4 de diciembre de 2021 | Actualizado 17:39
Jordi Puigneró (centro) este lunes en el peaje liberado de Vilassar de Dalt (C-32) | Consejería de Polítiques Digitals i Territori

Catalunya instalará placas solares en las áreas de peaje liberadas por la Generalitat

La medida permitirá autoabastecer toda la red viaria bajo gestión de la Generalitat y reducir 5.000 toneladas de CO2 anuales

La Generalitat de Catalunya estudia instalar placas fotovoltaicas en el espacio liberado de las cuatro áreas de peaje de la C-32 norte y la C-33. Con este proyecto, que se redactará el próximo año para su finalización en 2023, se espera generar energía suficiente para abastecer la red viaria de la Generalitat en su totalidad. La inversión prevista es de 8,5 millones de euros, que se suman a los 8,4 millones presupuestados el pasado agosto para la retirada de los peajes y el mantenimiento de las vías.

Las nuevas placas fotovoltaicas ocuparán un total de 11 hectáreas y generarán 20.000 megavatios-hora de energía al año. Esto supondrá, según estimaciones de la consejería de Polítiques Digitals i Territori, un ahorro de 5.000 toneladas de CO2 anuales, una cifra equiparable a sacar 2.800 vehículos diarios de los accesos a Barcelona.

“El 40% de las emisiones en Catalunya provienen del tráfico rodado”
Jordi Puigneró Vicepresidente de Polítiques Digitals i Territori

“El Gobierno de Catalunya tiene un firme compromiso en la lucha contra el cambio climático”, ha aseverado el vicepresidente del Ejecutivo catalán y consejero de Polítiques Digitals i Territori, Jordi Puigneró. Con esta política, se busca reducir emisiones de CO2 en el ámbito más contaminante, el tráfico rodado, que genera el 40% de las emisiones en Catalunya.

El vicepresidente ha anunciado la medida en Vilassar de Dalt (C-32), donde esta mañana han terminado los trabajos para liberar los tres carriles centrales de la autopista, al igual que en la zona de peaje de Mollet del Vallès (C-33). La Generalitat destaca que estas áreas, junto con las Arenys de Mar y Santa Susanna -que serán liberadas durante la primera quincena de noviembre-, “tienen un gran potencial fotovoltaico dadas sus condiciones de suelo plano y buena radiación solar”.

La consejería espera utilizar la energía generada para el autoabastecimiento de toda la red viaria, y prevé un excedente que se podría destinar a la instalación de electrolineras. Este y otros usos se analizarán durante la redacción del proyecto, donde también se estudiará la compatibilidad con otros usos del espacio como la implantación de park and ride.