29 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:45

¿Una disrupción tecnológica o una moda pasajera para el negocio logístico?

El metaverso devuelve a primera línea de actualidad la aspiración de crear un nuevo mundo digital, en el que la logística busca su espacio

Existe un mundo paralelo donde es posible comprar terrenos y levantar la casa que siempre has querido tener. Y otro donde calzar un modelo virtual de Nike, vestir prendas exclusivas de Balenciaga o conducir coches BMW sin moverte del salón de casa. Son ejemplos de las oportunidades e incógnitas que brinda el metaverso, la palabra multiusos que desde noviembre de 2021 ha revolucionado la vida real. Desde que Facebook cambiase su nombre a Meta para limpiar su reputación, se han multiplicado el interés y las iniciativas por construir un nuevo mundo digital que está aún en pañales y con un horizonte por definir. Hay quien diría que ciertos sectores son demasiado físicos, con resultados tangibles. Uno de ellos es el de la logística y el transporte. ¿Es el metaverso viable para estas compañías?

El metaverso brinda, a día de hoy, oportunidades e incógnitas aún por definir y concretar

Antes de ver sus aplicaciones, empecemos por saber qué es exactamente el concepto que está en boca de todos. “Un metaverso sería tener un espacio 3D donde puedes unirte con otras personas y tener una interacción con otros humanos de manera más natural”, describe de forma simplificada el responsable del área de Realidad Mixta de eDataConsulting, Tobias Kammann. Con el móvil y el ordenador, la interacción es muy indirecta y limitada a las pantallas. Ahora, mediante unas gafas unidas a los dedos, es posible escuchar la voz de un avatar 3D de otras personas. Aunque parezca una idea totalmente disruptiva de Meta, la idea existe desde comienzos de siglo. “Su idea sería tener un metaverso, un espacio virtual resistente que siempre exista y donde puedas vivir tu vida allí, estar con gente virtual y donde puedas entrar en cualquier momento para compartir cosas”, aclara.

OPTIMIZAR UN ALMACÉN LOGÍSTICO CON EL METAVERSO
A nivel global, las reuniones a distancia serían un primer uso del metaverso para empresas que necesitan trabajar con espacios muy grandes y un alto número de personas, especialmente si se encuentran en lugares distintos. Ahora bien, existen aplicaciones mucho más específicas. En el caso de la logística, los entornos simulados son muy útiles para etapas iniciales de formación en almacenes, de manera que el personal comience a trabajar con los conocimientos pertinentes. Gracias a la recreación de una nave logística, los futuros empleados aprenderán el proceso de picking cumpliendo todas las medidas de seguridad. “La consolidación de conocimientos es muchísimo mayor cuando practicas estas tareas en un entorno virtual que además es muy similar al entorno real”, afirma Tobias Kammann, y añade que estas formaciones se pueden gamificar para aprender de una manera más divertida, “sin darte cuenta”.

“Es posible testear una operación en ese entorno simulado antes de ponerla en marcha”
Ramón García Director general del Centro Español de Logística

Tobias Kammann asegura que esta formación “se debe repetir cada medio año para no tener errores”, puesto que son procesos que siguen una serie de reglas que se deben acatar. Como ventaja adicional, se reducen los costes de viajes y organización de reuniones. “Al final, es una persona que se pone unas gafas virtuales y es como si estuviera dentro del almacén”, destaca el director general del Centro Español de Logística (CEL), Ramón García, “simulas todos los elementos que sean oportunos, haces pruebas y vas viendo temas de ergonomía, de productividad y de economía de desplazamientos”. conviene tener en cuenta que “es la aplicación más importante en cuanto a obtener mayor productividad de las operaciones logísticas”, añade, y también para incorporar empleados mucho más rápido, sobre todo cuando hay escasez de personal. La realidad virtual también sirve para optimizar al máximo los tiempos de tránsito y el flujo de trabajo de un almacén antes de construirlo. Es el caso de Audi en Alemania, que trazó el planning de su nave industrial colocando las máquinas, los estantes y los objetos para después iniciar las obras con la estructura que habían pensado.

Tendencias como el auge del commerce obligan a los operadores logísticos a tomar decisiones urgentes en muy poco tiempo. Mediante la realidad virtual, es posible crear un entorno simulado con varias operativas de operaciones, probarlas previamente y escoger la más adecuada. “Como al final puedes interactuar con ese entorno simulado, puedes testear una operación antes de ponerla en marcha”, expone Ramón García. Es lo que se llama un gemelo digital o digital twin. Ramón García aclara que existen muchos tipos de gemelos digitales, pero uno de ellos se hace a través del metaverso.

“La consolidación de conocimientos es mayor cuando practicas en un entorno virtual”
Tobias Kammann Responsable del área de Realidad Mixta de eDataConsulting

De manera colateral, la venta de productos en el metaverso causaría un aumento de servicios en la vida real. Por ejemplo, que “un usuario pudiera conectarse en remoto desde su casa, acceder a un supermercado virtual y hacer la compra mientras está sentado en su sillón”, subraya la profesora asociada de ZLC, Beatriz Royo. Es decir, que “las interacciones que hay en otro tipo de negocios en el mundo virtual acaben con una transacción física de la que el sector del transporte y la logística se puede aprovechar”, comparte Ramón García (CEL), puesto que esos productos generados virtualmente después hay que entregarlos en la realidad. “Es una oportunidad para alcanzar nuevos mercados y nuevos tipos de clientes”, asegura.

REALIDAD AUMENTADA PARA OPTIMIZAR EL PICKING O GARANTIZAR LA SEGURIDAD
Más allá de la inmersión completa, la realidad aumentada también tiene aplicaciones en el día a día. La diferencia con la realidad virtual reside en que la realidad aumentada no solo está disponible para las gafas, también se puede utilizar con otros dispositivos como móviles o tablets. DHL Supply Chain ha sido una de las primeras compañías en incorporar gafas inteligentes a sus centros logísticos para optimizar los procesos de picking. “La realidad aumentada debe ser capaz de proveer la información adecuada al operador para la toma de decisiones o facilitar su decisión”, declara el secretario general de Alliance for Logistics Innovation through Collaboration in Europe (Alice), Fernando Liesa.

DHL Supply Chain utiliza gafas inteligentes que mejoran el picking en sus centros logísticos a través de la realidad aumentada.

La realidad aumentada también sirve para reducir los riesgos laborales mediante la asistencia en remoto. Pongamos como ejemplo el caso de un operario que se encuentra ante una máquina que debe arreglar, pero no tiene los conocimientos requeridos para repararla. “Lo que puede hacer es contactar con un experto que a lo mejor está a 2.000 kilómetros de la fábrica en la que está, mostrarle y comentarle en tiempo real qué es lo que está pasando. La otra persona lo estaría viendo y además puede ir marcándole en la tablet, por ejemplo, qué pasos debe seguir”, relata Tobias Kammann.

¿EL METAVERSO ES EL FUTURO?
La rentabilidad es crucial a la hora de optar por herramientas digitales como el metaverso. Sin embargo, Tobias Kammann cree que ahora cualquier empresa, incluso las pymes, pueden aprovechar sus aplicaciones. “Antes era una inversión muy grande, pero estas gafas cuestan unos 300 euros, y la realidad aumentada se puede utilizar también con móviles y tablets”. Si la compañía necesita hacer una formación cada medio año de unas 1.000 personas con el coste añadido de organizar estas reuniones, “entonces sí vale la pena hacer la inversión para aprovecharlo”. Por su parte, Fernando Liesa (Alice) se muestra más comedido y opina que “es más difícil que lo puedan hacer directamente, pero quizá a través de servicios externos o en la toma de decisiones ante inversiones para que puedan chequear e intuir el valor de la inversión previamente a acometerla”.

Ese es uno de los pilares del proyecto GameLabsNet, financiado por la UE para probar tecnologías de gamificación y tecnologías inversivas aplicadas a diversos ámbitos empresariales en labs repartidos por Francia, Portugal y España. Madrid ha sido la ciudad seleccionada para acoger el lab enfocado al sector de la logística y el transporte. A través del liderazgo del CEL y Conetic, la sala inmersiva de 200 metros cuadrados pone tecnología inmersiva a disposición de las empresas hasta finales de 2022. “Las empresas vienen a esta sala y buscan a alguien que les haga el desarrollo, entran a la simulación y en nuestra sala pueden hacer pruebas”, explica Ramón García. El proyecto tiene como objetivo hacer de lanzadera para que se empiecen a utilizar las tecnologías inmersivas de forma más generalizada en ambientes empresariales y “acercar a las pequeñas empresas de tecnología, que la mayor parte son pequeñas de nicho, con empresas grandes que tienen la necesidad y no conocen esto o no se atreven a invertir”.

“El metaverso puede ser muy útil para ciertas aplicaciones y entornos, pero no transformativo”
Fernando Liesa Secretario general de Alice

Entonces, ¿el metaverso ha llegado para quedarse? “Está dentro del futuro de las empresas, es una opción más”, afirma Ramón García y lo comparte Beatriz Royo (ZLC): “Como todas las herramientas digitales, abre puertas”. Las aplicaciones, las redes sociales y la realidad virtual permiten acceder a servicios, contactar clientes de manera más rápida y directa. Por ello, continúa la profesora asociada de ZLC, “si una sola aplicación aúna todas ellas, simplificaría el identificar y gestionar cuál es la más adecuada para cada necesidad”. Por su parte, Fernando Liesa destaca que “hay retos y oportunidades más importantes que el metaverso en logística”. Sin duda, “el metaverso puede ser muy útil para determinadas aplicaciones y en entornos concretos, pero no transformativo”, sostiene.

Lo que sí está claro es que aún es muy pronto para sacar conclusiones a corto plazo. Tobias Kamman explica que “será la base”, como lo fue en su día internet y el smartphone. “En unos 10 años, quizás menos, será muy común tener reuniones con gafas de realidad virtual en empresas, igual que ahora es normal hacerlas a través de Zoom o Skype y también lo será tener unas gafas de realidad aumentada”. Con una diferencia: habrá que esperar a ver si el metaverso se convierte en una herramienta del día a día. En ese caso, no se conocerá como metaverso y tampoco habría un espacio abierto donde todo el mundo entrase porque quizás no será necesario. “A lo mejor, más que la realidad virtual se usará más la realidad aumentada, es lo que yo me imagino que puede tener más presencia en nuestro día a día”, concluye el responsable del área de Realidad Mixta de eDataConsulting.