1 de diciembre de 2021 | Actualizado 19:33
Autoridad Portuaria de Tarragona

Tarragona estrena su nuevo muelle de cruceros para dar un salto de escala

La infraestructura recién inaugurada dispondrá de una nueva terminal con la que el puerto aspira a batir su récord de cruceristas en dos años

El muelle de Balears del puerto de Tarragona ya es una realidad. Tras un año y medio de obras, la infraestructura completada recientemente permitirá al recinto realizar un salto de escala en el movimiento de cruceros hasta la fecha. Según las palabras del presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset, se trata de “un paso adelante” para “recuperar y superar en dos años las cifras récord de 128.000 pasajeros que conseguimos en 2019”.

A este objetivo, contribuirá también la construcción de la nueva terminal de cruceros, actualmente en licitación su explotación y gestión durante 12 años. Se prevé que el adjudicatario se haga público entre finales de este año y principios del próximo para que pueda estar en marcha a partir de marzo de 2022. La instalación significará “disponer de un nuevo espacio de más de 5.000 metros cuadrados, cómodo y funcional, para dar un mejor servicio a los pasajeros de los cruceros de las próximas temporadas”, ha manifestado Cruset. Esta futura terminal se ubicará en el muelle de Balears, en el que se han invertido 30 millones de euros para crear una explanada de 45.000 metros cuadrados y que puede acoger hasta un máximo de cuatro cruceros de medio tamaño de forma simultánea con una línea de atraque de 700 metros de longitud.

El gestor de la nueva terminal de cruceros se definirá entre finales de 2021 y principios de 2022

En el transcurso del acto de inauguración del citado muelle, los participantes han destacado también la necesidad de descarbonizar la actividad portuaria. En este sentido, la nueva infraestructura está preparada para implantar el suministro de energía eléctrica a los cruceros durante su escala “en el momento en que las empresas del sector implanten esta tecnología”, han concretado desde la autoridad portuaria. De hecho, se han contemplado cinco arquetas para el suministro de electricidad, de las que una de ellas ya está conectada a la red para su uso.

DIVERSIFICAR Y DESESTACIONALIZAR CRUCEROS
La nueva instalación para cruceros será básica para “reforzar y mejorar la estrategia de diversificación y de desestacionalizar el turismo” del territorio. Entre 2013 y 2019, el puerto de Tarragona ha totalizado 196 escalas de cruceros y ha superado los 300.000 pasajeros. En este periodo, el número de escalas se ha multiplicado por 20, desde las tres escalas de 2013 hasta las 63 de 2019. Consecuentemente, también el tráfico de cruceristas se ha multiplicado, desde los 1.394 del ejercicio 2013 a los más de 128.000 de 2019, el techo hasta ahora del recinto catalán.