21 de mayo de 2022 | Actualizado 6:29

Barcelona se mantiene como el primer puerto de España en bunkering de GNL

El suministro a los buques de Baleària que operan en el recinto catalán y las escalas de cruceros protagonizan el alza del gas
El crucero 'Aida Nova' en una operativa de suministro de GNL en el puerto de Barcelona. | Autoridad Portuaria de Barcelona

El puerto de Barcelona acogió a lo largo de 2021 un total de 236 operaciones de suministro de gas natural licuado (GNL) en barcos, lo que supone 65.050 metros cúbicos, cerca del 66% más que en el ejercicio anterior. El recinto catalán mantiene su posición como primer puerto de bunkering de este gas en todo el sistema portuario español y del Mediterráneo, “y se sitúa entre los principales puertos del mundo para el suministro de GNL, como Rotterdam o Singapur”, celebran desde la autoridad portuaria.

El GNL siguió creciendo y se usó hasta en 236 operaciones, a pesar del coronavirus y los incrementos en su precio

Este combustible, más sostenible que el convencional a pesar de no quedar libre de emisiones de gases de efecto invernadero, fue usado principalmente en ferries y cruceros, dos segmentos que se han visto fuertemente afectados por la crisis el coronavirus. A pesar de ello y de los precios al alza del GNL, especialmente en el último trimestre de 2021, el recinto catalán logró superar con creces los suministros de este combustible con respecto a 2019 (37.500 metros cúbicos) y 2020 (39.150 metros cúbicos).

 La Autoridad Portuaria de Barcelona atribuye gran parte de este incremento a los cinco barcos de Baleària que han operado en el puerto propulsados con GNL y que han sido responsables del uso de 27.000 metros cúbicos, el 41% del total de 65.050 metros cúbicos de este combustible suministrados desde la capital catalana. Además, la compañía ha llevado a cabo durante este año su primera operación piloto de suministro de BioGNL en el fast ferry ‘Eleanor Roosevelt’.

Por otro lado, los 38.000 metros cúbicos restantes de GNL suministrados en el puerto de Barcelona a lo largo del año han ido a parar a cruceros, que “a pesar de que su actividad no se retomó hasta el mes de junio, han superado los niveles prepandémicos”, aseguran desde la entidad portuaria. En concreto, este 59% de suministros de GNL se han usado en cruceros del grupo Carnival, cuyos cuatro barcos operan regularmente en el puerto y han realizado un total de 18 operaciones de suministro ship-to-ship (de barco a barco).

La autoridad portuaria prevé mantener el crecimiento en 2022 del uso del GNL para ferries y cruceros. Ya en el mes de diciembre comenzó a operar el nuevo crucero de Costa Cruceros, ‘Costa Toscana’, y durante el primer trimestre de este año lo empezará a hacer el ‘Aida Cosma’, ambos propulsados a GNL. Además de los mencionados segmentos, también las navieras están apostando por la puesta en servicio de barcos portacontenedores y de buques graneleros con el GNL como carburante.

El presidente del recinto catalán, Damià Calvet, recuerda el objetivo marcado en su IV Plan Estratégico 2021-2025 de “reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% el año 2030 y convertirse en un puerto neutro de emisiones en 2050”. En términos de GNL, el puerto aplica una bonificación del 50% en la tasa T1 -que paga el barco cuando atraca-, del 30% en la bonificación comercial por usar GNL y del 10% más si también se usan combustibles no contaminantes durante la última escala hasta el puerto.