26 de septiembre de 2021 | Actualizado 8:20

Barcelona sostiene la aceleración de sus tráficos portuarios hasta julio

El puerto de Barcelona consolida un ascenso superior al 30% en el movimiento de contenedores tras superar el ecuador del año
Portacontenedores atracado en la terminal BEST | Autoridad Portuaria de Barcelona

El movimiento de contenedores registrado en el puerto de Barcelona hasta el mes de julio se ha incrementado el 30,4% respecto al mismo periodo de 2020. Este ascenso sostenido ha permitido al recinto catalán batir su máximo histórico de 2019, ejercicio en el que también logró un tráfico superior a los dos millones de teus hasta julio. “Durante los siete primeros meses de 2021, se han transportado el 4,1% más de contenedores que en 2019, lo que supone superar los volúmenes prepandemia y confirma la recuperación de la economía del hinterland”, han destacado desde la autoridad portuaria.

Las exportaciones en contenedores se mantienen por encima de las importaciones en julio. Concretamente, los contenedores embarcados se han situado en 65.680 teus y continúan superando las importaciones (54.171 teus). Sin embargo, prácticamente se igualan en cuanto a su crecimiento: los contenedores de exportación aumentaron el 17,3% mientras que los importación se incrementaron el 16,2%. Por su parte, el transbordo ha superado los 600.000 teus hasta julio, el 50% más.

En cuanto al volumen total de mercancías, se ha situado por encima de los 38,5 millones de toneladas hasta julio, dato que supone el 16,6% más que en el mismo periodo de 2020. A pesar del incremento, el tráfico total acumulado en los siete primeros meses aún “no supera las cifras prepandemia y se queda el 5,1% por debajo del de julio de 2019”, si bien, “se mantiene la tendencia alcista iniciada a finales del año pasado”, han explicado desde el puerto de Barcelona.

Según la autoridad portuaria, “los principales indicadores de tráfico registran cifras positivas entre enero y julio de 2021 excepto los graneles líquidos (-11,8%), en buena parte por el descenso del gas natural y de las gasolinas, y los pasajeros (-19,8%)”. En el caso de los graneles sólidos, esta tipología de tráficos ha crecido el 15,8% en los siete primeros meses, producto de la evolución de la sal común (multiplica por diez su volumen por la nueva terminal de ICL), las habas de soja y la chatarra como grandes contribuyentes.

Las operativas de la terminal de ICL Iberia han permitido multiplicar por diez el tráfico de sal común

Por otro lado, “el segmento de los vehículos continúa con resultados positivos con 318.823 unidades transportadas, el 23,7% más respecto al año pasado, impulsado por la subida del 41% en las exportaciones”, ha señalado la autoridad portuaria. Sin embargo, se encuentra todavía muy lejos de los niveles prepandémicos.

En cuanto a los pasajeros, un total de 432.250 han embarcado o desembarcado en el puerto de Barcelona hasta julio, el 77,9% menos. De estos, 389.840 corresponden a ferris de línea regular, lo que implica un aumento del 14,7% respecto a 2020. No obstante, la caída total de los pasajeros viene producida por los cruceros que, a pesar del retorno a la actividad desde el pasado mes de junio, aún acumulan una disminución del 78,7% por todos los meses anteriores de inactividad.