2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

Barcelona y Tarragona se comprometen a reducir el 10% sus emisiones portuarias en 2025

Ambos puertos de interés general se adhieren por primera vez a la Cumbre por la Calidad del Aire de Catalunya
Los presidentes de las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona, Damià Calvet y Josep Maria Cruset | Autoridad Portuaria de Tarragona

Las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona se han adherido este viernes al acuerdo alcanzado en la Tercera Cumbre por la Calidad del Aire de Catalunya, por el que se comprometen a llevar a cabo una serie de acciones para reducir la emisión de gases contaminantes. Entre ellas, los dos recintos catalanes de interés general deberán reducir hasta 2025 al menos el 10% sus emisiones contaminantes, es decir, los óxidos de nitrógeno (NOx) y el material particulado (PM) producto de su actividad portuaria, tomando como referencia el año 2019.

Ambos puertos deberán garantizar que el 100% de la energía eléctrica comprada proviene de fuentes renovables

Los acuerdos alcanzados en esta cumbre, que involucran a todos los municipios de más de 20.000 habitantes, diputaciones y agentes sociales y económicos de Catalunya, se incorporarán a los principios rectores del nuevo Plan de Mejora de la Calidad del Aire del Ejecutivo catalán. En la reunión de este viernes, han participado por primera vez, además de las administraciones, distintos representantes de los agentes sociales y económicos, entre los que se encuentran ambos puertos catalanes.

Entre los compromisos adquiridos, destaca también la obligación de garantizar que el 100% de la energía eléctrica comprada provenga de fuentes renovables e “impulsar la electrificación de las instalaciones”, así como de promover entre las empresas portuarias y los usuarios del puerto los nuevos combustibles alternativos para la movilidad de mercancías y pasaje “basados en hidrógeno, biocombustibles y combustibles sintéticos”. Además, deberán incorporar en su normativa el criterio de adquisición de nuevos vehículos que sean 100% eléctricos, excepto en aquellos casos en que no sea posible “por necesidades del servicio”.

HOJAS DE RUTA PORTUARIAS
La Autoridad Portuaria de Barcelona divide su plan de descarbonización en tres vectores principales: “La movilidad sostenible, la economía circular y la transición energética”. El primero se centra en el aumento de la cuota ferroviaria, que está impulsando con la construcción de los accesos ferroviarios al puerto, así como de su nodo ferroportuario. En el caso de la transición energética, además del impulso del gas natural licuado (GNL), presentó recientemente su proyecto Nexigen, un plan integral de electrificación que pretende tener electrificados al 100% en 2030 sus muelles de ferries, cruceros y portacontenedores. Con este plan, el primer recinto catalán aspira a reducir el 22% de sus emisiones portuarias anuales. Las primeras conexiones eléctricas están previstas para finales de 2023 y principios de 2024 en las dos terminales que serán escenario de proyectos piloto, Best Hutchison Ports y Terminal Ferry Barcelona.

En el caso del puerto de Tarragona, su estrategia para lograr la reducción de emisiones se basa en el fomento de la intermodalidad “para favorecer el transporte ferroviario de mercancías”. De este modo, sitúa en 2023 el despliegue de sus principales proyectos, como la terminal intermodal Puerto Centro o la mejora y ampliación de la terminal intermodal de La Boella. Por otro lado, según explica el presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset, algunas de las actuaciones que va a impulsar el recinto son “la compra del 100% de la energía de fuentes renovables, la ampliación de centrales propias de energía solar, la reducción del consumo eléctrico dentro del dominio portuario y la renovación de la flota con vehículos eléctricos”.