2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

Mango acelera su estrategia de acortar las cadenas logísticas con más producción mediterránea

El grupo textil comenzó esta política de aproximar la producción a Turquía y Marruecos a raíz de los efectos de la pandemia
Mango

El gigante textil Mango insistirá este año en la reorganización de su estructura de aprovisionamiento para acortar los flujos logísticos. Puso en marcha esta estrategia a raíz de la crisis de materias primas, el problema con la cadena de suministros y las dificultades del transporte mundial, pero ahora reforzará esta política. 

Con la pandemia, “decidimos acelerar el proceso de reorganización de la estructura de aprovisionamiento, este año seguimos aumentando parte de la producción especialmente en la Cuenca del Mediterráneo en países como Turquía y Marruecos”, explica la multinacional textil.  De esta forma, busca mejorar la gestión de stocks para sortear hipotéticas disrupciones, protegerse de precios del transporte y afrontar los picos de demanda, ha enumerado la compañía. 

La producción de la multinacional española en Turquía y Marruecos aumentará durante este ejercicio

Aunque la disrupción en la cadena de suministro y el aumento de costes logísticos se concentró para Mango en la recta final del año 2021, la compañía debió buscar vías alternativas, el avión principalmente, para “continuar prestando el mejor servicio posible a sus clientes”. Por otro lado, aunque el alza continuada de los costes del transporte durante el 2022 les está afectando, todavía no se han planteado repercutir esa subida al cliente. “En cualquier caso, todavía no es posible definir el impacto que tendrá la crisis actual en el negocio, dado que va a estar marcado por la duración y la intensidad del conflicto”, alertan desde la compañía refiriéndose a la invasión rusa de Ucrania.

Mango se propone mejorar la eficiencia de su gestión del stock y mantener el ritmo de crecimiento en 2022

Pese a todo, Mango ha cerrado el ejercicio con un resultado neto de 67 millones de euros, cifra que triplica los 21 millones de euros obtenidos en el ejercicio 2019. Con este resultado, cierra el paréntesis de 2020, ejercicio marcado por la pandemia de la Covid-19, y vuelve a la senda de la rentabilidad. “En el 2022, estamos centrados en seguir mejorando la gestión del stock para hacerlo más eficiente”. La venta online registró un crecimiento del 23%, hasta situarse en 942 millones de euros, y su peso sobre la facturación total se mantuvo en el 42%. Además, tal y como vaticinó la compañía en 2021, ha llevado su actividad online a nuevos mercados, como Tailandia, alcanzando un total de 85 mercados con actividad del canal digital.