30 de junio de 2022 | Actualizado 12:09

El Gobierno adelanta la reunión con el transporte por la presión de transportistas y cargadores

Las patronales de gran consumo emplazan a los transportistas a no seguir bloqueando la economía del país y piden responsabilidad colectiva
Imagen de la última reunión del Ministerio de Transportes con el CNTC y el Ministerio del Interior, reunido hoy para gestionar los paros en el sector del transporte | Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Flickr) / Ministerio del Interior

El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha adelantado de este viernes a mañana jueves la nueva reunión para la que se había emplazado con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC). Esta decisión coincide con el décimo día de los paros convocados por la entidad Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera, así como con un aumento de las presiones hacia el Ejecutivo por parte de todos los actores de la cadena de suministro para buscar soluciones inmediatas a la situación. La cadena de valor de gran consumo ha valorado “positivamente” el adelanto en la reunión. “Cuanto antes, mejor, como si es esta misma tarde, y garantizando soluciones”, ha afirmado el director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), Mauricio de Quevedo.

“Sabemos que la cadena está tensionada, pero las compras masivas solo agravan el problema”
Aurelio del Pino Presidente de Aces

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha explicado en el Congreso de los Diputados que estas nuevas conversaciones irán encaminadas a “abordar soluciones concretas y definidas”. Según ha manifestado, “estaremos el tiempo que haga falta hasta alcanzar un acuerdo y estoy convencida de que lo vamos a conseguir”. A este nuevo encuentro, están de nuevo convocados el ministerio de Asuntos Económicos y el Ministerio de Hacienda. En este sentido, el director general de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), José María Bonmatí, ha querido destacar la relación continua con el ministerio de Transportes, pero ha recalcado que “nos parece un error” la convocatoria de una reunión “sin que los que pagamos el paro y los que convocan el paro estemos en la mesa”. Con ello, se ha referido a la ausencia de Plataforma en las negociaciones, cuestión en la que la ministra Sánchez ha declarado en varias ocasiones que el único interlocutor válido para el Gobierno es el CNTC.

El sector del gran consumo y la hostelería ha realizado un llamamiento a la responsabilidad colectiva, tanto del Ejecutivo como de los convocantes y de los propios consumidores “como parte de la cadena de suministro que son”, ha afirmado el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), Aurelio del Pino. “Sabemos que la cadena está tensionada, pero las compras masivas solo agravan el problema”, ha advertido. Por su parte, el secretario general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Felipe Medina, ha asegurado que el sector “está demostrando un gran compromiso con la sociedad y tratamos de aportar tranquilidad a los consumidores”, a pesar de las pérdidas, que en el caso de las empresas adscritas a la asociación, ascienden a 130 millones de euros por día que los paros siguen vigentes. De ahí que el director general de Cooperativas Agroalimentarias, Agustín Herrero, haya pedido a Plataforma que “no siga bloqueando la economía del país”. A este respecto, ha añadido que “los transportistas que quieren trabajar ya no pueden hacerlo por las amenazas que sufren y esto nos genera un grave problema”. Según datos de Project44, el número de entregas registradas en España a partir de la semana en la que comenzaron los paros hasta ahora ha caído el 24%.

“No decimos al Gobierno lo que tiene que hacer, pero la situación es insostenible”
Mauricio de Quevedo Director general de Fiab

Las asociaciones de gran consumo también han solicitado “amplitud de miras” al Ejecutivo para buscar soluciones frente al incremento de precios de la energía. Este problema que, según han recordado todas ellas, afecta al conjunto de la sociedad. “Todas las reivindicaciones son legítimas, pero no todas las formas de hacerlas valer lo son”, han manifestado. De hecho, “todos sufrimos los costes de la energía, pero no por ello lo reivindicamos como lo está haciendo el transporte por carretera”, ha señalado Aurelio del Pino (Aces). Además del fin de los paros, el sector del gran consumo apunta como posibles soluciones el empleo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para garantizar el derecho a trabajar de los transportistas que quieran hacerlo, una medida que el ministerio de Transportes ya está implementando, y una materialización de las medidas anunciadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez antes del 29 de marzo. “No le vamos a decir al Gobierno lo que tiene que hacer, pero sí le metemos prisa porque la situación es insostenible”, ha afirmado Mauricio de Quevedo (Fiab), que opina que la cadena alimentaria está sufriendo una tensión superior a la vivida durante la pandemia.

LOS CARGADORES ABRE LA PUERTA A UNA NUEVA OLEADA DE ERTES
Las asociaciones cargadoras que forman parte del Consejo Nacional del Transporte (Asociación de Cargadores Españoles, Aecoc, Anfac, Feique y Transprime) han afirmado que, de continuar esta situación, la cadena de suministro al completo se verá obligada a emplear de nuevo la herramienta de los ERTE para salir adelante. Advierten de que este conflicto está afectando al conjunto del tejido empresarial español, “que se encontraba ya en una posición muy delicada” tras el fin de la pandemia. “De no actuar rápidamente se producirá un desabastecimiento de productos esenciales, al que seguirá el cierre de empresas y la presentación de ERTE”, han manifestado. Por otro lado, las asociaciones confían en que no se desencadene una avalancha de reclamaciones por incumplimiento de los términos de servicio, aunque sí preven unas consecuencias de las que todos los sectores tardarán en recuperarse.

LA ACTIVIDAD PORTUARIA SE UNE A RECLAMAR EL FIN DEL CONFLICTO
La carga y descarga en los puertos españoles está actualmente bajo mínimos, según ha corroborado la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo (Anesco). El parón del transporte de mercancías por carretera se deja notar, según datos de Fiab, en Galicia, Asturias, Murcia y Andalucía, aunque la Federación asegura que cada semana el problema se traslada de una geografía a otra. En este sentido, el presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet, ha declarado esta mañana a TV3 que la infraestructura está trabajando al 20% de su capacidad, algo de lo que responsabiliza directamente a los piquetes apostados en las entradas del recintos. También ha señalado que los contenedores empiezan a acumularse, “pudiéndose llegar a una restricción de operaciones” si en los próximos días la situación no varía. El puerto de Barcelona registra entre 3.000 y 4.000 movimientos diarios de camiones, según ha cifrado Calvet.

Las empresas estibadoras también ha instado a resolver el problema de forma rápida. “Las cuantiosas pérdidas económicas que acarrea esta situación, así como la mala imagen internacional que se proyecta, son dos de las consecuencias que está teniendo este paro de transportistas”, ha asegurado Anesco. Las terminales portuarias recuerdan que el 90% de las exportaciones y el 60% de las importaciones españolas entran y salen por los puertos. “Además, hay que recordar que la recuperación de la actividad no será inmediata y los efectos se prolongarán más allá de la finalización de los paros”, han advertido desde Cooperativas Agroalimentarias.