28 de junio de 2022 | Actualizado 12:26

La última milla pacta alzas de precios con sus clientes para repercutir el aumento de costes

Los grandes operadores de paquetería no descartan nuevas revisiones de sus precios en 2022 para protegerse de la tendencia inflacionista
Freepik / DPDgroup

El aumento de costes operativos ha motivado la búsqueda de pactos entre los operadores de última milla y paquetería con sus clientes para repercutir esas alzas en sus tarifas. Tras un 2021 marcado de nuevo por la pandemia y sus efectos económicos, la invasión rusa de Ucrania amenaza también con favorecer la escalada de precios asociados a la energía, las materias primas y el transporte en un contexto de crecimiento del comercio electrónico. Por ello, diversos actores advierten que, a pesar de dichos pactos, podrían producirse nuevas variaciones en los próximos meses si prosigue la tendencia inflacionista.

+5%

Los operadores de última milla han subido una media del 5% sus precios para afrontar el aumento de costes

Para cumplir con los plazos de entrega y garantizar los servicios, los grandes actores de la última milla como Correos, Seur, GLS, DHL o UPS han confirmado acuerdos con sus clientes para subir tarifas, aunque se trata de una política generalizada en el sector. En el caso concreto del operador público español, actualizó al alza sus precios de paquetería en enero y “se mantendrán durante todo el año”, por lo que “no está prevista ninguna subida de tarifas”.

Desde UPS, señalan que “la transparencia es fundamental para nosotros y comunicamos cualquier cambio de precios a los clientes, especialmente a las empresas más pequeñas, que necesitan cierto nivel de seguridad en un contexto empresarial incierto”. Por su parte, el director de Clientes de Seur, David Sastre, también reconoce que se han visto obligados a incrementar precios para equilibrar la situación y “mantener la prestación de nuestros servicios con la máxima calidad y garantía”.

El director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística en la consultora Accenture, Cristóbal Agüera, confirma que el 2022 ha comenzado con subidas generalizadas por parte de las empresas de paquetería y última milla, rondando el 5% de subida media, ya que la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de enero de 2022 fue del 6,1%. Todos los actores de la última milla consultados por esta publicación han reconocido la aplicación de nuevas tarifas para adecuarse a la situación e incluso han abierto la puerta a continuar con dicha política a lo largo del año. “Será necesario ajustar las tarifas de venta para seguir manteniendo un negocio sostenible de cara al futuro y que permita seguir ofreciendo una alta calidad, que es lo que nuestros clientes esperan de nosotros”, aclaran desde GLS.

“Nos hemos visto obligados a incrementar nuestras tarifas para equilibrar la situación”
David Sastre Director de Clientes de Seur

DHL explica que la subida de sus tarifas a los clientes se debe, aparte de para compensar los efectos de la inflación, a los costes administrativos relacionados con las medidas reglamentarias y de seguridad, que las autoridades nacionales e internacionales actualizan periódicamente y a acelerar sus objetivos de sostenibilidad. “El ajuste anual de precios nos permite seguir desarrollando nuestra infraestructura y, al mismo tiempo, garantizar las mejores soluciones para los clientes, utilizando tecnologías innovadoras y procesos de entrega personalizados”, han añadido. 

El socio director de SupplyChange Consulting, Álvaro Ruiz de Gordoa, considera que el impacto en las empresas de transporte se está atenuando en la medida que estas están siendo capaces de trasladar una parte del incremento de los costes operativos a los clientes, ya que los cargadores asumen esta situación de inflación y el consecuente incremento de los precios de transporte. Además, la generalización de cláusulas de suplemento de combustible en los contratos está ayudando a rebajar también parcialmente.

“La falta de medios va a llevar también a proyectos colaborativos entre empresas de transporte”
Álvaro Ruiz de Gordoa Socio director de SupplyChange Consulting

Aunque los incrementos de los combustibles tienen un mayor impacto que los de la electricidad en la cuenta de resultados de los actores de última milla, ambas partidas pueden disparar exponencialmente los costes operativos. “Se ha incrementado de manera muy significativa el coste de la energía, el combustible con aumentos alrededor del 22% a lo largo del 2021, es preciso recordar que el combustible representa en torno al 30% del coste del reparto de última milla”, explica Cristóbal Agüera (Accenture).

Ante este escenario, Álvaro Ruiz de Gordoa (SupplyChange Consulting) considera que los grandes cargadores de ecommerce deberán plantearse construir estructuras de reparto propias para atender las grandes zonas de reparto. “La falta de medios en el sector, principalmente conductores autónomos, va a llevar también a proyectos colaborativos entre empresas de transporte”, apunta. 

“Esta situación debe favorecer las colaboraciones y fusiones entre los diversos actores”
Cristóbal Agüera Director asociado Postal y Paquetería, Puertos, Transporte y Logística en Accenture

Además de la colaboración, Cristóbal Agüera (Accenture) identifica también la necesidad de los operadores de última milla por conseguir la máxima eficiencia mediante el uso de las nuevas tecnologías. “Aquellos que consigan ganar la batalla de la eficiencia con el uso de nuevas tecnologías y de concentración de volúmenes serán los que finalmente dominen este sector, cuyos márgenes son ya de por sí bastante reducidos”, asegura el directivo de Accenture. Es por ello que “quienes queden fuera de esta carrera se verán obligados a colaborar o fusionarse con socios que le permitan ganar en competitividad y complementar capacidades”, apostilla.