27 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31

Adif exigirá daños y perjuicios por el cártel de seguridad y comunicaciones ferroviarias

Competencia ha corroborado en los últimos años dos cárteles de empresas de infraestructura ferroviaria que generaron un fuerte impacto en Adif
Adif

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) tiene previsto licitar a corto plazo el contrato para la defensa y la reclamación de daños y perjuicios contra el cártel recientemente sancionado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por repartirse contratos del antiguo ministerio de Fomento para infraestructura ferroviaria. En concreto, las empresas multadas por la CNMC (Alstom, Bombardier, Cafs, Cobra, Nokia, Siemens Rail, Siemens y Thales) se repartieron 82 contratos de construcción, suministro, instalación, puesta en servicio y mantenimiento de las instalaciones de seguridad y comunicaciones, tanto para la red ferroviaria de alta velocidad como para la convencional, entre 2002 y 2017, según ha recogido la resolución del organismo de competencia. Estas prácticas han supuesto una multa conjunta de 127,3 millones de euros por parte de la CNMC.

“La gravedad de las conductas sancionadas por la CNMC”, ha señalado el administrador ferroviario, “hace imprescindible que Adif y Adif Alta Velocidad reclamen los daños causados”. El gestor de infraestructura ferroviaria ha apuntado que estas reclamaciones “resultan muy complejas, además de por la cuantía y la cantidad de implicados, por tratarse de un procedimiento relativo al derecho de la competencia, con sus propias normas y particularidades derivadas”. “Por todo ello”, ha añadido, “resulta imprescindible disponer de una asistencia con conocimientos específicos en esta materia y en dichos procesos”.

Competencia “ha impuesto en los últimos años importantes multas a diversas empresas del sector por formar cárteles para repartirse contratos de Adif y Adif Alta Velocidad”. Además del mencionado, Adif ha recordado que en el año 2019 fue sancionado por la CNMC un cártel que se repartió contratos de electrificación y electromecánicas ferroviarias. Para este caso, el administrador ferroviario ha licitado recientemente por importe de algo más de tres millones de euros el contrato de servicios de representación y defensa jurídica para la reclamación de los daños y perjuicios causados. Este contrato se ha dividido en tres lotes.

El primero de ellos, por valor de algo más de 1,1 millones de euros, reclamará los daños y perjuicios causados por las empresas del cártel para el reparto de contratos para la construcción, suministro, instalación y mantenimiento de sistemas de electrificación en líneas de alta velocidad. Adif ha señalado que se vieron afectados por este cártel “un total de 24 contratos entre 2008 y 2016, con un importe de adjudicación de más de 837,8 millones de euros”. El segundo de los lotes, licitado por 60.500 euros, está destinado a la defensa y reclamación de daños por el reparto de las licitaciones convocadas para la construcción, suministro, instalación y mantenimiento de equipos electromecánicos en líneas de alta velocidad. “En concreto”, ha indicado la compañía, “se vieron afectadas cinco licitaciones entre 2012 y 2015”.

Adif considera “imprescindible” reclamar daños ante la gravedad de las conductas sancionadas por Competencia

El tercer lote, licitado por algo más de 1,8 millones de euros, es para la defensa y reclamación de los daños y perjuicios generados por el cártel para el reparto de licitaciones de mantenimiento de sistemas de electrificación en la red convencional. Adif ha señalado que afectó “a 239 contratos con un importe de adjudicación superior a los 134,8 millones de euros entre 2002 y 2016”. “En cada uno de ellos”, ha indicado el administrador ferroviario, “los servicios jurídicos contemplan todas las actuaciones necesarias para materializar la representación y defensa jurídica durante el transcurso del procedimiento de reclamación de daños y perjuicios, que incluye la actividad previa a la interposición del correspondiente procedimiento judicial y la ejecución de sentencia”.

A raíz de la resolución de la CNMC sobre este cártel, Adif y Adif Alta Velocidad decidieron en 2019 incluir medidas de control adicionales en sus procesos de contratación. El gestor ferroviario ha incluido en sus pliegos “nuevas condiciones de ejecución, por las que los licitadores y adjudicatarios deben comprometerse a respetar los principios de igualdad, libre concurrencia, transparencia e integridad y a abstenerse de comportamientos colusorios o de competencia fraudulenta”. Se ha incorporado, además, “una nueva cláusula de integridad y lucha contra el fraude en la que se establecen todas las obligaciones de las empresas licitadoras y del adjudicatario, así como las consecuencias derivadas de posibles incumplimientos”. Esta cláusula, ha apuntado Adif, “tiene como objetivo evitar prácticas contrarias a la libre competencia y perjuicios a Adif como entidad contratante”.