1 de diciembre de 2021 | Actualizado 19:33

La demanda de carga aérea beneficia al sector ante la llegada de la temporada alta

El crecimiento de volúmenes de mercancías se mantiene estable, pero aumenta la presión sobre la capacidad por la congestión mundial
DHL

Las constantes disrupciones de la cadena de suministro, sumadas a los cuellos de botella ocasionados por el transporte marítimo y la falta de materiales, como los semiconductores, continúan siendo los principales incentivos para el sector aéreo. Gracias a la coyuntura internacional, los volúmenes de carga aérea mantienen un crecimiento estable desde julio y ha registrado un aumento del 9,1% en septiembre en comparación con el mismo mes de 2019. Los movimientos de mercancías por vía aérea experimentaron un incremento del 7,7% en agosto y del 8,6% en julio respecto a niveles prepandémicos. Por otra parte, los últimos datos publicados por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) muestran que la capacidad se mantiene en números negativos y que en septiembre ha sufrido una disminución del 8,9% respecto al mismo mes en 2019.

El director general de IATA, Willie Walsh, ha destacado que la congestión de la cadena de suministro es “beneficiosa” para la carga aérea, ya que “los fabricantes recurren al transporte aéreo por su rapidez”. “Pero las graves restricciones de capacidad siguen limitando la capacidad de la carga aérea para absorber la demanda adicional. Si no se solucionan, los cuellos de botella en la cadena de suministro, ralentizarán la recuperación económica del Covid-19”, sostiene. Para aliviar las disrupciones de la supply chain, la asociación aérea internacional ha instado a los gobiernos a “ofrecer inventivos políticos innovadores para abordar la falta de mano de obra donde exista”, así como a restaurar la conexión internacional para “aumentar la capacidad de belly cargo” y a “asegurar que las operaciones de tripulación aérea no se vean obstaculizadas por las restricciones del Covid-19 diseñadas para los pasajeros”.

Según el último informe de la IATA, la rotación de inventario se mantiene baja ante el pico de demanda que ocasionará el Día del Soltero, el Black Friday y el Cyber Monday. Para la carga aérea, estos datos son positivos, pero aparecen nuevas restricciones de capacidad que pondrían en riesgo esta oportunidad. Por otro lado, el alto precio de los fletes marítimos ha provocado una mejora de competitividad de la carga aérea. Antes de la pandemia, afirma la asociación aérea internacional, el precio medio para mover carga aérea era 12,5 veces más caro que el transporte marítimo. En septiembre de 2021, esa diferencia se ha reducido considerablemente y el coste de carga aérea solo es tres veces superior al marítimo.

La congestión en el sector manufacturero de China está ocasionando que la demanda se vea afectada. Aunque los volúmenes de mercancía se incrementasen en 4,5% en septiembre respecto al mismo mes en 2019, la cifra se ha desacelerado en comparación con el aumento del 5,1% del mes pasado. La demanda de carga aérea de aerolíneas en América Latina continúa registrando una caída drástica respecto a niveles prepandémicos. En septiembre de 2021, ha experimentado un retroceso del 17,1% respecto a 2019, una cifra que empeora su pronóstico tras registrar el descenso de demanda del 14,5% en agosto.

Por otra parte, el resto de regiones han registrado cifras positivas en relación a la carga aérea. Europa mantiene un incremento de sus volúmenes de carga y ha registrado un incremento del 5,3% en septiembre respecto a niveles prepandémicos, especialmente en la ruta con el norte del Atlántico (un aumento del 6,9% en comparación con el mismo mes de hace dos años). Sin embargo, su capacidad se contrajo hasta el 13,5%. La demanda de rapidez ante la congestión marítima ha incrementado la carga aérea de América del Norte, que h registrado un aumento en septiembre del 19,3% respecto a niveles prepandémicos. Por su parte, las aerolíneas de Oriente Medio mantienen el auge de carga aérea y en septiembre registraron un aumento del 17,6% respecto a 2019. El incremento más elevado corresponde a África. Sus volúmenes de carga aérea han experimentado un aumento significativo del 34,6% en septiembre por noveno mes consecutivo y sus cifras de capacidad son las únicas que se mantienen en datos positivos con un incremento del 6,9%.