21 de mayo de 2022 | Actualizado 6:29
Amarradores de Barcelona en el exterior de la sede de Treball que ha acogido la mediación | USTP Barcelona

El amarre de Barcelona aplaza la huelga para dar una oportunidad a cerrar un nuevo preacuerdo

Los sindicatos esperan cerrar un preacuerdo sobre nuevas contrataciones y someterlo a votación en asamblea el viernes por la tarde

Los amarradores del puerto de Barcelona han decidido dar un respiro a la huelga indefinida iniciada el pasado lunes, 17 de enero, según ha confirmado el sindicato Coordinadora. Tras la intensa y maratoniana jornada de ayer de negociación entre trabajadores y Amarres de Barcelona, con la mediación de la Generalitat y la autoridad portuaria, los sindicatos han aplazado las movilizaciones hasta el próximo sábado. Por tanto, los cuatro sindicatos impulsores de la huelga (USTP Barcelona, OTEP, CCOO y CGT) la dejan en pausa desde hoy mismo y después de tres jornadas consecutivas de paros y manifestaciones, especialmente intensos el martes, para cerrar un preacuerdo que pueda someterse de nuevo a votación en asamblea.

El colectivo confía en que pueda consolidarse un acuerdo entre las partes en cuestiones como las nuevas contrataciones durante la reunión de mediación prevista para mañana viernes. Según han reconocido desde fuentes sindicales, “queda pendiente el tema de las nuevas incorporaciones que consolidarían todo el sueldo de forma proporcional y, a los cuatro años, alcanzarían el 100% consolidado”.

Empresa y sindicatos se vuelven a reunir este viernes con el objetivo de sellar un nuevo preacuerdo

De los tres temas principales sobre la mesa, “en dos, el IPC y las dotaciones mínimas de amarradores en las guardias, hemos llegado a un preacuerdo”, ha afirmado el miembro del comité de la huelga y el delegado de empresa del sindicato USTP Barcelona, Samuel Torrent. “El punto más conflictivo”, como ha reconocido el representante sindical, es el asunto de las nuevas contrataciones. En esta cuestión, se busca un acuerdo sobre las cuantías, los pluses y cómo se pagarían, ha concretado Samuel Torrent. Según explican desde USTP Barcelona, la empresa Amarres de Barcelona está preparando estos detalles para presentar una propuesta hoy mismo para que los sindicatos la examinen y, en caso de ser satisfactoria respecto a sus demandas, se acabe de redactar un nuevo preacuerdo en la mediación prevista entre las partes para el viernes por la mañana. Si no se producen contratiempos en la negociación, el objetivo es que la misma tarde del viernes se celebre una asamblea de los amarradores para ratificar o rechazar el preacuerdo. En caso de que los trabajadores den luz verde, “se aplazaría la huelga una semana, hasta el viernes 28 de enero, para que durante esos días se procediera a la firma del acuerdo final”, ha explicado Samuel Torrent.

Antes del aplazamiento anunciado de las movilizaciones hasta el sábado, desde la empresa Amarres de Barcelona reconocían que “los dos conflictos pendientes son la cantidad de personal en cada turno y las condiciones del personal nuevo que se contará”. Respecto a la primera cuestión se ha alcanzado ya un acuerdo, como había sucedido en días anteriores respecto a la unificación salarial de los trabajadores provenientes de Cemesa y Mooring o la subida del IPC. Sin embargo, la patronal se mostraba más reticente respecto a las condiciones de las nuevas contrataciones, aunque finalmente presentarán una propuesta a los sindicatos.