25 de enero de 2022 | Actualizado 13:52

Las obras de Correos en el espacio Rampa 7 del Aeropuerto de Barajas entran en su recta final

Correos mantiene para el año próximo la fecha de apertura de Rampa 7, tras una inversión final de 14 millones de euros
Exterior de la plataforma Rampa 7 | Correos

El nuevo centro logístico internacional de Correos en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, Rampa 7 han entrado esta semana en su recta final, según la planificación prevista que marcaba su apertura para 2022. En este punto, se está finalizando la obra civil de la nave y se están iniciando los trabajos necesarios para la instalación de máquinas de clasificación de envíos, según ha concretado la empresa pública postal.

Finalmente, la obra ha recibido una inversión cercana a los 14 millones de euros, también como se previó al plantear el proyecto, y ocupará una superficie de más de 12.500 metros cuadrados dedicados en su totalidad al correo internacional de importación. Estará dotado de la última tecnología para la gestión de cargas, clasificación, seguimiento y control de envíos. Los equipos previstos contarán con tres subsistemas integrados: uno para la clasificación automática de paquetes y bandejas, otro para pequeños paquetes (el formato más habitual de los envíos de ecommerce) y un sistema para la clasificación y almacenaje de sacas.

20.000 paquetes a la hora

El centro contará con un sistema para clasificar 20.000 objetos a la hora

La capacidad de clasificación de estos será de hasta 20.000 objetos por hora, contando con 59 rampas de salida para las salidas y 104 para los envíos. Ambas instalaciones permitirán que los envíos salgan clasificados tanto hacia el centro de tratamiento automatizado de destino como a unidades de distribución específicas, listos para su reparto. Además, en la nave se dispondrá de un sistema de gestión y almacenamiento de ULDs (contenedores para carga aérea), así como elementos para recibir contenedores de transporte terrestre, con cinta telescópica y volcador de contenedores. En el nuevo edificio, se integrará un sistema de almacén y gestión aduanera, ha añadido Correos.

Las obras de esta plataforma sufrieron un parón por el confinamiento en 2020, lo que provocó un leve retraso en su apertura, pero la actividad se reactivó en junio de ese mismo año. Aunque los resultados de Correos en el primer trimestre del año le obligaron a ajustar los costes, este proyecto no se vio afectado y ha mantenido su presupuesto, ya que el operador lo definió como un “proyecto estratégico para el futuro de la logística internacional de Correos”.  “Mejorará la eficiencia en la gestión de mercancías y paquetería en el aeropuerto en un momento en el que la pandemia ha puesto en evidencia la relevancia del sector logístico”, según la empresa pública.

Se espera que la puesta en marcha se realice a lo largo del 2022, una vez el equipamiento haya sido instalado. Correos vaticina “un aumento del negocio internacional en los próximos años, de acuerdo con sus líneas estratégicas que consideran la internacionalización y la creación de un eje logístico Asia-Europa-Latinoamérica como una palanca fundamental para el futuro de la compañía”, concluye.