28 de noviembre de 2021 | Actualizado 8:31
Ceftral / PC Gamer / SCS Software

Conducir un camión por Europa sin salir de la habitación

Miles de personas pasan horas con videojuegos de simulación de camiones, pero ¿podrían atajar la escasez de transportistas profesionales?

César Matías Díaz conduce un camión todos los días durante tres o cuatro horas de promedio. Ha bajado la intensidad de su obsesión por estar pegado al volante, ya que semanas antes podía estar entre cinco y seis horas viajando por Europa. En total, desde el 7 de septiembre de este año, este argentino de 37 años ha alcanzado la cifra de 400 horas como transportista virtual. Al este del Viejo Continente, Juraj Repinac, de 29 años, comenzó sus rutas por Europa hace tres años y aunque parezca mucho tiempo, ha estado 50 horas en la cabina del camión. Son solo dos ejemplos, pero ninguno ha cobrado alguna vez por sus servicios como transportistas, al menos en la vida real. Y es que César Matías y Juraj son dos jugadores de los miles que cada día acceden a videojuegos como Euro Truck Simulator 2 y mueven mercancías de un lado a otro de Europa sin moverse de su habitación. Teniendo en cuenta la escasez de transportistas profesionales en la Unión Europea, ¿estos jugadores podrían ser potenciales conductores en la vida real? Ellos afirman que sí, aunque existen desavenencias con las escuelas oficiales de formación de conductores.

El videojuego Euro Truck Simulator 2 llega a congregar hasta 50.000 y 60.000 jugadores a la vez en hora punta

Según la plataforma digital de distribución de videojuegos Steam, donde la mayor parte de estos jugadores pasan sus horas frente al volante, aproximadamente unas 20.000 personas juegan, de media, a la misma hora en el Euro Truck Simulator 2. En las horas puntas, la cifra asciende hasta los 50.000 o incluso las 60.000 personas. Estos números reflejan la actividad de este videojuego centrado en rutas europeas, pero existen otros bien conocidos por el mismo tipo de jugador que recorren las carreteras estadounidenses (American Truck Simulator, a veces es posible adquirirlo junto a la versión europea), aunque también se pueden conducir autobuses (The Bus y Tourist Bus Simulator) y trenes (Train Sim World 2). Actualmente, la escasez de conductores profesionales en Europa ronda los 150.000 y en el caso de España, según el último informe de Transport Intelligence, se sitúa el déficit en unos 15.000 transportistas. Si estos jugadores diesen el paso a la vida real para conducir camiones por Europa, se podría aliviar al menos a la mitad de la escasez que existe en esta profesión. La cuestión es, si más allá de disfrutar de los paisajes europeos y de experimentar parte del tedio que surge por conducir durante horas, darían el salto al mundo real. Para dar respuesta a esta pregunta, es necesario analizar el perfil de jugador de estos simuladores de conducción.

DISTINTAS EDADES Y PROFESIONES CON UNA PASIÓN COMÚN
La primera clave para acercarse a estos jugadores es que no existe un patrón común. El doctor en Psicología, Ocio y Desarrollo Humano por el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto, Carlos González Tardón, explica que los perfiles “son muy variados, sobre todo porque el interés por los simuladores es intergeneracional y lleva muchos años desde el conocido videojuego de simulación aérea Flight Simulator”. De hecho, asegura, el Euro Truck Simulator 2 “ahora se ha hecho popular entre una generación más mayor por el streaming de Siro López”. Se refiere al periodista deportivo gallego que comenzó hace un año a retransmitir en directo sus partidas durante horas, en las que transporta mercancías en su camión. El rápido enganche a este tipo de videojuegos tiene su explicación en su ritmo lento y la posibilidad de autogestionar los retos: “Los juegos de simulación son los segundos que aprendemos a jugar, solo precedidos por los sensomotores y mucho antes que los juegos de reglas. Va implícito en todos los animales superiores”, sostiene el doctor en Psicología, Ocio y Desarrollo Humano.

Ruta desde el puerto de Algeciras hasta Málaga de la extensión Iberia perteneciente a Euro Truck Simulator 2 | SCS Software

Sobre si es posible que estas personas cambien de profesión a transportistas profesionales, declara que “no es lo mismo jugar al juego, desconectar y estar en casa que acabar en República Checa. También hay que entender las presiones de tiempo que implica, ya que cualquier problema supone un retraso y pérdidas para el cliente y se va arrastrando en los siguientes viajes”. Las duras condiciones de trabajo de los transportistas, como son las largas horas frente al volante, la soledad o el estar lejos de casa también podrían ser un obstáculo para los jugadores, que si se cansan de la partida pueden seguir su vida con solo pulsar el botón de apagado. “El desgaste físico y emocional es muy alto, también el precio familiar a pagar”, añade Carlos González Tardón y matiza que, “como en cualquier juego, no es lo mismo estar dentro del círculo mágico que puedes romper en cualquier momento que el mundo real”.

Si se cansan de la partida, pueden seguir con su vida y evitan las duras condiciones del conductor profesional

No hay que olvidarse del coste que los futuros camioneros desembolsan para obtener los permisos C o C+E, además del CAP. El precio total, con tasas de la DGT para realizar el examen teórico más el coste de cada uno de los exámenes prácticos, supera los 2.000 euros, un coste inabordable en muchos casos para jóvenes o desempleados. Aunque ya existen iniciativas como la propulsada por la Junta de Castilla y León que subvenciona hasta el 75% de la formación, los transportistas continúan demandando más incentivos económicos para ayudar al relevo generacional. También relacionado con aspectos económicos está el salario, que es una de los principales factores para compensar parcialmente las duras condiciones de trabajo de los transportistas.

Sin embargo, los jugadores son conscientes de estas dificultades en la vida real de un conductor profesional. Juraj Repinac actualmente está en el paro tras finalizar la carrera de Biblioteconomía y está considerando el salto profesional a transportista. “Siempre me han encantado los camiones y su conducción, incluso antes de este videojuego, pero el Euro Truck Simulator 2 despertó mi pasión. No era consciente de lo mucho que me gustaban antes de empezar a jugarlo”, confiesa. Sobre los costes de esta profesión, económicos, físicos y sociales, responde que “tengo miedo, pero también me apasiona. Sé que es algo a lo que mi corazón me llama y por eso estoy dispuesto a arriesgarme”. Es decir, podríamos catalogar el perfil de Juraj Repinac como vocacional.

Rucalleja77 es uno de los transportistas profesionales más conocidos en la comunidad de Euro Truck Simulator 2 por sus vídeos tanto a bordo de un camión real, como de sus partidas.

Al otro lado del mapa, César Matías Díaz, administrativo de profesión, opina que “es una actividad de riesgo, también porque estás expuesto a la calle o la ruta, pero supongo que también es satisfactorio si uno hace lo que le gusta”. En su caso va más allá y le gustaría crear una empresa de logística y administrarla, “empezar desde abajo”, como en el videojuego, y luego se animaría a ser transportista “después de la formación concreta real y con las certificaciones correspondientes”. Su hermano es conductor de autobuses y cuenta con el permiso de conducción de camiones, pero él no se había planteado ser camionero hasta que entró en el mundo de Euro Truck Simulator 2: “Cuando juegas a la experiencia, cambia tu parecer. Igual hay una distancia entre jugar y efectivamente tomar la decisión de formarse, sacar los carnets y certificaciones y tomar el volante real”. A pesar de conocer las variables entre el mundo virtual y el real, afirma que “desde hace un tiempo estaba pensando en la posibilidad de probar suerte en Europa laboralmente”, incluso en España “si el salario me alcanza para vivir, mantenerme y cubrir mis gastos básicos”.

Muchos transportistas de la vida real hacen streaming de sus rutas y contestan a cuestiones sobre su profesión

Euro Truck Simulator 2 no solo ha levantado pasiones entre personas que previamente no estaban relacionadas con el transporte y la logística, también lo ha hecho entre los propios transportistas profesionales. “He observado en el juego que hay bastante gente que en la actualidad conduce camiones o está en algún tipo de trabajo relacionado a eso y personas que se han retirado de la actividad. Cuando hacemos convoyes (jugar en modo multijugador), nunca falta alguno que rememora sus días en los camiones de la vida real”, constata César Matías Díaz. Así es cómo muchos de los jugadores se forman en la profesión, a través de experiencias de camioneros.

De hecho, el fenómeno de masas de este videojuego ha llevado a muchos transportistas a retransmitir en directo sus rutas mientras trabajan y durante horas contesten a todo tipo de cuestiones que surjan sobre la profesión, además de mostrar la realidad de este trabajo a quienes solo han vivido la experiencia desde el volante enchufado a su ordenador. Es el caso de Rucalleja77, pero como él hay miles que además de retransmitir en la plataforma Twitch sus trayectos en la vida real, también forman parte de la comunidad de streamers que cada día enseñan sus partidas en el Euro Truck Simulator 2 y comparan ambos tipos de conducción, el real y el virtual. Este es el requisito que el doctor en Psicología Carlos González Tardón había destacado como necesario para conseguir ese salto real al mundo profesional del transporte de mercancías: estos jugadores “tendrían que sacarse los carnets correspondientes y hablar con camioneros del mundo real para entender cuál es el mundo laboral al que pueden acceder”. Entonces, ¿podrían ser futuros camioneros?

HAY MUCHOS CANDIDATOS A SER TRANSPORTISTA, ¿POR QUÉ SIGUEN FALTANDO?
Desde el ámbito de la formación oficial se muestran tajantes sobre este asunto: el Euro Truck Simulator 2 y otros videojuegos de su especie no sirven como paso previo para llegar a ser transportista profesional. “Están más enfocados al mundo de las carreras y son muy básicos, por muy reales que sean”, apunta la responsable de formación de Astic, Ana Muñoz, y afirma que “para formación de conductores profesionales no valen” y “no están autorizados”. Por este motivo, tampoco los recomiendan en sus cursos. “Nosotros utilizamos simuladores de alto rendimiento que tienen movimiento y simulan una cabina real en la que se pueden diseñar patrones de riesgo y diversos escenarios de conducciones para cada situación adversa, y son distintos para cada tipo de vehículo”, explica. Ceftral, la confederación dedicada a la formación profesional en el sector del transporte que pertenece a CETM, y Fenadismer también cuentan con simuladores de este tipo para proporcionar un acercamiento lo más realista posible a sus estudiantes.

Dada la cantidad de transportistas profesionales que difunden información real de la profesión, estos streamers podrían ser buenos aliados de los centros de formación para intentar atajar la falta generalizada de conductores no solo en España, también en otros países europeos. Ana Muñoz reconoce que no se lo han planteado, “ya que no valen para la formación de nuestros conductores profesionales, no es real la formación”. “Nosotros manejamos los sistemas avanzados de asistencia a la conducción”, explica, y con estos videojuegos “no se puede hacer”. Puesto que estas personas no tienen los conocimientos necesarios, Ana Muñoz manifiesta que “no solucionarían nuestro problema de falta de conductores”. “Necesitaríamos conductores formados en las competencias necesarias para conducir y gestionar vehículos industriales pesados de las categorías C1 y C+E de forma segura y eficiente”, añade.

En todo caso, no debiera descartarte el mundo streamer y los videojuegos para atraer a personas externas al sector y jóvenes, como ya han hecho multinacionales como XPO Logistics o MSC. La única opción plausible es que estos jugadores finalmente sientan la necesidad de lanzarse al mundo del transporte de mercancías real a través de una formación real y certificada, pero, mientras tanto, siempre tendrán a su disposición un volante y una pantalla que les permita soñar con la conducción de su propio camión por las carreteras europeas.