15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51

Freixenet logra reducir el 92% de emisiones con su primer envío de cava por ferrocarril a Alemania

La prueba piloto impulsada por el proyecto Trails prepara el terreno para aumentar la exportación ferroviaria del sector vitivinícola catalán hacia Europa
Freixenet

La prueba piloto de Freixenet, en el marco del proyecto Trails, para el envío de sus botellas de cava hacia Europa por ferrocarril ha producido resultados positivos. En el recorrido de 1.434 kilómetros entre Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) y Alsheim (Alemania), ha sido posible usar el transporte ferroviario en un total de 1.334, lo que ha permitido una reducción del 92% de las emisiones de CO2, según estimaciones de la Generalitat de Catalunya.

El Clúster Ferroviario In-Move by Railgrup, presidido por la empresa pública Cimalsa, junto con el Clúster Vitivinícola Català Innoví y el Comité de Servicios Multimodales de Catalunya, son los impulsores de esta prueba piloto en la que se han enviado 11.100 litros de cava de las bodegas catalanas del grupo alemán Dr. Oetker. “Se ha podido llevar a cabo la trazabilidad y el control de la temperatura en todo el trayecto”, celebran desde Cimalsa, “y, por primera vez, la documentación del transporte se ha creado en formato electrónico, con un ahorro del 24% del coste administrativo”.

La responsable de medio ambiente de Freixenet, Gloria Martí, asegura que estos resultados “son esperanzadores”, especialmente para una firma como la suya, que exporta más del 80% de su producto. “Seguiremos explorando esta opción para contribuir en el objetivo de reducir nuestro impacto ambiental y conseguir una sociedad climáticamente neutra”, manifiesta.

“La iniciativa muestra la necesidad de apostar por el ferrocarril como opción de transporte esencial”
Enric Ticó Presidente de Cimalsa e In-Move by Railgrup

El proyecto Trails, dotado de un presupuesto de 1,3 millones de euros, busca ofrecer y promocionar soluciones ferroviarias sostenibles a las empresas del sector vitivinícola catalán que deseen reducir sus emisiones. Con este objetivo, desde 2018 y hasta 2021, ha realizado formaciones entre las empresas, así como un estudio de viabilidad para las exportaciones ferroviarias de botellas hacia Europa, que en el caso de Catalunya representa el 75% de la producción. Las conclusiones de dicho análisis muestran una reducción de emisiones y costes en este modo de transporte, algo que ha confirmado la prueba piloto realizada con la multinacional Freixenet.

El presidente de Cimalsa, Enric Ticó, destaca que “la iniciativa muestra la necesidad de impulsar y apostar por el ferrocarril como opción de transporte esencial para contribuir a la descarbonización del sector y descongestionar la red viaria del territorio”. A partir de este caso de éxito, desde Cimalsa ya están trabajando en la continuidad del proyecto, así como en su escalabilidad, “para implicar a las pequeñas y medianas empresas en un servicio ferroviario regular y con nuevos destinos”, ha explicado el jefe de Planeamiento e Intermodalidad de Cimalsa, Simó Batlle.