20 de mayo de 2022 | Actualizado 17:30

El puerto de Barcelona cerrará el año con cifras de tráficos próximas a las prepandémicas

La instalación portuaria catalana nota una recuperación en los contenedores, aunque no supera aún el volumen de toneladas de 2019
E.M.

La Autoridad Portuaria de Barcelona prevé despedir el año con una recuperación del tráfico de contenedores respecto al año pasado, el 20% más, y un aumento del 12% en la carga total. Sin embargo, en comparación con 2019, el recinto cierra el ejercicio con el 2% menos en toneladas, pero el 6% más de contenedores. En cuanto a los cruceros, aunque todavía no se ha dado una recuperación, el puerto ha conseguido mejorar las previsiones, de las 200.000 esperadas antes de verano hasta las 500.000 logradas.

“A pesar de las dificultades, generamos buenas cifras, lo que demuestra nuestra resiliencia”
Damià Calvet Presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona

Estas cifras “son una demostración de nuestra resiliencia como puerto”, ha afirmado el presidente de la autoridad portuaria, Damià Calvet, en su discurso en el tradicional acto de Navidad organizado este martes por la comunidad portuaria de Barcelona, esta vez en formato telemático. Ante las disrupciones generadas por la crisis del coronavirus, “si una cosa ha demostrado la logística es precisamente su resiliencia”, ha añadido Calvet, “servimos al país de una manera estructural y robusta, debemos ser flexibles y adaptarnos a las circunstancias”.

El presidente del puerto ha destacado como retos inmediatos para el 2022 la implementación del IV Plan Estratégico 2021-2025 y el despliegue del Plan de Innovación, “un plan importantísimo, que debe marcar las palancas que nos permitirán ser un smart port”. En cuanto a los retos de sostenibilidad, ha asegurado que la entrada del sector marítimo en el mercado de emisiones de carbono (ETS) “significará un antes y un después inevitable, que debemos asumir con todas las consecuencias”. En este sentido, Calvet ha manifestado que, “para crecer de manera sostenible, el puerto no necesita ampliar su superficie, debe reordenarse para ganar capacidad, eficiencia y sostenibilidad”.

Como es tradicional, al acto de este martes, organizado por la comunidad portuaria en su conjunto, han asistido los presidentes de las principales asociaciones de la comunidad portuaria de Barcelona. El presidente de la Associació de Consignataris de Vaixells de Barcelona, Jordi Trius, ha destacado que este “ha sido un año duro, pero de clara recuperación en los tráficos portuarios y en la economía en general”, algo que entre los consignatarios “también hemos notado, aunque en el sector cruceros y el transporte rodado seguimos sufriendo las consecuencias del coronavirus”.

Por su parte, el presidente del Col·legi d’Agents d’Aduanes de Barcelona, Antonio Llobet, ha querido agradecer la colaboración de la autoridad portuaria, gracias a la cual “hemos podido parar la ley antifraude en el parlamento español, una ley que amenazaba y perjudicaba directamente a nuestro sector”. En concreto, Llobet ha asegurado que el impacto económico, de haberse aprobado dicha ley, podría haber provocado “un desempleo de hasta 10.000 trabajadores en el sector”.