1 de diciembre de 2021 | Actualizado 19:33

Las empresas ferroviarias reclamarán daños millonarios a Renfe y Deutsche Bahn

La Audiencia Nacional ha rechazado los recursos de ambas compañías contra la sanción de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia
J.C.P.

Las empresas ferroviarias privadas afectadas por los acuerdos entre Renfe y varias empresas del grupo Deutsche Bahn, sancionadas en 2017 por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), han iniciado el proceso para reclamar daños por a ambas compañías. Así lo ha confirmado el presidente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), Juan Diego Pedrero, tras la publicación de la sentencia de la Audiencia Nacional que rechaza el recurso presentado por Renfe contra la resolución de la CNMC que ha multado al operador estatal con 65 millones de euros por incumplir los artículos 1 y 2 de la Ley de Defensa de la Competencia y el 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Pedrero ha señalado que aún “es pronto para cuantificar los daños, pero estimamos que la reclamación no será inferior a una cantidad entre 15 y 20 millones de euros”. El presidente de la AEFP ha recordado que hace unas semanas “también se publicó la sentencia que rechazaba el recurso de Transfesa sobre la sanción de Competencia, que en este caso era de 10,1 millones de euros por incumplir el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia y el 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.

SANCIONES POR LIMITAR LA COMPETENCIA EN EL FERROCARRIL DE MERCANCÍAS
Renfe y varias empresas del grupo Deutsche Bahn fueron sancionadas en 2017 por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) con un total de 75 millones de euros por “entorpecer la liberalización del transporte ferroviario de mercancías por ferrocarril”. En concreto, la empresa estatal y el grupo alemán fueron sancionados por infringir el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia y 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea “consistente en establecer acuerdos y prácticas concertadas, restrictivos de la competencia por su efecto”. La multa para la operadora española fue de 49,9 millones de euros y para las empresas del grupo alemán de 10,5 millones de euros. Además, Renfe fue sancionada por incumplir el artículo 2 de la Ley de Defensa de la Competencia y el 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea con 15,1 millones de euros por una “discriminación comercial abusiva, al menos, a las empresas ferroviarias miembros de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP)”, indicó Competencia en su momento.

En este sentido, Pedrero ha subrayado que esta reclamación de daños “se va a realizar por cada una de las empresas afectadas en el periodo de siete años en el que se sitúan los hechos” y ha afirmado que la asociación que preside “va a coordinar el trabajo para poder realizar estas reclamaciones, que tendrán que hacer las siete empresas afectadas”. En este sentido, Juan Diego Pedrero no sabe todavía “si todas las empresas van a presentar esta reclamación de daños, porque tiene un coste”, pero prevé que todas “van a estar interesadas porque en la actualidad, el proceso de reclamación de daños es más sencillo que antes de la transposición de la directiva de Reclamación de Daños”. El presidente de la asociación ha puntualizado que si “hubiera una posibilidad jurídica de realizar una reclamación conjunta por parte de la asociación, lo haríamos de este modo”. Asimismo, ha confirmado que esta reclamación de daños se va a llevar a cabo de forma conjunta para Renfe, su división de mercancías y Deutsche Bahn Group.

Las empresas privadas estiman que la reclamación no será inferior a una cifra entre 15 y 20 millones de euros

El proceso que van a seguir las empresas y que va a coordinar la asociación “consiste en la evaluación de las cuentas, los resultados de explotación, la cifra de negocio y los proyectos de inversión que no se han podido hacer por esta situación”, ha explicado Pedrero. “En definitiva”, ha añadido, “se trata de evaluar las cuentas de la empresa y cómo podría haber sido su facturación en el caso de no haber existido estas prácticas”. “En cualquier caso”, ha apuntado el presidente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas, “todos los pasos van a estar avalados por argumentos y peritajes econométricos sólidos”.

“Nos gustaría abrir un proceso de diálogo para no tener que llegar a los tribunales”
Juan Diego Pedrero Presidente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP)

Juan Diego Pedrero ha apuntado que desearían “que ambas compañías estuvieran abiertas al diálogo para no tener que judicializar todas estas cuestiones y tener un ámbito para discutir y hablar en lugar de tener que llegar a los tribunales”. Sin embargo, desconoce “la intención de ambas compañías en cuanto a negociar”, y ha afirmado que en el caso de Transfesa, participada por Renfe y Deutsche Bahn, “creo que sería más sencillo, porque Renfe tiene una posición más enrocada que le ha llevado a presentar recurso tras recurso hasta perderlos todos”. En este sentido, Pedrero ha recordado que Renfe puede recurrir al Tribunal Supremo y “este puede o no admitir el recurso, pero, en cualquier caso, entraría sobre la cuestión de la forma, y no sobre el fondo”.

Con motivo de esta sanción, la compañía ferroviaria pública ha provisionado un mínimo del 65% del importe total de la multa impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Según las cuentas anuales de 2020 de Renfe Mercancías, la confianza por parte del grupo en que la sanción fuera reducida de forma significativa, llevó a la dirección de la empresa pública a provisionar 42,3 de los 65 millones de euros impuestos por la CNMC. Al asumirse la multa de forma solidaria al 50% entre Renfe Operadora y Renfe Mercancías y tras intentar cerrar de forma infructuosa el expediente sancionador con una propuesta de terminación convencional, la filial de mercancías registró en el ejercicio de 2016 una dotación de 21,1 millones de euros.