28 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31
El delegado especial del Estado para el CZFB, Pere Navarro, y el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona, Eloi Badia, este martes durante la firma del convenio | Consorci de la Zona Franca de Barcelona

La Zona Franca de Barcelona se alía con el ayuntamiento para favorecer la energía fotovoltaica

Las dos entidades se comprometen a usar dos millones de metros cuadrados para la generación de energía fotovoltaica en la zona franca

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona han firmado un convenio para instalar dos millones de metros cuadrados de placas fotovoltaicas en las cubiertas industriales de las empresas situadas en el polígono de la zona franca. Esta generación de energía renovable estará destinada al autoconsumo individual, así como al comunitario.

Aunque todavía no existe un calendario concreto, el delegado especial del Estado en la zona franca, Pere Navarro, ha manifestado su voluntad de que las placas se instalen cuanto antes. Tras la firma de este convenio, la Zona Franca de Barcelona realizará un seguimiento de las empresas con posibilidad de implantación de un parque solar, bajo el paraguas el proyecto Ecocircular, además de incluir la cláusula de generación fotovoltaica en los contratos de arrendamiento de parcela que se firmen en el polígono.

El ayuntamiento se compromete a facilitar incentivos económicos para el desarrollo de placas solares

Por su parte, el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona, Eloi Badia, ha asegurado que hay empresas que tienen capacidad de generación, pero no de consumo, mientras que otras tienen el consumo, pero no tales capacidades. De este modo, con la firma de este convenio se crearán comunidades energéticas que permitan compartir la electricidad generada.

El ayuntamiento de la capital catalana se compromete a crear un mapa de actores interesados en invertir y gestionar las instalaciones, así como poner al alcance de las entidades del consorcio un apoyo técnico para analizar los espacios potenciales para la generación de energía. Además, el consistorio evaluará la relación económica entre propietario, generador, operador e inversor, y facilitará incentivos económicos que permitan desarrollar “de forma ágil” este tipo de instalaciones.

En este sentido, Badia ha recordado que esta actuación se suma a la propuesta presente en las ordenanzas fiscales del ayuntamiento para 2022, que contempla reducir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las empresas que instalen paneles solares un 30% durante tres periodos impositivos. Esta iniciativa se engloba en el compromiso del consistorio de reducir emisiones, recogido en la declaración de Emergencia Climática firmada en enero del 2020, y se suma a otras que ya desarrolla la zona franca en relación con la generación energética y aprovechamiento de energía residual.