2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

Barcelona aparca la creación de una nueva terminal Ro-Ro con el traslado de Terminal Port Nou

La reubicación implica que Bergé operará su terminal polivalente en cinco hectáreas de las 19 que componen actualmente una zona sin actividad
Ubicación actual de Terminal Port Nou en el muelle Adossat | Autoridad Portuaria de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha aprobado el traslado de la Terminal Port Nou (Bergé) desde su ubicación actual en el muelle Adossat hacia el muelle Príncep d’Espanya. La decisión, tomada en un consejo de administración extraordinario de la entidad portuaria, supone aparcar la creación de una terminal dedicada en exclusiva a carga rodada (Ro-Ro) en dicho espacio.

El traslado de Terminal Port Nou hasta su nueva ubicación se llevará a cabo durante este año

La reubicación implica que Bergé operará su terminal polivalente en aproximadamente cinco hectáreas de las 19 que componen actualmente la zona sin actividad en el citado muelle Príncep d’Espanya. Desde esta nueva localización, amparados en las características de su concesión, Terminal Port Nou proseguirá sus servicios y tráficos actuales en carga de proyecto, contenedores y servicios a cruceros, entre otros. Sin embargo, también se encontrarían facultados para trabajar con carga rodada y automóviles, según han confirmado diversas fuentes.

El traslado de Terminal Port Nou se llevará a cabo durante este año, tal y como ha manifestado la autoridad portuaria y ha corroborado Bergé. La reubicación de la terminal permitirá “dar cumplimiento al pacto logrado con el Ayuntamiento de Barcelona el enero de 2018 por el cual se limitan las terminales internacionales de cruceros a un máximo de siete, agrupándose todas al muelle Adossat y liberando, así, los espacios del muelle Barcelona (World Trade Center) para el uso público y ciudadano”, ha recordado la autoridad portuaria. Por otro lado, también se trasladará al muelle Adossat toda la operativa de Baleària, parte de la cual se realiza hoy día en la terminal de ferris de Drassanes, “liberando este espacio y convirtiendo el uso en público”, ha concretado el puerto de Barcelona.