29 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:45

DSV anticipa un ejercicio con ingresos y beneficios superiores a los de 2021

Las interrupciones de la cadena de suministro, la congestión de los puertos y las tasas récord de flete han acelerado los resultados en 2021
DSV

El operador logístico danés DSV ha superado sus previsiones de resultados financieros de 2021 y vaticina aún mejores datos para el año en curso, en el que ya computará la absorción de los servicios logísticos de Agility. De cara al 2022, DSV augura un crecimiento global económico del 4% aproximadamente, y el mismo porcentaje lo aplicarían a todas sus divisiones de transporte. Asimismo, esperan que la actual situación de la cadena de suministros global continúe igual durante este año, aunque “una reducción gradual de la congestión podría comenzar en la segunda mitad”. También se notarán aún más los efectos de la integración de Agility, especialmente en el primer trimestre, pero aplaza el impacto real al 2023. Por eso, DSV prevé un Ebit comprendido entre los 2.418 y los 2.687 millones de euros para el año en curso.

Si en 2020 las cifras positivas se apoyaron en el incremento de cargas y la integración total de Panalpina, el 2021 se ha fundamentado en las continuas disrupciones de la cadena de suministros global, la congestión de puertos y el alza de fletes marítimos y aéreos. Así, la compañía ha cerrado el año con unos ingresos de 24.490 millones de euros, que suponen un aumento interanual del 59% respecto al año anterior. Respecto al beneficio bruto, DSV obtuvo 5.053 millones de euros, el 32% por encima del año anterior, y el crecimiento del beneficio de explotación se ha disparado a los 2.179 millones, que se traduce en una subida del 71%.

“Las interrupciones de la cadena de suministro, la congestión de los puertos y las tasas récord de flete han sido los temas principales durante 2021, y nuestros equipos han trabajado duro para encontrar soluciones y mover la carga para nuestros clientes”, ha destacado el consejero delegado de DSV, Jens Bjørn Andersen. Otro factor clave de su crecimiento ha sido la adquisición de los servicios logísticos de la compañía kuwaití Agility (GIL), del que se espera que su proceso de integración se complete durante el tercer trimestre de 2022. “Estamos orgullosos de que GIL sea ahora parte de DSV, y la integración está progresando bien”, ha subrayado. El cuarto trimestre del 2021 es el primero que incorpora el impacto de la adquisición de la compañía.

+81,6%

La división marítima y aérea ha registrado un aumento interanual de sus ingresos del 81,6%

Sin duda, la división marítima y aérea ha sido la que ha sostenido los resultados en 2021. Con una variación del 81,6% respecto al año anterior, ha registrado unos ingresos de 17.719 millones de euros y un beneficio bruto de 3.193 millones de euros (42,3% superior al año anterior). Le sigue la división de soluciones logísticas, que ha sumado unos ingresos de 2.517 millones de euros con una variación del 28,4%. La división terrestre de DSV, que engloba transporte por carretera y por ferrocarril, se ha recuperado respecto al ejercicio anterior con unos ingresos de 4.758 millones de euros (16,2% más que en 2020) y un beneficio bruto de 953 millones de euros (15,1% más).

Además de la integración de Agility, DSV ha acometido iniciativas en materia de innovación. Una de ellas es el desarrollo de DSV Fulfillment Factory, centros logísticos automatizados que darán respuesta al crecimiento exponencial del ecommerce. Por el momento, de 20 almacenes que plantean desplegar por Europa, Sudáfrica y América del Norte hay ya cuatro operativos. En el ámbito de la sostenibilidad, la compañía ha lanzado los servicios DSV Green Logistics para reducir las emisiones de carbono a través de combustibles sostenibles y la optimización de las supply chains.

CUARTO TRIMESTRE DE RÉCORD
El cuarto trimestre es el primero de la compañía que incorpora el impacto de la adquisición de Agility. De ahí que los ingresos del último trimestre del 2021 alcancen los 8.235 millones de euros y supongan un incremento del 89,8% respecto al mismo periodo del año anterior. El resto de parámetros también se mantienen al alza. Los beneficios brutos superan el 58,3% en comparación con el 2020 con 1.568 millones de euros y el Ebit se ha disparado hasta los 687 millones de euros, el 90,2% más del mismo periodo del año pasado. Desde la compañía aseguran que los altos precios del transporte marítimo y aéreo, así como la capacidad limitada, “han tenido un impacto positivo en el beneficio bruto”.