2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

Los buques autónomos estarán sujetos a las normas generales de navegación en España

La reforma de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante incorpora como servicio portuario el suministro de combustible
Kongsberg

La nueva modificación del texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante y la Ley de Navegación Marítima incorpora, por primera vez, una regulación aplicable a los buques autónomos o sin tripulación, que estarán sujetos a las normas generales de navegación. El Consejo de Ministros ha aprobado en su reunión de hoy esta normativa, que también prevé las especialidades necesarias que permitan a la administración marítima y portuaria establecer las medidas precisas para garantizar su seguridad, ha indicado el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Su titular, Raquel Sánchez, ha informado de la creación de “un régimen de desarrollo de empresas de I+D+i para el desarrollo de este tipo de buques”.

El ministerio ha subrayado que esta reforma “nace para mejorar la competitividad del sector marítimo y portuario español y cubrirá ciertas lagunas de regulación detectadas”. “Además”, ha añadido, “coordinará ambas legislaciones con el fin de evitar duplicidades o solapamientos”. En este sentido, Raquel Sánchez ha indicado que se “modernizará y flexibilizará la tramitación administrativa de las autoridades portuarias”. La ministra ha señalado que esta reforma “mejora la competitividad de los operadores marítimos y portuarios y ofrece mayor seguridad jurídica en aspectos como la ciberseguridad, entre otros”.

La reforma introduce una serie de modificaciones para la mejora de trámites de las autoridades portuarias

El departamento ha señalado que la reforma “introduce una serie de modificaciones puntuales en el libro primero del texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante para este fin”, y ha apuntado que los expedientes que verán mejorada su tramitación son “los de proyectos de obras, revisión de acuerdos, contratos y cumplimiento de trámites medioambientales, establecimiento de servidumbres en el entorno de las instalaciones de iluminación de costas y señalización marítima, entre otros”. Además, ha indicado el ministerio, “se incorpora como servicio portuario el suministro de combustible, con base en lo estipulado en el Reglamento (UE) 2017/352 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de febrero de 2017, por el que se crea un marco para la prestación de servicios portuarios y se adoptan normas comunes sobre la transparencia financiera de los puertos”.

Entre las principales novedades del nuevo texto normativo, el departamento ha señalado la inclusión “de la reforma del Registro de Buques y Empresas Navieras”. La misma “reforzará el papel coordinador de la gestión que se lleva a cabo por parte de la administración marítima y mejorará su comunicación con el Registro de Bienes Muebles”. Por lo que respecta a las modificaciones introducidas en la Ley de Navegación Marítima, el ministerio ha resaltado la regulación del despacho de buques. A ésta se añade el término “habilitación para “abrir las posibilidades del despacho no sólo a la fórmula de la autorización, sino también a las declaraciones responsables, para agilizar la realización de este trámite”. Además, ha apuntado el departamento, “se regula también el nuevo Certificado de Registro, que sustituye a los actuales Certificados de Matrícula y la Patente de Navegación, homologando la documentación de los buques a la exigida internacionalmente”.