26 de octubre de 2021 | Actualizado 16:19

Catalunya obliga a los camiones a circular por el carril derecho en la AP-7 durante los domingos

La medida entrará en vigor este fin de semana y se extenderá hasta finales de año por las retenciones sufridas durante el mes de septiembre
E.M.

Los vehículos pesados deberán circular por el carril derecho en la AP-7 durante los domingos en Catalunya. La medida, confirmada por el Servei Català de Trànsit, afecta a los vehículos que superen las 7,5 toneladas de masa máxima autorizada entre las 15 y las 22 horas. Desde el primer fin de semana de octubre, Trànsit obliga a circular como máximo a un velocidad de 80 km/h y les prohíbe el adelantamiento en ambos sentidos del tramo comprendido entre el punto kilométrico 55, correspondiente a Girona Nord, y el punto kilométrico 216, de El Vendrell. Esta decisión se extenderá hasta la entrada en vigor de las nuevas restricciones de circulación del año 2022, que serán aprobadas y publicadas en los próximos meses.

De esta manera, Trànsit continúa aplicando restricciones a los vehículos pesados. Durante el mes de septiembre, este tipo de vehículos no podía circular los domingos entre las 17 y las 22 horas. Esta vez, el organismo se escuda en las mismas razones para poner en vigor estas restricciones y explica que tienen lugar “para continuar minimizando el impacto que está teniendo la supresión de los peajes en la movilidad”, especialmente durante las operaciones de retorno de los fines de semana. Para atajar las congestiones, continuará instalando carriles adicionales en sentido contrario en determinados tramos de la AP-7. De esta manera, “se aumentará la capacidad viaria de la autopista”, una medida que se aplicaba solo en operaciones especiales como la Semana Santa o el verano.

Los transportistas lamentan la medida tras la “ineficacia” de las restricciones probadas en septiembre. La Federación de Nacional de Asociaciones de Transportes en España (Fenadismer) advierte de que, lejos de mejorar la fluidez del tráfico en la autopista, “contribuirá a generar más congestión y problemas de circulación”. Aseguran que las consecuencias de la nueva medida “serán catastróficas para los próximos fines de semana”, puesto que el 60% de las exportaciones españolas circulan por la AP-7 en dirección al resto de Europa, unos 12.000 camiones que escogen los domingos de tarde por las restricciones existentes en las carreteras francesas a la circulación de camiones.