ante condiciones de viento para los buques que presenten una “obra muerta” (parte del barco que está fuera del agua) importante, ha apuntado el enclave tarraconense.

La cubierta del bolardo se levantará cada vez que sea necesaria su utilización en las operativas Ro-Ro

El objetivo de esta instalación es poder compatibilizar el espacio del muelle con otras operativas cuando no esté el buque Ro-Ro atracado. La solución desarrollada por los técnicos de infraestructuras del puerto de Tarragona permite que la cubierta del bolardo se levante cada vez que sea necesaria su utilización por la empresa terminalista encargada de las operativas Ro-Ro en el muelle de Cantabria y que sea invisible cuando no sea necesario.

La instalación de este bolardo ha sido una solución implantada a raíz de la entrada del servicio regular entre Tarragona e Izmir. La autoridad portuaria ha destacado que es un servicio “que se ha consolidado en pocos meses e, incluso, ha ampliado su radio de acción”. Recientemente, ha recordado la institución, “el puerto de Tarragona ha extendido la ruta Ro-Ro con Turquía hasta el centro de la Península en tren”. Este hecho ha sido importante para el enclave portuario, ya que ha conseguido así el primer servicio ferroviario regular de contenedores desde sus instalaciones. Se trata de una operativa semanal que une la terminal intermodal de La Boella, situada en el puerto de Tarragona, con el puerto seco de Azuqueca de Henares en Guadalajara.