4 de diciembre de 2021 | Actualizado 17:39
BRANDED CONTENT

El Port de Barcelona reordena su espacio para crecer de forma sostenible

Patrocinado por:

El Port de Barcelona reordena su espacio para crecer de forma sostenible

La estrategia del Port de Barcelona conjuga la recuperación de la economía con la creación de nuevos espacios para el ciudadano

El Plan Delta fijó los límites físicos del puerto de Barcelona en 1994: a un lado el río Llobregat, al otro la ciudad de Barcelona y el resto queda delimitado por el mar Mediterráneo. Con una superficie de 1.112 hectáreas de superficie total y más de 23 kilómetros de muelles, que a su vez acogen 31 terminales especializadas en todo tipo de tráficos, el recinto catalán se ha convertido en el principal hub logístico del sur del Mediterráneo.

Al mismo tiempo, es la empresa más grande de Catalunya. Su ecosistema está formado por 500 empresas que trabajan diariamente de la mano de 37.000 personas. Su esfuerzo permite aportar 3.500 millones de euros a la economía, que representa el 1,7% del PIB catalán, además de mover el 74% de su comercio internacional. Por esta razón, siempre necesita ir un paso más allá, expandir sus horizontes sin mover sus fronteras. En palabras del presidente del Port de Barcelona, Damià Calvet:

“Nuestro reto es crecer de forma sostenible para reforzar nuestro compromiso con la sociedad, generando nuevos puestos de trabajo, incrementando nuestra aportación a la economía y optimizando nuestro desempeño ambiental”

Además, se trata de un reto doble porque el incremento de valor aportado lo alcanzarán sin crecer físicamente. El IV Plan Estratégico 2021-25 sienta las bases de este crecimiento sostenible para generar, al mismo tiempo, prosperidad a la comunidad donde están situadas sus instalaciones. Este objetivo será realidad a partir de la reordenación de las actividades dentro de la delimitación del recinto portuario, potenciando su sostenibilidad y eficiencia y creando otras nuevas actividades de gran valor añadido que respondan a las necesidades de la sociedad.

Nuevo ciclo inversor

Un crecimiento basado en los criterios de sostenibilidad y digitalización requiere de inversiones importantes que apoyen los planes a futuro. En este sentido, el Port de Barcelona entrará en un nuevo ciclo inversor que sustente los proyectos de los próximos años, siempre siguiendo las prioridades marcadas en su IV Plan Estratégico.

Nuevos accesos terrestres, viarios y ferroviarios

La inversión aproximada de estos accesos ferroportuarios es de aproximadamente 600 millones de euros para potenciar la intermodalidad, puesto que el ferrocarril es el modo de transporte más sostenible de todos. El puerto de Barcelona ha apostado por la multimodalidad desde hace años. Un ejemplo de ello son los resultados obtenidos en 2020: el enclave catalán consiguió subir al tren 175.000 camiones, que ha supuesto el ahorro de 42.700 toneladas de CO2 y 14 millones de litros de combustible. En los últimos 10 años, el puerto de Barcelona ha conseguido sacar de la carretera a 2,8 millones de camiones gracias a su estrategia intermodal. Para aumentar su eficiencia y su productividad siguiendo el camino de la sostenibilidad, el puerto de Barcelona abordará tres grandes actuaciones para desarrollar estos nuevos accesos y diseñará un nodo logístico intermodal:

42.700

toneladas de CO2 ahorradas

175.000

camiones en 2020

Un Smart Port al servicio de las personas

Más allá de las grandes actuaciones, el Port de Barcelona aspira a un modelo de puerto que sea sinónimo de sostenibilidad económica, social, medioambiental y de gobernanza. “Este es el objetivo que nos hemos marcado: ser un puerto más próspero, un puerto más verde y un puerto más humano. En definitiva, un puerto mejor”, explica Damià Calvet.

Para alcanzar estas metas, el Port cuenta con dos palancas imprescindibles, la innovación y la digitalización, ambas herramientas clave para agilizar la operativa, garantizar la seguridad y eficiencia de cada elemento de la cadena de suministros, así como el correcto funcionamiento de la infraestructura. El camino para ser un Smart Port comenzó hace cinco años con el proyecto Digital Port. Sus 54 iniciativas les han permitido generar una cultura digital y de innovación en sus equipos, clientes y proveedores, que se extiende más allá de las fronteras físicas del recinto portuario. Este modelo también es posible gracias a la incorporación de inteligencia artificial, big data, internet de las cosas y blockchain, además de una completa digitalización de sus operaciones.

Un puerto plenamente integrado con la ciudad

Barcelona no sería la misma ciudad sin su puerto, de la misma manera que el recinto portuario no tendría la misma esencia si se desligase de la capital catalana. Con el objetivo de estrechar aún más los lazos existentes entre ambos para dibujar un puerto-ciudad sostenible, el puerto de Barcelona ha diseñado el Plan Estratégico 2025 del Port Vell.

“Dibujar un puerto-ciudad que se desarrolla de forma sostenible, atractivo culturalmente y foco de conocimiento y talento”

Se prevén en el Plan Estratégico 2025 Port Vell unas inversiones aproximadas de 55 millones de euros a corto y medio plazo, de las que el 67% (unos 37 millones de euros) son de inversión pública y el 33% (18 millones de euros) son de inversión privada. Estos proyectos permitirán ganar 16 hectáreas de espacios públicos para la ciudadanía, que representa el 25% más de superficie al incrementarse de las actuales 60 a 76 hectáreas disponibles. A estas actuaciones, hay que sumar la reforma urbanística de los muelles de Barcelona y Drassanes y su traslado al muelle Adossat, que permitirá ganar 1,5 hectáreas de nuevos espacios públicos frente al mar.