22 de octubre de 2021 | Actualizado 17:03

Los actores logísticos dudan sobre los plazos ofrecidos para renovar la flota en Madrid

La nueva ordenanza de movilidad de la ciudad de Madrid establece un calendario que los operadores consideran de difícil cumplimiento
Camión de reparto en Madrid | iStockphoto

El Ayuntamiento de Madrid ha publicado este martes la nueva ordenanza municipal que desarrolla jurídicamente las medidas contempladas en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360, presentado por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en septiembre de 2019 y que vendría a sustituir la ordenanza del anterior equipo municipal, conocida como Madrid Central. En este nuevo texto, que entrará en vigor mañana 22 de septiembre, se contemplan una serie de plazos para que se renueve la flota de transporte de mercancías. Sin embargo, los actores logísticos han mostrado sus reservas sobre este calendario para prohibir, de forma progresiva, la entrada de los vehículos contaminantes en las zonas de bajas emisiones de la ciudad.

Concretamente, la ordenanza amplía hasta el 31 de diciembre de 2022 la circulación por el Distrito Centro a vehículos de hasta 3,5 toneladas (los habituales en el reparto de última milla) con distintivo B, lo que da a los operadores un año más de plazo respecto a la normativa anterior. En el caso de la Zona de Bajas Emisiones de Plaza Elíptica, esta norma se amplía hasta 2024. La representante de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Beatriz Belinchón, destaca que los tiempos dados por el ayuntamiento a las empresas no responden a las demandas que el sector ha expresado al consistorio y apunta a que no existen “ni tecnología ni medios” para adaptar la flota a las exigencias de la nueva normativa.

La patronal de operadores logísticos UNO también reconoce que el calendario para desterrar los vehículos más contaminantes es una de las medidas que “más afecta al sector”. En este sentido, defienden que es insuficiente la ampliación ofrecida por el consistorio y sostienen que debería haber llegado hasta finales de 2023, de forma que ese tiempo permitiese a los operadores y empresarios amortizar sus vehículos. “Renovarlos todos en este año y tres meses que nos quedan no va a ser fácil, pues a esto debemos unirle la situación económica en las que nos encontramos y los esfuerzos que ya están realizando nuestras empresas para poder afrontarla”, explican desde la asociación presidida por Francisco Aranda. Por su parte, la presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA Madrid), Elena Melgar, ha recibido como una buena noticia la ampliación de plazos propuesta en Madrid 360, si bien destaca que “habrá que valorar si las ayudas que se están dando para adquirir vehículos eléctricos por parte del ayuntamiento y el Gobierno son suficientes” para dar este salto a las energías alternativas.

DOS ZONAS ESPECIALMENTE PROTEGIDAS DE BAJAS EMISIONES
Para este y otros objetivos referentes a la movilidad de la ciudadanía general, el ayuntamiento ha establecido una Zona de Bajas Emisiones (Madrid ZBE), constituida por la totalidad de las vías públicas urbanas del término municipal de la ciudad de Madrid. De momento, afecta únicamente al espacio comprendido dentro de la circunvalación de la M-30 a la espera de ir extendiéndose de forma progresiva. Por otro lado, y ligadas a normas más restrictivas, se han establecido las Zonas de Bajas Emisiones de Especial Protección (ZBEDEP) del Distrito Centro y de Plaza Elíptica. En estos espacios se aplicará la ordenación permanente de tráfico, “que permita salvaguardar la protección de la salud pública y del medio ambiente urbano a la mayor brevedad posible, tanto en la zona centro como en una de las zonas de la ciudad con niveles más elevados de dióxido de nitrógeno”, como es Plaza Elíptica.

UNO ha señalado también que esta ordenanza trae consigo “importantes mejoras que ayudarán al sector, como la recopilación de datos para ponerlos a disposición de las empresas o la carga y descarga inteligente”, el cual permitirá gestionar de forma telemática los permisos de acceso a las dos zonas de bajas emisiones contempladas en la normativa. Con este sistema, la Administración da de alta automáticamente a aquellos vehículos que cumplen los requisitos para acceder a estas zonas de la ciudad para reducir la burocracia de estos procesos. El presidente de la patronal, Francisco Aranda, ha manifestado que han podido estar “en contacto permanente con el ayuntamiento para ofrecer nuestra visión sobre los problemas reales y la operativa diaria a la que se enfrentan nuestras empresas”. Destaca, sin embargo, que algunos temas se han quedado “en el tintero”. Por ello, ha continuado Aranda, “vamos a seguir trabajando con el ayuntamiento para transmitirle la necesidad de mejoras para que la operatividad no se resienta; las empresas están dispuestas a adaptarse a muchas cosas, pero necesitan comprensión por parte de las administraciones”.

Passador

CINCO ELEMENTOS CLAVE DE LA NUEVA ORDENANZA DE MOVILIDAD