19 de septiembre de 2021 | Actualizado 9:45

Catalunya prohíbe la circulación de camiones en la AP-7 durante los domingos de septiembre

Los transportistas lamentan las nuevas restricciones y advierten de las consecuencias económicas de la medida
E.M.

El paso de camiones por la AP-7 en Catalunya estará prohibido durante los domingos de este mes de septiembre. Concretamente, la medida del Servei Català de Trànsit afecta a los vehículos que superen los 7,5 toneladas de masa máxima autorizada entre las 17 y las 22 horas. Trànsit se escuda en las retenciones vividas durante el pasado fin de semana por las operaciones de retorno, que “se pueden repetir en circunstancias similares”, y en el fin de los peajes por la finalización de las obras de la AP-7. Estas circunstancias han motivado un “incremento considerable” de vehículos que utilizan esta vía de alta capacidad, entre ellos, los vehículos pesados. Una de las soluciones que prevé es solicitar la apertura de más carriles en el peaje de La Roca del Vallès, puesto que la existencia de cinco carriles abiertos durante este fin de semana ocasionaron congestiones kilométricas.

A raíz de la publicación de las nuevas restricciones, las asociaciones de transportistas han criticado la “estigmatización del transporte de mercancías por carretera”. De hecho, las asociaciones catalanas del sector han decidido presentar un recurso hoy mismo ante los tribunales de lo Contencioso-Administrativo, para pedir la suspensión cautelar de estas nuevas restricciones.

Por su parte, CETM ha denunciado que “esta norma no tiene en cuenta el impacto negativo que supondrá para las empresas del sector, incrementando sus costes, puesto que deberán mantener inactivas sus flotas durante el horario restringido o planificar rutas más elevadas en cuanto a tiempo y dinero”. Además, la principal patronal española de transporte por carretera añade que los camiones han sido los principales que “han estado abonando el importe de los peajes durante su funcionamiento”.

Los transportistas han recurrido a los tribunales para una suspensión cautelar de las nuevas restricciones

La Federación Nacional de Asociaciones de Transportes de España (Fenadismer) asegura que no se levantaron las barreras de las cabinas de control de los peajes de Martorell y de La Roca del Vallès y así originaron un “embudo”, ni se habilitó un carril adicional en dirección a Barcelona, “lo que hubiera permitido dar mayor fluidez a la circulación de vehículos”. Por su parte, la Federació d’Autotransport de Tarragona (Feat) ha confirmado el problema en el peaje de Martorell, que solo tenía dos barreras levantadas. “Nuevamente, la Administración ha tomado una decisión improvisada y sin el consenso del sector, siendo la forma más fácil de arreglar el problema el sacar una resolución que modifique las actuales restricciones al tráfico”, apuntan desde Feat.

“El margen de tiempo para replanificar las cargas y entregas para el lunes es mínima”
Antonio Martínez Presidente del Gremi de Transports i Logística de Catalunya

Desde CETM esperan que esta medida no se extienda en el tiempo y “no se convierta en una norma perpetua”. Por su parte, Fenadismer ha alertado de “los gravísimos perjuicios que puede ocasionar a la actividad productiva exportadora de nuestro país” si se extiende en el tiempo este tipo de actuaciones. El 60% de las exportaciones españolas circulan por la AP-7 con destino al resto de Europa, unos 12.000 camiones que toman esta vía que verían reducida su actividad los domingos puesto que los domingos por la tarde la circulación de estos vehículos está restringida en las carreteras francesas, ha lamentado Fenadismer. El Gremi de Transports i Logística de Catalunya ha tildado de “irracional” la medida de Trànsit y cree que existe el riesgo de que “se dañe alguna carga o que se detengan las cadenas de producción” los lunes. “Entendemos que con la Diada Nacional de Catalunya se quiera evitar un segundo domingo de colapso, pero insistimos en que el margen de tiempos para replanificar las cargas y entregas para el lunes es mínima”, sostiene el presidente del Gremi de Transports, Antonio Martínez.