30 de noviembre de 2021 | Actualizado 7:22

Alfil Logistics duplica su capacidad en Barcelona dedicada a bebidas espirituosas

El inmueble arrendado por el operador en el Parc Logístic se automatizará por fases y primará soluciones intralogísticas bajas en emisiones
Savills Aguirre Newman

El operador logístico Alfil Logistics ultima el traslado de sus operaciones de bebidas espirituosas desde sus actuales instalaciones en la ZAL del puerto de Barcelona al Parc Logístic de la Zona Franca. La decisión persigue “ganar capacidad en el sector de impuestos especiales para bebidas espirituosas”, especialmente para el tráfico internacional, y “mejorar el servicio”, ha reconocido el director general de Alfil Logistics, Jaume Bonavia. La nueva plataforma alquilada por el operador logístico en el parque de Merlin Properties, que estará operativa el próximo mes de enero, dispone de una superficie de 13.700 metros cuadrados, aproximadamente el doble del espacio del que dispone actualmente en la ZAL.

El director general de Alfil Logistics ha destacado que contemplan la automatización progresiva de las nuevas instalaciones en todas las facetas posibles y que, para ello, trabajan en un plan por fases. Asimismo, Jaume Bonavia ha manifestado que el nuevo centro logístico destinado a bebidas espirituosas operará con equipos intralogísticos que primarán la sostenibilidad y la reducción de la huella de carbono en sus actividades.

El inmueble arrendado, de forma rectangular, cuenta con una longitud máxima de 181 metros y una anchura de 83 metros en su punto máximo, según ha concretado la consultora Savills Aguirre Newman, que ha asesorado a Merlin Properties. Está compuesto por una planta baja de 13.400 metros cuadrados y un altillo de 309 metros cuadrados con vestuarios y zonas sociales para el personal de almacén.

Asimismo, “la propiedad -que está inmersa en un plan de renovación y adecuación de las naves del parque- cambiará los lucernarios del almacén y la iluminación interior a LED para reducir el consumo energético de la nave arrendada y dotar a la operativa interior y su nuevo inquilino de mayor luz natural”, ha explicado Savills Aguirre Newman. La consultora ha subrayado que “se trata de una de las pocas naves aisladas que el parque tiene en su cartera y, a pesar de que la actividad que acogerá será de estocaje y logística, el activo cuenta con 28 muelles automáticos en dos fachadas y una altura mínima de 11 metros bajo jácena, lo cual permite y facilita la actividad de cross-docking.