20 de mayo de 2022 | Actualizado 6:36

CTC busca financiación europea para la renovación y ampliación de la terminal de La Boella

Combi Terminal Catalonia aspira a recibir de Europa el 30% de los más de 25 millones de euros de inversión previstos
Terminal intermodal de La Boella | Autoridad Portuaria de Tarragona

La sociedad Combi Terminal Catalonia (CTC) ha solicitado oficialmente al puerto de Tarragona la concesión, por un importe de 25,6 millones de euros, de un espacio de 13 hectáreas donde llevará a cabo la construcción y explotación de la futura terminal intermodal ferroviaria PortTarragona Terminal-La Boella. Este trámite administrativo, que se basa en lo acordado a finales de 2020 entre CTC y el recinto portuario, permitirá al consorcio renovar la terminal existente, de una superficie de cinco hectáreas, y ampliarla ocho más en el espacio del muelle de Galicia. Tras terminar su fase de estudio, presupuestada en 2,71 millones de euros y financiada al 50% por la Comisión Europea, la alianza comercial presentará este año una nueva convocatoria para los fondos del Mecanismo Conectar Europa (CEF, por sus siglas en inglés).

El máximo responsable de CTC y directivo de su socio mayoritario BASF, Antoni Torà, afirma que la cifra de 25,6 millones de euros para renovar y ampliar la terminal “es aproximada”, aunque la inversión final estará “entre 25 y 30 millones de euros”. En esta fase, la alianza empresarial podrá alcanzar subvenciones europeas por un máximo del 30% del valor de la construcción. Si bien les gustaría comenzar las obras a lo largo de este año, según lo previsto inicialmente, Torà cree que “seguramente será a principios de 2023, para terminarlas a finales de 2024”.

Este desarrollo avanza en sincronía con el Corredor Mediterráneo, al que aspira a conectarse una vez terminado, y se proyecta como un nodo intermodal clave para el sector industrial tarraconense. Una vez esté en servicio, la terminal de La Boella operará ocho trenes diarios en ambos sentidos, con ancho ibérico e internacional, tres a los destinos peninsulares de Madrid, Andalucía y Portugal, y cinco hacia otros destinos europeos. La futura terminal contará con capacidad para mover 480 utis diarias, alrededor de 120.000 anuales, lo que supone multiplicar por seis el volumen de mercancías movidas en la actualidad.

Para lograr estas previsiones, “queremos dar más servicios y para darlos necesitamos más terreno”, destaca el responsable de CTC, “por eso hemos pedido estas 13 hectáreas”. Además, entre otras actuaciones en La Boella, el dinero se destinará a la instalación de grúas pórtico, a la digitalización y a la construcción de instalaciones donde poder operar con mercancías ADR, habituales en la industria química. “La terminal está definida como multiproducto y multicliente”, recuerda Torà, por lo que “con los trenes, habrá contenedores de cualquier tipo de industria”. A pesar de la importancia en la provincia del sector petroquímico, que conforma el núcleo duro del accionariado de CTC, “no podemos olvidar otros sectores, como el agroalimentario, que también tienen un peso relevante en Tarragona”.