30 de noviembre de 2021 | Actualizado 7:22

Catalunya reduce sus emisiones de CO2 a niveles inferiores a los registrados en 1990

La contaminación ligada al sector aéreo ha disminuido el 48,3% respecto a 2019 y ha aumentado el uso de energías renovables
Pexels

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en Catalunya se han reducido, por primera vez en la serie histórica, y se han situado en 2020 en niveles inferiores a los de 1990. Esta ha sido la primera estimación de la consejería d’Acció Climàtica de la Generalitat de Catalunya, que ha seguido las metodologías utilizadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para analizar las emisiones. Según los resultados obtenidos, en 2020 Catalunya estima un total de 38,5 millones de toneladas de CO2 emitidas, una cifra que supone la reducción global del 12,4% respecto al 2019 y del 33% en relación a los niveles del año 2005.

Esta caída está ligada a las limitaciones de actividad y movilidad ocasionadas por la pandemia, especialmente durante el confinamiento. El resultado, según apunta la Oficina Catalana del Canvi Climàtic (OCCC) del departamento que ha publicado las estimaciones, es producto directo de la reducción del consumo de combustibles fósiles, así como de su producción general, además de un incremento del uso de energías renovables como la electricidad. De esta manera, se ha potenciado la generación de la electricidad para compensar la disminución de los combustibles fósiles.

Se ha registrado un descenso del 33% de emisiones de dióxido de carbono respecto a 2005

Por esta razón, las emisiones asociadas al conjunto del transporte descendieron el 15%, seguido de un descenso global del 8% de las emisiones relativas a la industria y del 31% de aquellas derivadas de la generación eléctrica. El descenso más notable se ha producido en el sector aéreo, que ha reducido a aproximadamente la mitad sus emisiones (48,3%) respecto a 2019. De acuerdo con los objetivos marcados por la Unión Europea de reducir las emisiones globales el 20% respecto a 1990 y de aumentar el uso de energías renovables el 20%, la OCCC afirma que Catalunya ha cumplido con todos ellos. Un ejemplo de ello son estas estimaciones, que registran un total de emisiones del 1% inferior a los niveles de 1990. Según la evolución histórica, el pico de emisiones se produjo en 2005, aumentaron desde 2013 hasta 2017 y desde entonces se han mantenido relativamente estables.