20 de mayo de 2022 | Actualizado 17:30
Rafael Gallego | Airpharm Logistics

Airpharm Logistics ficha al director de Operaciones de ID Logistics en España

Rafael Gallego desembarca en la transitaria con el reto de mantener el ritmo de crecimiento y afrontar la digitalización de procesos

El director de Operaciones de ID Logistics en España durante los seis últimos años, Rafael Gallego, ha fichado por la transitaria Airpharm Logistics como director general de la empresa. Sustituye en el cargo a Santiago Martín, fundador de la firma que ha estado al mando durante 30 años. Aunque el cambio se ha materializado en enero, el traspaso de la responsabilidad entre ambos lleva meses gestándose.

Durante estas décadas, Santiago Martín ha logrado pilotar “una empresa que empezó prácticamente de la nada y que este año va a facturar 80 millones de euros, la evolución ha sido impresionante”, ha afirmado el nuevo director general de Airpharm Logistics. Según datos recopilados por Informa del registro mercantil, la compañía logró unos ingresos próximos a los 70 millones de euros en 2020, con unos beneficios superiores a los 1,7 millones de euros.

“Para este nuevo año, manejamos un crecimiento del 20%”, anticipa Gallego, “principalmente por la entrada de nuevos clientes y porque los actuales también prevén un crecimiento futuro muy importante”. Durante 2022, el nuevo director general pretende afianzar su negocio en los países en los que tiene presencia, entrar en nuevos mercados y “seguir creciendo con nuevos clientes y servicios”.

+20%

El nuevo director general prevé igualar durante el próximo año el crecimiento del 20% alcanzado en 2021

“En países con bastante implantación, estamos creciendo con corresponsales” asegura, “podemos trabajar en algunos sitios con transitarios externos, pero en algunos ya tenemos suficiente volumen como para implantarnos nosotros directamente”. Además, este año la compañía va a aumentar su inversión en el segmento de logística, pues “nuestros clientes nos están pidiendo que además del palet completo, hagamos manipulaciones, picking por caja y picking unitario”.

Después de seis años en ID Logistics, donde ya trató con compañías farmacéuticas y cosméticas -como Pfizer, GSK y Johnson & Johnson-, Rafael Gallego encara este salto profesional en un contexto de crecimiento de este negocio a causa de la crisis sanitaria y en plena revolución del sector logístico. Rafael Gallego encara este salto profesional en un contexto de crecimiento del negocio farmacéutico a causa de la crisis sanitaria y en plena revolución del sector logístico. De este modo, entre sus retos más inmediatos, el nuevo máximo responsable directivo de Airpharm Logistics destaca la transformación digital, la robotización y la automatización de procesos, así como la reducción de emisiones, como objetivos “fundamentales” para lograr una mayor eficiencia y competitividad.

La compañía transitaria trabaja para extender el uso del grupaje en la industria farmacéutica

En este sentido, “hemos contratado a una persona que nos va a ayudar en nuestra digitalización y automatización”, explica, “principalmente en la reducción de papeles para facturas y aduanas”, una documentación para la que todavía “se utilizan papeles como si no hubiese un mañana”. Además, el nuevo director general de Airpharm incide en la optimización a todos los niveles para reducir emisiones, por ejemplo con el mayor uso del grupaje, algo que todavía es poco habitual en la industria farmacéutica. “Traemos mercancías de distintos clientes, de diferentes sitios, aunque la materia prima viene principalmente de China y de India. Habitualmente en esta industria cada cliente trae lo suyo, pero si haces grupaje, reduces los costes a tu cliente y ayudas al medio ambiente”, defiende, “y no transportas aire, que es lo más caro de transportar en este mundo”.

Este interés de Airpharm por la optimización y reducción de costes y emisiones se complementa con el uso de combustibles alternativos, tanto para la aviación, su modo de transporte más usado, como a nivel marítimo y terrestre. Para los desplazamientos terrestres, “usamos coches eléctricos, como por ejemplo en el aeropuerto de Madrid”, y para trayectos más largos, como Madrid-Barcelona, “intentamos implantar los camiones con gas, pues el eléctrico todavía no te da tantos kilómetros de autonomía”. “El eléctrico es el futuro”, asegura, “aunque habrá que ver qué ocurre con los incrementos del precio de la electricidad”.