28 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31
Víctor Romia Director de Customer Fulfillment de Amazon en España

“Damos la opción de que lleguen los productos juntos y más tarde o por separado y antes”

Víctor Romía, director regional de Customer Fulfillment de Amazon en España | Amazon

Perfil

Víctor Romía
Víctor Romía
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Catalunya y MBA por IESE. Antes de incorporarse a Amazon, trabajó durante tres años en Ferrovial Agroman en el diseño de estaciones de metro y puentes. En 2013, se incorporó a Amazon donde ha desarrollado su carrera profesional: primero en las posiciones de Area Manager, Operations Manager y Senior Operations Manager y posteriormente y durante dos años de General Manager del centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat (Barcelona). En mayo de 2020, asumió el cargo de Process Engineering Director para Europa, justo antes de posicionarse en junio de 2021 como director de Amazon Customer Fullfilment para España.

Amazon celebra diez años de su llegada a España con la opacidad habitual respecto a desvelar estrategias o planes de futuro. En esta década, ha abierto más de 30 plataformas entre centros logísticos, centros de distribución y estaciones de última milla, un crecimiento en infraestructuras que ha ido de la mano de las ventas. Su director regional de Customer Fulfillment España, Víctor Romía, señala que ampliar la selección de productos, mantener los precios bajos y ofrecer entregas cada vez más rápidas ha sido la hoja de ruta desde su llegada. El directivo del gigante del ecommerce no concreta novedades, pero asegura que seguirán creciendo y apunta a la automatización de los centros como piedra angular en la mejora de la eficiencia.

Los desequilibrios en los flujos de transporte a nivel global pueden llevar a retrasos en la llegada de pedidos, no solo de componentes tecnológicos, sino de cualquier tipo de producto. ¿Están acusando esta carencia de productos? ¿Más que otros años?

Somos un jugador más en el universo del supply chain global y cuando se producen ciertas disrupciones, nos pueden impactar también. en todo caso, mientras hay empresas que han tenido que parar su producción, nosotros hemos abierto los centros en los plazos que teníamos previstos y nuestros equipos han trabajado con anticipación para adaptarse al a situación lo mejor posible.

¿Qué cambios realizan en la cadena logística para los picos de demanda como el Black Friday o Navidad? ¿Y en un año como este, están aumentando el stock para responder a la demanda?

Black Friday es lo que marca un poco el principio de la campaña de Navidad y en España tenemos la peculiaridad de que dura hasta los Reyes Magos. Antes del Black Friday, lo que hacemos es aumentar el ‘inbound’, las unidades que nos llegan a nuestros centros logísticos, que están en inventario y, por tanto, disponibles para que puedan adquirirlas los clientes. Dos o tres semanas antes de estas fechas claves, la prioridad es que tengamos estas unidades disponibles en inventario en nuestros centros y, a partir de ahí, continuamos aumentando este ‘inbound’ y teniendo unidades en nuestros centros, porque queremos que el producto esté disponible hasta principios de enero.

Dos semanas antes de Black Friday ya tenemos los productos disponibles en el inventario”

La compañía ha sido especialmente activa en esta segunda mitad del año en la puesta en marcha de nuevas estaciones logísticas en España. ¿Ha alcanzado ya la red logística de Amazon en España su punto idóneo de maduración o aún contemplan zonas en las que crecer con nuevas instalaciones?

Vamos a seguir creciendo y, al final, durante estos diez años y mirándolo perspectiva, hemos hecho una inversión de más de 6.800 millones de euros entre infraestructuras y salarios. Para el año que viene, ya hemos anunciado la apertura de dos centros más logísticos, el de Girona y el de Onda, en Castellón.

¿Contemplan la creación de ‘dark stores’ insertas dentro de la malla urbana de las grandes ciudades españolas para reducir tiempos y desplazamientos?

Al final, como Amazon, no desvelamos muchos planes a futuro, pero vamos a continuar trabajando para mejorar la experiencia de nuestros clientes. Un punto a favor que tienen nuestros centros logísticos en España es que están muy cerca de las grandes ciudades: el centro de San Fernando de Henares está a 15 kilómetros de Madrid, el de El Prat está a 12 kilómetros de Barcelona… Con lo cual, ya estamos muy cerca de las grandes ciudades. En Estados Unidos, hemos ido probando otros modelos como Amazon Go y aquí tenemos Amazon Fresh, por lo que estamos experimentando con diferentes cosas para mejorar la experiencia.

Respecto a las entregas, ¿su intención es potenciar los puntos de conveniencia con los clientes o prefieren continuar mejorando las entregas a domicilio?

Ya tenemos taquillas de Amazon Lockers, que se empiezan a ver cada vez más en gasolineras, en empresas grandes, etc. Vamos a continuar apostando por las dos, porque el objetivo es mejorar esta experiencia y hacerlo más cómodo y a algunos les funcionará muy bien la entrega en mano si están más en casa, pero igual si no estás durante unos días te resulta más cómodo ir al locker.

Reducimos el embalaje y consolidamos pedidos, pero no todo depende de nosotros”

Existe un cierto debate entre el auge del ecommerce y la sostenibilidad de sus operaciones desde el punto de vista ambiental. ¿Qué medidas está trabajando Amazon en España en este sentido?

Es una de las iniciativas que estamos trabajando más activamente. El ‘Climate Pledge’ es el objetivo que nos hemos puesto, siendo uno de los fundadores, con el que queremos alcanzar cero emisiones netas de carbono en 2040, diez años antes del acuerdo de París. Es un reto ambicioso y nos hemos tenido que poner a trabajar desde ahora. Más a corto plazo, el objetivo es que en 2025 todas nuestras operaciones trabajen ya con energía 100% renovable. En 2020, conseguimos llegar ya al 65%. Todos nuestros edificios están equipados con paneles solares y luminaria led, cuentan con parkings eléctricos, las estaciones logísticas están preparadas para trabajar con furgonetas eléctricas e intentamos maximizar la economía circular. Pensamos que sostenibilidad es algo en lo que tenemos una gran responsabilidad como empresa grande que somos.

También en referencia a la sostenibilidad: han incluido en sus flotas furgonetas eléctricas, han instalado puntos de recarga… ¿Compensan estas actuaciones el impacto medioambiental que tienen las entregas ultrarrápidas que realizan?

Dentro de lo que es más controlable por nosotros, sí trabajamos para controlar esto y tener un impacto positivo. Me refiero a cuestiones como el embalaje: a veces los productos van en su embalaje original para reducir el cartón y el volumen para que ocupen menos en los camiones. En cuanto a las rutas, siempre que es posible, nuestros sistemas de supply chain funcionan de forma que se envíen el máximo número de artículos a los clientes: si podemos consolidar y colocar dos artículos dentro de un envío para optimizar rutas, incluso aunque estos vengan de centros distintos. Al final, sostenibilidad y eficiencia en la mayoría de los casos van de la mano, por lo que intentamos atacar los dos a la vez. En cuanto a la concienciación del cliente, si al hacer este proceso de consolidación implica que los artículos le van a llegar más tarde, le damos la opción de que le lleguen juntos y más tarde o por separado y antes. Al final, no depende de nosotros: si el cliente quiere el producto y no lo compra en la web, cogerá el coche y lo irá a buscar a otro sitio.

Aumentamos el 50% las unidades en inventario en el mismo espacio con los centros robotizados”

 ¿Cómo se afronta en España la devolución de los productos y las polémicas de destrucción de productos devueltos a Amazon que han surgido en otros países?

Como te comentaba, intentamos maximizar la economía circular en los artículos y en las materias de los centros logísticos. Tenemos procesos específicos para lo que llamamos ‘customers returns’, que son estas devoluciones de producto y clasificamos y evaluamos los artículos que nos llegan: algunos estarán perfectos y directamente se vuelven a poner a la venta; otros han sufrido daños y no los podemos vender como nuevos, por lo que aparecen en la web a un precio más bajo como ‘artículo de segunda mano’. Para lo que no podemos darle una segunda vida en la web, tenemos donaciones y otros programas por los que estamos apostando.

¿Cuáles son las líneas de inversión para proveer a la cadena de suministro de mayor eficiencia? ¿Incrementará Amazon la automatización y/o optará por usar tecnologías como la 3D?

Después de abrir nuestro primer centro en San Fernando de Henares, abrimos el de El Prat, el primer centro robótico que Amazon abrió en España. Allí, con el mismo footprint, el mismo tamaño de centro, podemos tener 50% más de unidades en inventario: funciona muy bien en cuanto a sostenibilidad y a estar cerca de los clientes. Inversiones para el año que viene son, principalmente, las que comentaba de los centros, que contarán con tecnologías diferentes. El centro de Onda, por ejemplo, será para artículos grandes y el de Girona es un centro robotizado. Este último tendrá toda la tecnología con la que contamos. Hablamos de tecnologías modulares que usamos dando prioridad a puestos de trabajo que, ergonómicamente, son más pesados, como mover cajas de un palet a una cinta transportadora. Hemos ido desarrollando tecnología donde añadimos automatización para que el operario, en vez de mover esas cajas, simplemente acerca el palet a una máquina que la lleva hasta la cinta. Estamos desarrollando otro tipo de tecnología que vendrá ya en los futuros centros.