15 de agosto de 2022 | Actualizado 15:51
Transportistas gallegos han marchado desde Santiago de Compostela a la sede administrativa de la Xunta | EFE

Los piquetes logran mermar la actividad del transporte con una mayor intensidad en sus acciones

Las empresas reclaman más intervención policial para garantizar el derecho a trabajar y alejar el fantasma del desabastecimiento

La segunda jornada del paro indefinido del transporte por carretera convocado por la Plataforma de Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera ha registrado un incremento en el número de incidentes entre piquetes informativos y transportistas que no secundan el paro respecto a la primera jornada de movilizaciones. Estos incidentes “han provocado que haya más camiones parados”, ha reconocido el secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Dulsé Díaz. Esta mayor afectación en la actividad se ha debido “al miedo y a la actuación de los piquetes”, no a un mayor número de participantes en los paros, ha concretado Dulsé Díaz.

En este mismo sentido, se ha pronunciado el secretario general de la Federación de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), Juan José Gil, que ha apuntado que la mayor “actividad de los piquetes y una mayor violencia han provocado que más empresas hayan parado su actividad”. Esta publicación ha tratado sin éxito de contactar con representantes de la entidad convocante del paro (Plataforma de Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera) para recabar su valoración de los distintos acontecimientos. La entidad se ha limitado a publicar un comunicado con una actualización del paro en su página web.

Las asociaciones del sector confirman una menor presencia de camiones por miedo a represalias

Dulsé Díaz (CETM) ha lamentado los incidentes que se han producido y que han provocado “rotura de lunas y pinchazos” y ha destacado que no se están “disolviendo estos piquetes”. CETM ha reclamado “al ministerio del Interior, al de Transportes y a las delegaciones del Gobierno que se garantice el derecho a trabajar”. Entre las zonas donde mayor afección está experimentado este paro, el secretario general de la confederación ha confirmado que “Asturias y Andalucía son dos puntos calientes, mientras que en Madrid la situación es mejor”. A pesar de ello, la Agencia Efe ha indicado, citando fuentes de Mercamadrid, que el mercado de abastos de la capital ha recibido hoy “el 60% menos de hortalizas y frutas que el martes de la semana pasada”.

Por su parte, la patronal del transporte y la logística UNO ha mostrado su preocupación por la “alarmante situación que se está viviendo hoy debido a la acción de los piquetes en los principales nodos logísticos de España”. Su presidente, Francisco Aranda, ha afirmado que se están “produciendo numerosos incidentes que están provocando un bloqueo en diferentes rutas de nuestro país, lo que está generando, a su vez, roturas de la cadena de suministro”. Se han registrado “pinchazos a camiones, roturas de lonas, lanzamiento de piedras que han provocado que muchas empresas no acometan sus rutas previstas debido a la inseguridad existente”, ha lamentado Aranda. Asimismo, ha subrayado que los “piquetes y el paro del transporte no son la solución al problema de los precios de los combustibles”.

Las empresas cargadoras alertan de un posible desabastecimiento de no actuar rápidamente

La Asociación de Cargadores de España (ACE) ha destacado que los cargadores “estamos sufriendo las consecuencias de un paro de transporte que, a pesar de tener un escaso seguimiento, está paralizando el movimiento de mercancías en España por el efecto de los piquetes que actúan en polígonos industriales, centros logísticos y de distribución y en los accesos a los principales puertos de nuestro país”. La organización ha apuntado que la “escasa respuesta policial ha facilitado que el conflicto se vuelva más agresivo y se prolongue en el tiempo”.

Varias “plantas han tenido que cerrar líneas de producción por la falta de suministros y, de no actuar rápidamente, esta convocatoria puede paralizar la economía del país, llevar al cierre de empresas y provocar un desabastecimiento en el corto plazo”, ha manifestado la Asociación de Cargadores de España (ACE). Como en el caso de CETM, la asociación de cargadores “ha trasladado esta situación al ministerio de Transportes, del Interior y a las delegaciones del Gobierno de las comunidades autónomas más afectadas, solicitando la actuación urgente de las fuerzas de seguridad para garantizar que unos pocos no impidan trabajar a una mayoría”.

Transprime considera que, si se aplica la cláusula de revisión del combustible, el paro “no tiene sentido”

También la asociación cargadora Transprime ha afirmado que estamos “ante un paro que parte del miedo a defender la nueva realidad positiva que el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) ha conseguido con el nuevo Real Decreto Ley de la carretera, actúa a través de la desinformación y combina perfectamente con la emoción del descontento general por el aumento del coste del combustible”. La asociación de cargadores ha indicado que, si aplicamos bien “el nuevo Real Decreto Ley y revisamos la cláusula del combustible, hecho que todos los cargadores estamos haciendo de facto con una frecuencia mayor de la requerida por la nueva normativa, este paro no tiene ningún sentido”.

Asimismo, desde Transprime se ha constatado que el impacto “es errático, pero contundente por zonas con mayor o menor afectación y su efecto disruptivo es muy elevado, ya que los cortes en el suministro están afectando a todos los sectores”. Ha insistido la asociación cargadora que ruedas “pinchadas, lunas rotas, piedras lanzadas desde puentes a camiones, amenazas a conductores y colapsos de accesos viales son acciones que reflejan el descontento sin aportar solución alguna, con un efecto inmediato en los consumidores: la cadena de suministro a punto de colapsar”. La organización ha afirmado que, de no haber soluciones rápidas, “algunos centros de producción y distribución tendrán que parar en las próximas horas, sea porque no pueden expedir producto o por no poder producir por falta de materiales”.