29 de junio de 2022 | Actualizado 18:16

VIIA retoma la autopista ferroviaria desde Barcelona de la mano de Captrain

El servicio se reinicia en abril con hasta seis viajes de ida y vuelta a la semana y está abierto a remolques P400 y contenedores
VIIA

El operador ferroviario VIIA, filial de SNCF, retomará la autopista ferroviaria entre Barcelona y Bettembourg (Luxemburgo) este mes de abril. La frecuencia asciende a seis viajes de ida y vuelta a la semana. El servicio parte de la terminal de Can Tunis y está abierto a remolques P400 y contenedores. Esta autopista ferroviaria fue suspendida en marzo de 2020 debido a la disminución de la demanda, especialmente por el cierre de las plantas de automóviles y por el impacto de la pandemia.

Como ya se había adelantado en septiembre, la tracción será proporcionada por las locomotoras Euro 6000 fabricadas por Stadler, propiedad de Alpha Trains y alquiladas por Captrain. De esta manera, será posible cruzar el tramo internacional de Le Perthus con una sola locomotora y convoyes de hasta 750 metros para transportar 1.800 toneladas en 42 unidades. Respecto al tipo de mercancías interesadas en la autopista ferroviaria, el director comercial de VIIA, Daniel Lebreton, asegura que son de todo tipo, pero especialmente “frío, carga general y químicos”. Más allá de conectar Barcelona con Bettembourg, este servicio ferroviario dispondrá de conexiones con Amberes (Bélgica), Kiel (Alemania), Rostock (Alemania) o Poznan (Polonia).

AUTOPISTA FERROVIARIA DESDE EL PUERTO DE BARCELONA
Tras la vuelta a Barcelona, el proyecto estancado desde 2019 de construir y explotar una terminal de autopista ferroviaria en el puerto de Barcelona entre Cimalsa y VIIA también se retoma. “Las discusiones se aceleran con el puerto de Barcelona, Adif y las instituciones para la construcción de una terminal entre de Lohr a Barcelona”, ha afirmado Daniel Lebreton. Las instalaciones serán las primeras con estas características en la Península Ibérica. En su momento, se concretó que el desarrollo de la infraestructura se realizase sobre los terrenos del antiguo cauce del río Llobregat y tendría capacidad para operar y gestionar ocho frecuencias diarias, además de estar abierta al uso de cualquier operador.