23 de enero de 2022 | Actualizado 8:02
Generalitat de Catalunya

Catalunya impulsa un gran hub industrial y logístico en Lleida para revitalizar su economía

El sector de Torreblanca-Quatre Pilans, con 240 hectáreas destinadas a actividad económica, conectará por tren con el Corredor Mediterráneo

El vicepresidente de Catalunya y consejero de Polítiques Digitals i Territori, Jordi Puigneró, ha presentado este miércoles un avance del Pla director urbanístic d’activitat econòmica (PDUAE) de la Plana de Lleida, que permitirá el impulso de un gran sector industrial y logístico, de 240 hectáreas, en Torreblanca-Quatre Pilans. Este desarrollo, en el que se prevé una inversión de 230 millones de euros, será clave para el desarrollo y la revitalización de la economía de Lleida, a la vez que ayudará a la región a “superar un reto histórico”, asegura Puigneró, “la escasez de suelo industrial”. El anuncio coincide con el inicio del proceso participativo, de dos meses de duración, y se enmarca en la Estrategia para la localización de Nuevos Suelos de Actividad Económica del Ejecutivo catalán.

El plan director urbanístico “nace de la necesidad de definir coordinadamente un ámbito supramunicipal, destinado a actividad económica, en el ámbito de Torreblanca-Quatre Pilans”, explican desde la Generalitat, que ha colaborado en su redacción con el Institut Català del Sòl (Incasòl) y el Ayuntamiento de Lleida. Estas entidades consideran la localización del sector como estratégica, pues se encuentra en “un área de interés económico, industrial y logístico”, situada entre las carreteras C-13 y N-240 y la vía ferroviaria R14 Lleida-Tarragona. De este modo, se sitúa en “un eje de primer orden a nivel europeo”, como es el Corredor Mediterráneo, lo que permitirá un fuerte impulso económico en la región de Lleida.

“El desarrollo de este sector es un símbolo de superación de Lleida”
Jordi Puigneró Vicepresidente y consejero de Polítiques Digitals i Territori de Catalunya

“Hoy ponemos en el mercado uno de los sectores de actividad económica más grandes de Catalunya, que mide casi dos fábricas Seat”, ha manifestado Puigneró. Este espacio está pensado para acoger empresas que precisen de grandes parcelas y destaca por ser el primer polígono de Lleida conectado con ferrocarril, lo cual supone, según asevera el vicepresidente, “descarbonizar y luchar contra el cambio climático”. De este modo, la ubicación estratégica del nuevo sector conectará por tren con los dos principales puertos de Catalunya, Barcelona y Tarragona, lo que permitirá incrementar las sinergias entre estas importantes áreas económicas, hacia las que en la actualidad se transporta un gran volumen de productos agroalimentarios de la zona.

Si bien todavía no se ha presentado el plan definitivo, algo que ocurrirá en dos meses tras finalizar el proceso participativo, el avance del plan director urbanístico prevé que el sector de Torreblanca-Quatre Pilans “se apoye en la implantación de una nueva terminal intermodal de mercancías” que garantice la conexión con infraestructuras de toda Catalunya. De las 430 hectáreas que conforman el sector, aproximadamente el 56%, un total de 240 hectáreas, se destinarán a la zona de actividad económica, el 6% (28 hectáreas) a la nueva terminal ferroviaria y el 38% (162 hectáreas) a espacios libres, equipamientos y vialidad.

28 hectáreas

El avance del plan director urbanístico cifra en 28 hectáreas la nueva terminal ferroviaria en Torreblanca-Quatre Pilans

Para compensar el impacto ambiental y paisajístico que pudiera tener un proyecto de tal tamaño, el avance del plan establece la creación de medidas correctoras y compensatorias, así como la minimización del consumo de suelo, “dimensionando el sector a sus necesidades reales”. Para contribuir a la reducción de emisiones, además de la descarbonización que supone el uso del tren para el transporte de mercancías, el avance del plan sitúa entre sus objetivos “la movilidad sostenible con las distintas modalidades de transporte”.

Para su formalización tras el proceso de consultas, el plan director urbanístico deberá ser aprobado, en primer lugar, por la comisión territorial de urbanismo de Lleida, previsiblemente durante esta primavera. Posteriormente, tras el preceptivo período de presentación de alegaciones, será la comisión de territorio de Catalunya, durante el segundo semestre de 2022, la que deba dar su visto bueno.