9 de febrero de 2023 | Actualizado 18:44

El carbón se posiciona como el principal vector de crecimiento en el puerto de Rotterdam

Todos los tráficos cierran 2021 en positivo, a excepción de los agroalimentarios, con aumentos elevados de graneles sólidos y contenedores
Terminal de carbón en el puerto de Rotterdam | EMO

Los resultados del puerto de Rotterdam en 2021 se sustentan, principalmente, en el incremento de los volúmenes de los graneles sólidos (23,4% respecto al 2020 y 5,6% más que en 2019). Dentro de este apartado, el carbón ha sido la mercancía que más ha aumentado (41,7% respecto a 2020 y el 10% en comparación con 2019) debido a la subida exponencial del precio del gas, explican desde el puerto, y el mineral de hierro y la chatarra (33,6%). Solo los graneles agroalimentarios han disminuido (-16,5%), en parte debido a la subida de precios de la soja y el maíz.

La principal puerta de entrada en Europa de mercancías, el puerto de Rotterdam, ha cerrado en positivo el año 2021 con la recuperación de todos sus tráficos, a excepción de los agroalimentarios. En total, los volúmenes de mercancías han alcanzado los 468,7 millones de toneladas, el 7,3% más que en 2021, y los ingresos registraron un incrementado del 2,6% (772,7 millones de euros). Por otra parte, el Ebitda ha sido 7,3% superior a la cifra del año anterior y ha alcanzado los 512,2 millones de euros.

“Las empresas del sector de los contenedores obtuvieron resultados excelentes”
Allard Castelein Consejero delegado de la Autoridad Portuaria de Rotterdam

Los contenedores son el otro tráfico que más se ha beneficiado a lo largo del año. “Las empresas del sector de los contenedores, en particular, obtuvieron resultados excelentes”, ha asegurado el consejero delegado de la Autoridad Portuaria de Rotterdam, Allard Castelein, “ya que manipularon un número récord de contenedores a pesar de todos los problemas a los que se enfrentó este sector en todo el mundo el año pasado”. En total, se movieron 15,3 millones de teus en el puerto neerlandés en 2021, una cifra que se traduce en un incremento del 6,6% interanual. Los graneles líquidos también han aumentado el 3,2% (-3,1% respecto a 2019), principalmente por la importación de GNL (12,4%), causado de nuevo por el alto precio del gas en Europa.

Desde el puerto de Rotterdam destacan la estabilidad del tráfico Ro-Ro con Reino Unido, un tráfico que a principios de año sufrió un descenso por la entrada en vigor del Brexit y más tarde se recuperó “dejando el volumen total de Ro-Ro en un nivel similar al de los últimos dos años”. En relación a la transición energética, Allard Castelein ha destacado que están esperando que “este año se tomen decisiones de inversión para varios proyectos de transición energética, ya sea por nosotros mismos o por otras partes”. Estas iniciativas, añade, supondrían “hasta el 35% de la reducción de emisiones de carbono para 2030”.

PREVISIONES PARA EL 2022
El puerto de Rotterdam espera en 2022 unos volúmenes de mercancías similares a los registrados en 2021, en línea con la tendencia de los últimos ejercicios. Desde el puerto neerlandés destacan que la economía “podría verse afectada en gran medida por la pandemia del coronavirus y posibles desarrollos geopolíticos”. En concreto, prevén que las disrupciones de la cadena de suministros continúen a lo largo de este año. En relación a la transición energética, esperan “pasos cruciales” en el ámbito de la construcción de infraestructuras para el transporte y almacenamiento de CO2, de hidrógeno y de biocombustibles.