15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51

España incrementa la llegada de gas a sus puertos y diversifica los países suministradores

Un total de 146 metaneros descargarán en las regasificadoras entre noviembre de 2021 y marzo de 2022 frente a los 86 del año anterior
Knutsen OAS Shipping / Flex LNG / Reganosa

Las empresas energéticas españolas han tomado cartas en el asunto de las importaciones de gas. Con la amenaza latente de Rusia de cerrar sus gasoductos a la UE por el conflicto con Ucrania y el corte de suministro desde Argelia a finales de octubre, solo queda una opción para garantizar el suministro: la vía marítima. Desde la rescisión de contrato del país magrebí, la flota de metaneros que transporta gas natural licuado (GNL) hasta las regasificadoras españolas es de aproximadamente el doble en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior. Además, para garantizar el gas en España, las importaciones se han diversificado hasta alcanzar los 14 países de procedencia.

Desde septiembre de 2021, “y como medida adicional de prevención para reforzar la seguridad del sistema debido a la volatilidad del mercado”, según afirman desde Enagás, “para el periodo invernal (entre noviembre y marzo) hemos adjudicado un total de 146 slots (barcos) de descarga en las plantas de regasificación españolas”. El año pasado, en el mismo periodo, llegaron 86 barcos en total, recuerda la energética. Sin embargo, existen más datos que acreditan esta recuperación del transporte marítimo de gas. Después del cierre del gasoducto de Argelia, principal suministrador hasta el momento, España necesitó importar este producto por barco. De esta manera, según los datos recogidos por la patronal Sedigas, el GNL transportado en noviembre de 2021 desde Argelia hasta España aumentó el 263,1% respecto al año anterior.

En el caso de Naturgy, la compañía energética cuenta con una flota de 12 metaneros para su suministro que pertenecen a Naviera Elcano, Teekay, Knutsen OAS Shipping, Hoegh LNG y Flex LNG. Naturgy y Teekay han declinado realizar declaraciones sobre si han aumentado su flota de buques y ha sido imposible obtener respuesta del resto de navieras. Por su parte, Endesa ha explicado que “no ha sido necesario incrementar los suministros desde Estados Unidos”, porque las importaciones están aseguradas “mediante sus contratos a largo plazo”. Endesa importa GNL desde Estados Unidos, Argelia, Nigeria y Qatar, por tanto, apunta que no les ha afectado la coyuntura internacional.

A partir del cierre del gasoducto argelino, se empieza a diversificar el GNL importado para no depender de un mismo suministrador. La lista de países asciende a 14, de los cuales Estados Unidos se sitúa en primera posición. En noviembre de 2021, España importó 7.253 GWh (gigavatio-hora) de GNL desde Estados Unidos y supone un incremento del 136,3% respecto al mismo mes del año anterior. Le sigue Nigeria con 3.885 GWh, el 33% más, y Argelia con 3.622 GWh, el 263,1% más. Respecto al gas ruso, España importa GNL a través de metaneros y supone el 8,4% del total. Otro país que ha aumentado sus exportaciones es Qatar: en noviembre, se importaron 1.779 GWh, el 103,1% más que en el mismo mes de 2020.

GAS DE EEUU Y QATAR PARA REEMPLAZAR AL RUSO
La diversificación de origen de GNL que llega a España se explica por la coyuntura internacional de los últimos meses. Aunque no le afecta a España directamente por ser un porcentaje relativamente bajo y por barco, la principal fuente de suministro de gas de la UE es Rusia con el 40%. Si finalmente se cierra esta vía, quedaría como principal sustento Noruega (22% en 2021) y otros países como Qatar y Estados Unidos. Por este motivo, hace una semana la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von Der Leyen, acordó con Estados Unidos aumentar el suministro de GNL, y de paso, incrementar el proveniente de Qatar, desviando hacia la UE parte del gas reservado para el país norteamericano.

Cabe destacar que el aumento de metaneros desde el otro lado del Atlántico empezó a finales del año pasado. “La cantidad de GNL importada por la UE durante los tres últimos meses de 2021 ha sido 40% más alta que durante el mismo periodo del año anterior”, asegura el analista político del programa Prosperidad Sostenible para Europa del European Policy Center, Simon Dekeyrel, y subraya que “este GNL adicional proviene, principalmente, de Estados Unidos”, en parte también por la subida exponencial de precios del gas en la región.

¿FUTURO DISTRIBUIDOR DE GNL POR EUROPA?
A día de hoy, “España es el gran importador de GNL entre los Estados miembro de la UE, seguido de Francia e Italia”, explica Simon Dekeyrel. Existen seis regasificadoras operativas (Barcelona, Bilbao, Cartagena, Huelva, Mugardos (Ferrol) y Sagunto, en Gijón hay una inoperativa) que suponen un tercio de la capacidad de importación total de GNL de la UE por vía marítima. Por su parte, en Europa “no hay suficientes regasificadoras disponibles para suministrar a la UE los volúmenes de gas natural que necesitaría para afrontar un completo cierre del suministro de gas ruso”, asegura Dekeyrel, y además, no ha diversificado los países de los que importa GNL.

Ante este escenario, ¿podría España ser el futuro distribuidor de gas natural licuado al resto de Europa? Simon Dekeyrel expone que además de proporcionar suficiente capacidad para recibir y convertir el exceso de GNL a gas natural, también se necesitan infraestructuras para transportarlo a otros Estados miembro. “España y Portugal son todavía ‘islas energéticas’ que no están suficientemente interconectadas con el resto de la UE”, sostiene el analista.