2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

El puerto de Palma de Mallorca dispondrá de conexión eléctrica para ferrys a finales de diciembre

Las pruebas de conexión se han realizado en colaboración con el ferry 'Eleanor Roosevelt' de la naviera Baleària
Las pruebas se han realizado en la jornada de ayer | Autoridad Portuaria de Baleares

La Autoridad Portuaria de Baleares ha iniciado las pruebas de una infraestructura eléctrica en media y baja tensión en el puerto de Palma de Mallorca para la conexión eléctrica de los buques a tierra. El ferry ‘Eleanor Roosevelt’ de la naviera Baleària ha sido el encargado de colaborar en las pruebas técnicas previas a la puesta en funcionamiento. La institución ha señalado que la instalación “entrará en servicio a finales de diciembre y estará preparada para conectar a la red eléctrica, no de forma simultánea, un buque tipo ferry con una potencia máxima demandada de 1.600 kW (media tensión) y otro buque tipo fast ferry de 800 kW (baja tensión)”.

275 metros

El sistema cuenta con 275 metros de líneas subterráneas de media tensión para la conexión eléctrica de los buques

Para la conexión eléctrica a tierra, ha indicado la autoridad portuaria, el sistema cuenta con 275 metros de líneas subterráneas de media tensión, un centro de transformación y una subestación elevadora de frecuencia en la zona de servicio del puerto de Palma. Gracias a esta instalación, ha señalado la institución, “los ferrys que atraquen en el muelle de Paraires dispondrán de conexión a la red eléctrica terrestre para su uso mientras estén amarrados a puerto con el objetivo de reducir la emisión de gases y ruidos generados por los mismos durante la espera y las operaciones de embarque y desembarque”.

En este sentido, la autoridad portuaria ha subrayado que cuando se encuentran en puerto, los buques usan sus motores auxiliares para producir electricidad durante las mencionadas operaciones. “Si bien es cierto”, ha añadido, “que durante la fase de atraque la cantidad de emisiones que se produce es menor que en la fase de tráfico marítimo, en este caso los contaminantes que se emiten afectan directamente a la calidad del aire de los núcleos de población cercanos al puerto, así como del puerto mismo”. “El uso de energía eléctrica de la red nacional supone una reducción en las emisiones producidas por el buque, dado que el factor de emisión por MWh de los generadores de la misma es mucho menor que el de los motores auxiliares del buque”, ha concluido la institución.