27 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31

Ergransa amplía su capacidad de almacenaje para cereales en Barcelona

La terminal de graneles pone en marcha un nuevo espacio de 6.000 metros cuadrados para dar cabida a 35.000 toneladas de cereales
Silos verticales de Ergransa a pie de muelle en su terminal del puerto de Barcelona | Ergransa

El nuevo almacén de Ergransa (Holding M. Condeminas) en el puerto de Barcelona iniciará sus operaciones de forma inminente. Tras tres millones de inversión y un año de obras, la instalación con una superficie útil de 6.000 metros cuadrados y ubicada en el espacio utilizado por el antiguo almacén de Tramer (ICL iberia) permitirá almacenar 35.000 toneladas de graneles agroalimentarios dentro de la concesión de Ergransa.

El consejero delegado de Holding M. Condeminas y de Ergransa, Jordi Archs, ha recordado que “hasta ahora utilizamos el almacén denominado Tersaco, lejos de la terminal, mediante autorizaciones administrativas de la Autoridad Portuaria de Barcelona, pero en dicha zona se prevé crear una terminal-estación ferroviaria una vez finalice la construcción del nuevo almacén de Ergransa”. En todo caso, “durante 2022, solaparemos el máximo de meses posible ambos almacenes con el fin de ofrecer al mercado agroalimentario catalán una capacidad complementaria que permita un mayor tráfico de buques por el puerto de Barcelona” ha manifestado Jordi Archs.

“El almacén para cereales está dentro de nuestra concesión, lo que reduce acarreos y costes”
Jordi Archs Consejero delegado de Holding Condeminas y Ergransa

El nuevo almacén para agroalimentarios se dotará de placas fotovoltaicas que se instalarán en el 50% de su cubierta durante el primer trimestre de 2022 para autoconsumo propio y con una reducción de emisiones de 200 toneladas anuales de CO2. A su vez, según ha explicado la terminal de Holding M. Condeminas, “su ubicación en la concesión de Ergransa disminuirá el coste de transporte que actualmente tiene desde Tersaco, contribuyendo también a la reducción de emisión de CO2 en línea de los objetivos medioambientales que la empresa tiene fijados en su plan anual”.

También en el ámbito de la sostenibilidad y de la calidad operativa, la empresa dispone de diversas certificaciones ISO (14001, 9001 y 22000) y EMAS. Según han asegurado desde Ergransa, estos certificados suponen un elemento diferenciador respecto a otras terminales dedicadas a estos tráficos.

HABAS DE SOJA Y CEREALES, EL DOBLE VECTOR DE CRECIMIENTO DE ERGRANSA
La terminal, que inició su actividad en 1961, manipula dos tipos de productos: cereales y haba de soja (semilla oleaginosa). Dispone de una capacidad de 145.000 toneladas en tres edificios de silos verticales con 166 celdas independientes de diferentes capacidades. Según explica la compañía, esta infraestructura garantiza “la separación de los diferentes productos manipulados” y garantiza “su trazabilidad e identidad”, especialmente por la necesidad de diferenciar los genéticamente modificados de los que no lo están. La capacidad de almacenaje de la terminal se complementa con un almacén horizontal propio con capacidad de 25.000 toneladas y con la utilización actual del almacén de Tersaco de 30.000 toneladas.

El puerto de Barcelona es la principal puerta de entrada de la haba de soja en el Estado español

Estas instalaciones permiten a Ergransa manipular un tráfico total de entre 1,3 y 1,5 millones de toneladas anuales. De este volumen, unas 800.000 toneladas corresponden a habas de soja con destino a la fábrica molturadora conectada a la terminal (Bunge). “Cabe recordar”, ha comentado Jordi Archs, “que el puerto de Barcelona es la entrada de 1,6 millones de toneladas de habas de soja anualmente (800.000 toneladas por Ergransa), que suponen el 50% del total importado de esta semilla oleaginosa en España”. Estas cifras de importación sitúan al puerto de Barcelona “como el primer puerto en descarga y manipulación de esta semilla del Estado español”.

En el caso de los cereales, su movimiento varía en función de “las producciones de las cosechas tanto españolas como europeas, que determinan el volumen anual de importaciones que necesita España al ser un país deficitario en su producción y necesitar de importaciones para cubrir la demanda interna”, han recordado desde Ergransa. Las habas de soja provienen de diferentes orígenes, aunque principalmente provienen de Brasil y EEUU. En lo referente a los cereales, la terminal importa mayoritariamente producciones del centro de Europa, Ucrania y Rusia.

Centro de preferencias de privacidad

Anuncios

Estadísticas

Google Analytics