26 de mayo de 2024 | Actualizado 10:47

Ómicron y el aumento de precios generalizado desinflan las ventas de las rebajas de enero

Las compras online de moda se están ralentizando en un sector que todavía no se ha recuperado de la caída del 53,2% acumulada en dos años
Jevaso / Logisfashion

Las rebajas de comienzos de año son una de las fechas más importantes para el comercio, por delante de fechas clave como el Black Friday o la campaña navideña. Tras la caída en picado de enero de 2021 como consecuencia de los efectos de la pandemia, confiaba en que este año se encauzase la vía de la recuperación. Sin embargo, la irrupción de una nueva variante mucho más contagiosa que las anteriores (Ómicron), sumado al alza del IPC y otros precios, como el de la luz o el de materias primas o de transporte, han vuelto a dinamitar los buenos presagios que prometían una demanda igual o mejor a la vivida a finales de noviembre.

“En un principio, la campaña navideña empezó positivamente”, asegura el presidente de la Asociación Empresarial Del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex), Eduardo Zamacola, “los primeros 15 días de diciembre funcionaron bastante bien y luego en la segunda quincena del mes hubo un parón brutal por el tema de Ómicron”. La fecha coincide con el incremento disparado de contagios: “No solo hubo un parón brutal de afluencia de clientes, sino que también había muchas dificultades para tener gente de cara al público porque o bien estaban infectados, o habían tenido un contacto directo y tenían que estar confinados”. Durante el mes de diciembre, “ya vimos cómo iban aumentando de forma exponencial las bajas”, concuerda el director de Operaciones de Logisfashion España, David Fernández. Previendo un impacto directo en sus procesos, se adelantaron aumentando el 11% su personal, pero conforme avanzaba el año ha ido creciendo el número de bajas, admite que les faltó “el 10% más”. El resultado ha sido un coste de bajas en enero multiplicado por tres y la urgencia de incorporar personal todas las semanas.

Durante la semana de Reyes, la venta volvió a activarse y los comercios preveían unas rebajas muy positivas. Pero al final, “a partir de la semana de Reyes, las rebajas han sido muy flojas”, sintetiza Eduardo Zamacola. Según el Barómetro de Acotex, en el primer mes de 2022 las ventas han crecido el 34,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Cabe recordar que, aunque se trata de un dato positivo, el año pasado las ventas cayeron el 53,2% a causa de la cuarta ola de la pandemia unida a la llegada de Filomena. El sector textil ha encadenado año y medio de pérdidas por la pandemia. En el acumulado del 2020, la moda sufrió una caída del 40% al que posteriormente se sumó el 13% más en 2021.

La Confederación Española de Comercio (CEC) cifró la caída de ventas del comercio minorista en el 5,9%, situándose el 11,5% por debajo de las cifras registradas en noviembre. Esto se debe al aprovechamiento de las campañas del Black Friday y el Cyber Monday, de ahí que los principales afectados sean las grandes superficies (9,9% menos ventas que en noviembre). En el caso del operador logístico Logisfashion, sus ventas generales de diciembre sufrieron una disminución del 15% y destacan que sobre todo ha sido “en el caso de los clientes de moda”. En las últimas semanas del mes de enero de 2022, sus cifras han sufrido un descenso del 10% respecto a las rebajas de 2021. “La tendencia está en que cada vez hay más pedidos, pero formados por menos artículos”, especifica David Fernández.

“La tendencia está en que cada vez hay más pedidos, pero formados por menos artículos”
David Fernández Director de Operaciones de Logisfashion España

Existen excepciones de sectores que han conseguido remontar. “En clientes del sector hogar, sí que hemos notado una leve subida”, afirma el directivo de Logisfashion. Otro ejemplo es el de la electrónica. Desde Mediamarkt aseguran que sus previsiones del periodo de rebajas eran muy positivas: “El comportamiento de las ventas y la afluencia a nuestras tiendas en los últimos meses había sido muy positivo, y de cara al mes de enero, se mantuvieron como esperábamos”. A partir del 7 de enero, la cadena especializada en productos electrónicos preparó una campaña de cuatro días sin IVA en su tienda online y durante todo el mes de enero estuvo activa en distintas fases los Outlets Days, con descuentos de hasta el 40%.

UN INCREMENTO DE GASTOS QUE REPERCUTE EN EL ECOMMERCE
Por primera vez desde el 2020, las ventas online se ralentizan. “Es verdad que históricamente el formato online suponía el 8% de las ventas totales del sector y el formato físico era del 92%, y en el 2020 el online subió hasta el 17%”, explica Eduardo Zamacola (Acotex). Este año, espera que la cifra del ecommerce se estabilice en torno al 12-15%. “El formato online es muy atractivo, pero la gente no compra directamente online en un país como el nuestro. El formato físico va a tener aún más importancia”, vaticina. Por su parte, David Fernández (Logisfashion) asegura que las ventas online de sus clientes en España no han aumentado en comparación al año pasado. El dato que sí se mantiene alto es el relativo a las devoluciones: “El porcentaje de devoluciones se encuentra en el 20% en marcas de moda y en torno al 8-10% en otros artículos (sex wellness, joyería)”.

“Los costes se van incrementando y cada vez vendemos menos”
Eduardo Zamacola Presidente de Acotex

Uno de los motivos de este descenso de ventas en ambos formatos reside en las disrupciones de la supply chain, que han multiplicado los costes por diez en el caso del sector textil. La consecuencia, que ya comenzó hace años, es un acercamiento de los centros de producción “porque no se pueden aguantar estos tiempos y estos costes”, afirma el presidente de Acotex. Debido a la saturación que existe hoy en día en China, afirma David Fernández (Logisfashion), “hemos recibido de nuestros clientes todos los contenedores de golpe con mercancías para las distintas campañas”. También los proveedores de Mediamarkt les están avisando de posibles cuellos de botella en la disponibilidad de algunos productos concretos dependiendo de la demanda. “Actualmente es difícil predecir si realmente esto va a ocurrir o no”, declaran desde el retailer y esperan que la situación mejore “antes de que finalice el primer trimestre del año”.

Acotex advierte de los efectos de la caída de los ERTEs prevista para el 28 de febrero

A variantes externas, como la cancelación masiva de eventos con invitados, al sector de la moda se le suman otros sobrecostes, como los relativos a las materias primas, los costes logísticos, la seguridad social o la electricidad. “Ha habido comercios que han más que duplicado la factura de la luz”, explica Eduardo Zamacola (Acotex), especialmente por mantener la calefacción puesta en las tiendas físicas con las puertas abiertas y la buena luminosidad. Otro factor clave para las próximas semanas es la finalización de los ERTEs el 28 de febrero. El presidente de Acotex augura un aumento de despidos, con la consecuente caída del consumo, mientras que “las ayudas no llegan al sector y la cantidad de dinero que viene de la UE no sabemos cómo va a llegar”. En este sentido, concluye que “los costes se van incrementando y cada vez vendemos menos”.

De cara al 2022, Mediamarkt confirma que continuará brindando productos o servicios acordes a las necesidades de sus clientes porque “tanto nuestras tiendas físicas como nuestro canal online cuentan con stock suficiente” y han centrado su estrategia en la omnicanalidad para poder adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias. El sector textil no puede decir lo mismo: “O crecemos en este 2022 o ya morimos”, sentencia Eduardo Zamacola y especifica que la previsión es que el consumidor ahorre por los incrementos de gastos actuales. “Contemplamos una cierta fatiga en el consumidor”, explica el director de Operaciones de Logisfashion España, “que se ha percibido especialmente en los últimos meses del año debido al impacto de las subidas del IPC”. Entre las previsiones más habituales en las marcas, continúa, “estaría la de llegar a nuevos mercados”.