2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

GLP apuesta por la inmologística de anillo para favorecer el reparto urbano con vehículo eléctrico

La compañía ha alquilado recientemente un centro de distribución de última milla en Villaverde (Madrid) para fomentar el uso de bicicletas
Infografía del futuro centro de distribución de última milla de Villaverde (Madrid) | GLP

La compañía inmologística GLP terminará el año y comenzará el siguiente reforzando su apuesta por la inmologística de anillo en grandes espacios logísticos XXL de la periferia para combinarla con localizaciones prime para dar cobertura a las necesidades de la última milla. En opinión del director de GLP España, Óscar Heras, el tiempo les ha dado la razón en su percepción del mercado. “Seguimos pensando que microhubs dentro de la M-30 o la Ronda Litoral están limitados por la accesibilidad de vehículos pesados y es fuera de estas circunvalaciones donde se han de establecer los espacios que puedan distribuir con vehículo urbano eléctrico”, explica.

GLP centra su estrategia en Madrid y Barcelona, pero no descuida su apuesta por el conjunto del Mediterráneo

Por este motivo, Heras ha confirmado que los proyectos que iniciará la compañía en 2022 pasarán por empezar a construir Magna Park en Illescas (Toledo) “con más de 185.000 metros cuadrados de naves logísticas de última generación”. Otros desarrollos que iniciarán próximamente serán el Magna Park de Sagunto (Valencia) y varios nuevos proyectos en Catalunya, “como G-Park Santa Perpètua, que incrementarán nuestra presencia en dicho mercado, estratégico para nosotros”. Para el director de GLP en España, 2021 ha sido un año “de gran actividad y éxitos, en el cual hemos conseguido el 100% de ocupación de nuestro portfolio”. Entre ellos, destaca el alquiler del centro de distribución de última milla G-Park Villaverde (Madrid) esta misma semana “a una compañía estadounidense de comercio electrónico”.

El centro ofrece la posibilidad de realizar un reparto a través de vehículos eléctricos y bicicletas en un tiempo de entre 10 y 40 minutos desde Villaverde hasta el centro de Madrid. El edificio, de 17.000 metros cuadrados, está conectado con la M-40 sin pasar por ninguna zona residencial, cuenta con un sistema de producción y gestión de energía y favorece el uso del transporte público para acceder a él. Unas medidas de sostenibilidad que, según ha identificado Heras, son hoy en día unas implementaciones obligatorias para conservar el atractivo en el mercado. También destaca la calidad del activo, la competitividad en el precio y la localización como elementos clave y como refuerzo de su principal estrategia: explotar las localizaciones prime para completar el servicio periférico. En el caso de GLP, “hemos conseguido crear un banco de suelo en Illescas y Madrid que nos permitirá un crecimiento sostenido en los próximos años”.

“El reto es no morir de éxito y guardar siempre en mente los ciclos históricos del mercado”
Óscar Heras Director de GLP España

Madrid y Barcelona siguen siendo mercados prioritarios para el futuro de la empresa, porque “creemos que sigue existiendo una demanda actual y potencial”. Sin embargo, Óscar Heras no pierde de vista el Corredor Mediterráneo y Valencia, que tendrán “un papel importante en el mercado logístico”. Fuera de España no concreta ubicaciones, pero sí sostiene que la firma va a seguir vigilante “en todos los mercados en los que estamos presentes en Europa”, especialmente los países “capaces de general espacio de calidad para dar respuesta al ecommerce”.

EL IMPACTO DE LA TENSIÓN EN LA CADENA DE SUMINISTRO EN LA INMOLOGÍSTICA
Tras tantos meses en los que la cadena de suministro ha quedado tensionada por la falta de materias primas y la subida de carburantes y precios en el transporte, cada vez más son las voces que apuntan a un posible acercamiento de los centros de producción de Asia a Europa. Esto será, en opinión de Heras, “otro factor que va a seguir impulsando el crecimiento del sector, especialmente en espacios que puedan ser usados como buffer y cercanos a puertos”. La alteración en la supply chain ha supuesto que la principal demanda sea la inmediatez, pero seguida de cerca por la flexibilidad para afrontar estas necesidades. “Por eso, hemos decidido priorizar el lanzamiento de proyectos en blanco, ultra flexibles, como el proyecto Pinto, que permitan dar soluciones a esta necesidad”, explica Heras.

En cuanto a las dinámicas que se vaticinan a partir de enero, el directivo de GLP destaca el posible impacto en los precios de alquiler derivados del incremento del coste de construcción y los precios del suelo, derivados a su vez de la alta demanda, aunque no prevé cambios importantes en la tendencia del mercado, a pesar de la nueva variante del Covid-19. Sí cita como principal reto “no morir de éxito y guardar siempre en mente los ciclos históricos del mercado inmobiliario”. Apuesta por un equilibrio entre calidad, localización y rentabilidad. “Estamos viendo transacciones basadas en rentas que no se pagarán ni hoy ni en el futuro y edificios de tipo B que se venden como si fueran de tipo A, o localizaciones cuya oferta está muy por encima de la demanda actual”.