28 de septiembre de 2022 | Actualizado 19:45

Konecranes y Cargotec suspenden su fusión por el bloqueo de Reino Unido

Las compañías han decidido cancelar la operación tras la negativa británica y ante la posibilidad de que aparecieran nuevos contratiempos
Cargotec

Los fabricantes finlandeses de maquinaria de manipulación de mercancías Cargotec y Konecranes, suspenden su fusión tras el bloqueo de la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) de Reino Unido. Según el informe final de la entidad reguladora británica, la condición de la Comisión Europea de vender algunos segmentos estratégicos como medida previa a su visto bueno no sería suficiente para evitar el posible daño de la competencia. Debido a la falta de soluciones que fuesen del interés de este organismo y de los accionistas de Cargotec y Konecranes, ambas compañías han cancelado la operación de fusión.

“Hemos hecho todo lo posible para llevar a cabo la fusión y nos decepciona que nuestros planes hayan tenido que ser abandonados”, ha declarado el presidente de Cargotec, Ilkka Herlin. Desde la presentación de su propuesta de fusión el 1 de octubre de 2020, ambas compañías buscaron la autorización de diversos organismos para finalizar la operación a finales de 2021. En el caso de la Comisión Europea, a finales de febrero de este año aprobó condicionalmente su fusión sobre la base de un paquete de medidas correctoras en el que se incluían la venta del negocio de carretillas elevadoras de Konecranes y de Kalmar Automation Solution, entre otros segmentos. Asimismo, la operación había recibido la aprobación del órgano de competencia de China y de otras nueve jurisdicciones. Sin embargo, la fusión aún seguía sujeta al veredicto de la CMA y el departamento de Justicia de Estados Unidos, entre otras autoridades de competencia.

“El proceso de control de la fusión ha sido extenso y las investigaciones exhaustivas, y el consejo de administración de Konecranes está decepcionado porque el paquete de soluciones ofrecido no satisfizo las preocupaciones de todos los reguladores”, ha apuntado el presidente de Konecranes, Christoph Vitzthum. También ha añadido que “otras soluciones no habrían beneficiado a los accionistas de Konecranes” porque habrían modificado la lógica estratégica de la transacción. Así, Cargotec y Konecranes continuarán operando por separado como empresas totalmente independientes.

En relación a los costes de transacción y planificación de la integración relacionados con la fusión, Konecranes contabilizó 56 millones de euros y Cargotec 57 millones de euros a finales de 2021. La estimación del coste total de la transacción de 125 millones de euros seguiría siendo válida, excluyendo los costes de planificación de la fusión. Ambas compañías comunicarán los costes finales de la integración “cuando estén disponibles”, según comunicado conjunto de ambas compañías.