30 de noviembre de 2021 | Actualizado 7:22

El puerto de Bilbao contará con su nuevo plan estratégico en el primer trimestre del próximo año

El documento abordará la estrategia del recinto vasco entre 2022 y 2026 y la orientación hacia un futuro a medio plazo entre 2030 y 2050
Autoridad Portuaria de Bilbao

La consultora PricewaterhouseCoopers (PwC)se ha adjudicado la asistencia técnica para la elaboración del Plan Estratégico de la Autoridad Portuaria de Bilbao 2022-2026, que estará finalizado en el primer trimestre del próximo año, según han señalado fuentes de la institución portuaria vasca. El plazo de ejecución de esta asistencia técnica es de cinco meses y el importe total ofertado, impuestos incluidos, es de 133.100 euros. El nuevo plan, además de definir los objetivos estratégicos y la actuación en el mencionado horizonte temporal, “deberá orientar al puerto de Bilbao hacia el futuro a medio plazo, trazando las líneas y objetivos a 2030 y 2050”, según recoge el pliego de prescripciones técnicas de la licitación.

El plan estratégico abordará una reflexión sobre el modelo de gestión y las infraestructuras

Según este documento, el plan estratégico “deberá abordar una reflexión estratégica sobre el puerto en el horizonte temporal 2022-2050”. Entre los aspectos a considerar en la misma, se encuentran “el modelo de gestión, el régimen jurídico e institucional, las novedades legislativas y de planificación comunitaria, las infraestructuras portuarias existentes y en ejecución, y la realidad actual del enclave, sus tráficos y principales clientes”, según explica el mencionado pliego. En este sentido, PwC ha tenido que proponer la metodología aplicable para la elaboración del plan que, según el pliego de prescripciones técnicas, “en ningún caso podrá consistir en una mera revisión del plan estratégico vigente, relativo al periodo 2018-2022”.

La institución portuaria vasca ha apuntado que la “aceleración de tendencias que venían desde hace varios años y, sobre todo, el impacto de la pandemia, dibujan un futuro disruptivo”. Ante este nuevo escenario, ha añadido, “considera necesario concluir esta etapa y definir una nueva hoja de ruta con retos a 2026 y que, además, sirva para enfocar el medio y largo plazo”. La autoridad portuaria ha indicado que existen “retos específicos del sector logístico-portuario, como son la orientación al cliente, la sostenibilidad económica, social y medioambiental, la integración modal o el desarrollo tecnológico y digital”. Por ello, pretende “impulsar la competitividad de los clientes y dar respuesta a las necesidades logísticas de la industria estratégica del territorio”, señala el pliego de prescripciones técnicas.