28 de junio de 2022 | Actualizado 12:26

La demanda de carga aérea mundial se ralentiza por la incertidumbre económica

El aumento del precio del combustible sumado al conflicto en Ucrania mantienen restringida la capacidad de las aerolíneas
Lufthansa Cargo

El crecimiento exponencial que vivía la demanda de carga aérea vuelve a ralentizarse, esta vez por las condiciones macroeconómicas y geopolíticas que impactan directamente en las cadenas de suministro mundiales y restringe la capacidad. Si bien los volúmenes de mercancías aéreas continúan incrementándose (+2,7% respecto al mismo mes de 2021), cabe recordar que la misma cifra relativa a diciembre de 2021 era del 9,3%. Los niveles de capacidad se mantienen el 11,4% por encima de los registrados en 2021, aunque aún no alcanzan los niveles prepandémicos (-8,9%), según la asociación de transporte aéreo internacional IATA.

A comienzos del año 2022, las disrupciones de la supply chain mundial son el resultado de cancelaciones de vuelos por las escasez de personal, principalmente debido a la última ola del coronavirus (Ómicron), de los temporales de invierno y de una menor extensión de lo previsto del despliegue del 5G en Estados Unidos. En Asia, además, ha influido la política ‘cero-covid’ en China y Hong Kong, ha reconocido la asociación internacional de transporte aéreo. Un factor añadido es el incremento del precio del combustible, que en el último mes ha subido el 27%. Como consecuencia, algunos servicios han lastrado su rentabilidad y la carga aérea se ha visto obligada a aumentar precios.

Aunque las mercancías aéreas relativas a Rusia suponen solo un 0,6% de los volúmenes totales mundiales transportados en 2021, IATA espera un impacto negativo en el sector debido a la invasión rusa en Ucrania. “Los cierres del espacio aéreo frenarán la conectividad directa de varios mercados conectados a Rusia”, predicen desde la asociación internacional. Todos estos factores que conforman la incertidumbre económica mundial provocarán un efecto inmediato en la capacidad. “Se espera que la capacidad se vea sometida a una mayor presión y es probable que los tipos suban”, ha afirmado el director general de la IATA, Willie Walsh. “Sin embargo, todavía es demasiado pronto para predecir en qué medida”.

Por regiones, la más afectada es Asia-Pacífico. En términos interanuales, sus aerolíneas han aumentados los volúmenes de carga aérea en enero el 4,9%, mientras que esta cifra alcanzaba el 12% en diciembre. La política de ‘cero-covid’ implementada en China y Hong Kong está impactando en su rendimiento. De ahí que la capacidad haya registrado un incremento del 11,4% respecto a 2021, pero se mantiene por debajo de niveles prepandémicos (-15,4%). Otro descenso pronunciado se ha registrado en América del Norte. Los volúmenes de mercancías transportadas solo aumentaron el 1,2% respecto al año anterior (7,7% en diciembre), debido a la inflación, a Ómicron y a las malas condiciones climáticas.

Las aerolíneas europeas han mostrado una mayor resiliencia que en otras regiones con un aumento interanual del 7% (10,6% en diciembre). Su capacidad ha experimentado un incremento del 18,8% (-8,1% respecto a 2019). De nuevo, el mejor rendimiento recae en África, cuyos volúmenes de carga aérea se han incrementado el 12,4% respecto a 2021 y su capacidad cierra el mes en positivo (+13%). Por otra parte, el deterioro de rutas cruciales para las aerolíneas de Oriente Medio, como sus conexiones con Asia y América del Norte, han ocasionado una caída de sus mercancías transportadas (-4,6% en enero, 2,2% en diciembre), a pesar del aumento de su capacidad del 6,2% (-11,8% respecto a 2019). Por último, las aerolíneas de América Latina han incrementado los volúmenes de carga aérea en 11,9% (19,4% en diciembre) y su capacidad se mantiene en valores negativos (-12,9% respecto a 2020, 28,9% en comparación con 2019).