27 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31

Aena cierra el plazo para ser su socio en el nuevo desarrollo inmologístico de Madrid-Barajas

Se han presentado, al menos, siete firmas al concurso impulsado por el gestor aeroportuario, que prevé seleccionar a su socio en 2022
Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas | Aena

El gestor aeroportuario Aena cerró el pasado fin de semana el plazo para la presentación de candidaturas al desarrollo de actividad logística en la Airport City Adolfo Suárez Madrid-Barajas, la denominada Área 1. Con ello, Aena espera encontrar un socio con el que construir una empresa conjunta centrada en el desarrollo logístico que supone la superficie de 28 hectáreas del aeropuerto destinadas a dichas actividades. Entre las candidatas a explotar ese área, se encuentran Merlin Properties, Goodman, VGP, Segro, Panattoni, CBRE o Prologis. A finales de este año, se seleccionará al socio y se adjudicará el contrato para el primer trimestre de 2022.

107 millones de euros

El presupuesto de la operación es de 107 millones de euros y Aena se reserva el 35% del capital

El presupuesto de base, según fuentes de Aena, alcanza los 107 millones de euros antes de impuestos y la compañía excluirá ofertas que no superen los 57,6 millones de euros. Una vez constituida la nueva sociedad conjunta, el operador aeroportuario tendrá los derechos de suelo por un plazo de 75 años y se reservará el 35% del capital. La empresa que resulte elegida para ser su socia tendrá que permanecer un mínimo de siete años en la sociedad conjunta.

La primera fase que ha salido a concurso está enmarcada dentro de las superficies dedicadas a desarrollo logístico y actividades asociadas aeroportuarias. El proceso se ha estructurado en una primera fase, de calificación, en la que las empresas interesadas en asociarse con Aena presentarán la documentación requerida; y una segunda fase, de adjudicación, en la que se publicará un pliego al que accederán sólo las empresas que hayan superado la primera fase para que los inversores preparen el plan de negocio, explican fuentes de Aena.

El terreno edificable del Área 1 posee una extensión máxima de 152.914 metros cuadrados y cuatro hectáreas más para zonas verdes. Está ubicado en las inmediaciones de la M-12, M-50, A-2 y del Corredor del Henares y Aena pretende darle mayor grado de explotación a la infraestructura y aumentar el volumen de suelo dedicado especialmente al comercio electrónico.

Además de naves de almacenaje y cross docking, también tendrán cabida instalaciones de servicio a la aviación. “Este proyecto consolidará al aeropuerto como un centro de desarrollo que atraerá inversión, riqueza y empleo, tanto a las poblaciones del entorno como a Madrid y a todo el país”, aseguran desde Aena. Las compañías candidatas deben tener experiencia en el diseño y promoción de un mínimo de 300.000 metros cuadrados de superficie dedicada a logística en los últimos 15 años, y demostrar al menos cinco de gestión de activos por el mismo volumen.

2,1 millones de metros cuadrados

El proyecto Airport City cuenta con 2,1 millones de metros cuadrados para construir naves y espacios comerciales

Esta licitación es el primer paso de Aena dentro de su proyecto Airport City para el aeropuerto de Barajas. Este plan se caracteriza por la edificabilidad de 2,1 millones de metros cuadrados para naves logísticas, edificios de oficinas y espacios comerciales, entre otros usos, en una superficie de 323 hectáreas. Según Aena, el aeropuerto de Madrid “tiene potencial para el desarrollo de esas 323 hectáreas de suelo hasta el año 2060, de los que se van a licitar las 32 primeras, el 10% del total”. El suelo es urbano y los accesos ya están ejecutados, por lo que quedaría el proyecto de ordenación, de la que se ocupará la propia Aena.

Los planes de la empresa pasan por dedicar 257 hectáreas a actividades logísticas, con 1,4 millones de metros cuadrados de aprovechamiento. Habrá 62 hectáreas para la Aircity frente a la Terminal 4, donde se construirán hoteles, centros de convenciones y oficinas sobre suelos ya preurbanizados. Las nueve hectáreas restantes irán destinadas a actividades aeronáuticas y de carga, así como a la construcción de hangares.