17 de octubre de 2021 | Actualizado 10:31

El gran consumo teme la cronificación de la falta de conductores profesionales

La pandemia solo ha contribuido a agudizar un empleo que han calificado de "necesario", pero con condiciones "cuestionables"
UNO Logística

La falta de conductores se perfila como un problema que amenaza con convertirse en estructural para el sector del consumo y retail. Según los expertos que han participado en la jornada ‘La logística y el transporte del gran consumo’, convocada por la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO), la situación ya existía previamente a la pandemia y la principal causa, según han explicado, ha sido la falta de focalización del sector en ofrecer condiciones estables a los trabajadores actuales y a las futuras generaciones cuando el transporte se automatice por completo.

“¿Qué le queda a la conducción de larga distancia? ¿Diez años? La necesitamos en última milla”
Francisco Comino Director de Compras y Logística de Bell Food España

Los profesionales del sector han reconocido que la pandemia solo ha contribuido a agudizar un empleo que han calificado de “necesario”, pero con condiciones “cuestionables”, en palabras del director comercial de ID Logistics, Alberto García. “La pandemia ha devuelto a los trabajadores que solíamos emplear a sus países, con lo que no hemos encontrado un relevo generacional adecuado y no recuperaremos esa mano de obra a corto plazo”. Todo ello “ha formado una tormenta perfecta que podría convertirse en estructural”, ha aseverado el directivo de ID Logistics. Desde DSV Solutions España, su director, Xavier Juncosa, cree que la solución pasa por “alcanzar acuerdos estables, perdurables en el tiempo, para garantizar condiciones atractivas para conductores y hasta camareros”.

En términos de futuro, los operadores logísticos y actores de gran consumo presentes en la jornada de UNO han respaldado de forma unánime el desarrollo del transporte por ferrocarril, dado que apuestan por la rotura de la cadena de suministro cuando el transporte por carretera se sirva de vehículos sin conductores, a pesar de la crisis de microchips. “¿Qué puede quedarle a la conducción de larga distancia? ¿Cinco años? ¿Diez? Apenas hemos trabajado en la conducción, porque dejaremos de necesitarla a larga distancia y la necesitaremos en última milla”, ha argumentado el director de Compras y Logística de Bell Food España, Francisco Comino.

La inmediatez en el consumo entra en colisión con la creación de un modelo de ciudad sostenible

Un transporte por ferrocarril que debería basarse en la intermodalidad que, según denuncian, está infrautilizada. “Cuando las nuevas generaciones eligen en qué formarse, no pueden elegir algo que en unos años no existirá. La verdadera solución al problema de la falta de conductores es el ferrocarril. Lo demás, son parches”, ha sentenciado el director de Proyectos de STEF, Valentín Moraleda.

LA SOSTENIBILIDAD COMO ARMA DE “HIPOCRESÍA”
El otro gran debate que ha generado la jornada ha sido la sostenibilidad en un modelo de gran consumo influido por un crecimiento del ecommerce del 30%, y en algunos picos a raíz de la pandemia, de hasta el 50%, según los datos que ha facilitado UNO. Para el sector, la tónica general es una preocupación sincera por la sostenibilidad, pero una alta capacidad de olvidar esa preocupación a nivel consumidor. Algo que el director de Operaciones de Salvesen Logística, Alberto Casado, ha tachado de “hipocresía”. “¿Cómo podemos pedir sostenibilidad con una mano cuando con la otra estamos comprando una manzana por el canal online para garantizar su entrega en dos horas?”, se ha preguntado a la vez que ha abogado por renunciar a la inmediatez como base de negocio para lograr modelos de ciudad válidos para el futuro.

“Llegará un momento en que no distinguiremos la venta online de la venta física”
Xavier Juncosa Director de DSV Solutions España

En ese sentido, el Grupo Suavinex ha explicado que han renunciado a la entrega a domicilio a ningún cliente, salvo si el producto no se encuentra en tienda, en cuyo caso sí se entrega, pero con un coste muy superior. “En los dos euros de gastos de envío entra el embalaje, el transporte, la distribución y la entrega en un vehículo de hace 20 años que se queda aparcado en doble fila mientras el repartidor sube a un octavo sin ascensor. Eso no es sostenible y nosotros no vamos a contribuir a eso”, ha asegurado su director de Supply Chain, Antonio Maciá.

La falta de materias primas desde China inclina al sector a apostar por acercar la fabricación a Europa

Desde los operadores logísticos se señala directamente al ecommerce como causante de un cambio de hábitos que ha acostumbrado al consumidor, según Alberto García (ID Logistics), a “tener todo el tiempo del mundo para pedir y recibir desde casa”. Esta tendencia también impacta ya en el concepto de tiendas físicas y en el posible aumento de stocks, lo que obliga a racionalizar el comercio y a promover la creación de hubs urbanos para no colapsar las ciudades, sostiene Xavier Juncosa (DSV Solutions España). “Las tiendas no desaparecerán porque se reconvertirán en showrooms, como pasará con los bares. Llegará un momento en que no distinguiremos la venta online de la física”, ha asegurado. Por otro lado, los actores logísticos descartan una inmovilización de los productos en los almacenes porque, según enuncian, no existe un aumento de stock, sino una distribución interna más optimizada.

CHINA COMPLICA LAS CAMPAÑAS DEL BLACK FRIDAY Y NAVIDAD
Según Antonio Maciá (Suavinex), la falta de carbón en las fábricas de China afectará “de forma catastrófica” a los negocios en los próximos meses. Ha explicado que, actualmente, las fábricas solo pueden abrir una semana al mes por esa falta de fuentes de energía en el país asiático, lo que encarece todos los precios. “En breve, empezaremos a notar falta de absolutamente todo aquí. La segunda ronda de juguetes en Suavinex ya no va a llegar y lo que no hayamos hecho ya, no merece la pena intentarlo”, ha comentado. El punto positivo, según ha explicado, será la reducción del precio de los fletes. El sector ha destacado también la necesidad de apostar por la variedad y la cercanía a Europa en cuanto a la dependencia de materias primas para fomentar la fabricación de productos dentro de nuestras fronteras.