2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

El puerto de Ferrol refuerza sus equipos de amarre para aumentar la operatividad en temporales

El recinto gallego es el segundo en España en adoptar el uso de estos dispositivos después del puerto de Tenerife
Autoridad Portuaria de Ferrol

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Ferrol San Cibrao ha aprobado la adquisición por 1,3 millones de euros de cuatro equipos del sistema activo de amarre ShoreTension. El organismo que preside Francisco Barea ha sido uno de los pioneros en España en la utilización de estos dispositivos tras el puerto de Tenerife. Estos aparatos permiten mejorar las prestaciones del amarre en situaciones meteorológicas desfavorables, lo que incrementa la operatividad y disponibilidad de las dársenas que se ven afectadas por los temporales, como sucede con la dársena exterior del puerto de Ferrol.

El sistema mantiene constante la tensión en las amarras independientemente de la meteorología

“Con estos cuatro nuevos equipos, la autoridad portuaria seguirá mejorando las prestaciones que ofrece a sus clientes y continuará su firme apuesta por la innovación”, reconocen fuentes del organismo. El Shore Tension, comercializado por una empresa holandesa del mismo nombre, está compuesto, principalmente, por un sistema hidráulico externo que permite mantener constante la tensión sobre las amarras. Una vez puesto en funcionamiento, actúa automáticamente sin suministro de energía. La acción consiste en mantener la misma tensión en todas las amarras del buque, independientemente de las condiciones meteorológicas. De este modo, se amortigua el movimiento del barco y se absorbe su energía, mientras el control de los equipos se realiza mediante sensores, que registran las cargas en los cabos.

Esta información está disponible tanto para el capitán del buque como para las empresas de amarre a través de un sistema de control inalámbrico que funciona por energía solar y permite el control de la tensión de los amarres a tiempo real. Además, emite alarmas cuando la capacidad de carga de un amarre se acerca a los límites preestablecidos y son necesarias medidas adicionales. El sistema es apto para el amarre de buques portacontenedores, carga general y graneles sólidos, reduciendo el movimiento provocado por viento, corriente, oleaje u otros barcos, y mitigando el riesgo de rotura de amarres. La primera pareja de los nuevos equipos estaría disponible antes de finalizar marzo de 2022 y la siguiente, antes de concluir el primer semestre del año.